Keleş: Hacer la paz con la tierra es hacer la paz con la vida

Ahmet Keleş, jefe de Tarım Orkam-Sen, dijo que hay que volver a adoptar el modo de producción tradicional y que la única solución es hacer la paz con la tierra.

Keleş habló con ANF sobre la migración de los pueblos a las ciudades y la disminución de la producción como consecuencia de la subida de los precios de los fertilizantes, el gasóleo y la electricidad.

Concreción en las zonas agrícolas

Keleş remarcó que la migración de los productores del campo a las ciudades y las dificultades en el acceso de los consumidores a los alimentos son los resultados de las políticas neoliberales y centradas en el capital del gobierno. “Si observamos los últimos 10 años, vemos que 13,2 millones de hectáreas de tierra han quedado sin utilizar. Sólo 500 mil de los aproximadamente 4,5 millones de personas registradas en las cámaras de agricultura pueden pagar sus deudas. Los agricultores no pueden pagar sus deudas, lo que provoca un grave descenso de la producción. El gobierno tiene un enfoque ideológico con respecto a la producción agrícola. El gobierno convierte cada trozo de tierra en una zona de hormigón, destruye las zonas agrícolas y lleva a cabo una política que promueve a los propietarios de capital basada en las importaciones. Como resultado de estas políticas, que impulsan la migración de las zonas rurales a los centros urbanos, la mano de obra barata se vuelve predominante. En la actualidad, Turquía está introduciendo licitaciones para hacer que las tierras áridas de Argelia sean aptas para la agricultura. El gobierno turco invierte miles de millones de dólares en estas zonas, pero convierte sus propias tierras agrícolas en hormigón. Turquía se ha convertido en el país que más contribuye al calentamiento global con las emisiones de carbono en su propio suelo. Todos experimentamos juntos las consecuencias de estas políticas. Se ha vuelto mucho más difícil para los ciudadanos tener acceso a alimentos saludables”.

Se promueve el nacionalismo, la gente se empobrece

Keleş señaló que, como resultado de las políticas centradas en el capital de Estados nación como Turquía, los ciudadanos de a pie se empobrecen y los propietarios del capital ganan más dinero. Los sentimientos religiosos y el nacionalismo se promueven a medida que el capital crece, el desempleo aumenta y el hambre también. Actualmente, la principal causa del nacionalismo y la politización de la religión son las políticas neoliberales del gobierno basadas en el capital y la mano de obra barata. Por un lado, el Estado glorifica “nuestra nación, bandera y tierra”, pero por otro lado, trabaja con el capital. Compramos la electricidad muy cara porque nos llega a través de 17 subcontratistas diferentes. Mientras los ciudadanos se esfuerzan por pagar los precios desorbitados, los propietarios del capital ganan más dinero. Por lo tanto, el capital significa el propio Estado-nación”.

Hay que volver a adoptar el modo de producción tradicional

Keleş dijo que el Tarım Orkam-Sen organizará un taller en el que se debatirán propuestas de solución. “La sociedad debe volver a su modo de producción tradicional. Debemos darnos cuenta de que abandonar el campo equivale a abandonar la vida misma, lo que conduce a la degeneración social. El 28 de mayo organizaremos un taller en Mersin. Dado que se avecinan las próximas elecciones generales en Turquía, nos gustaría invitar a los partidos políticos de la oposición a nuestro taller, que se centrará en la migración de los kurdos de los pueblos a las ciudades, los trabajadores temporeros, sus condiciones de salud y educación, y los gobiernos locales. La única manera de resolver este problema es hacer la paz con la tierra. Hacer la paz con la tierra significa hacer la paz con la vida”.

ANF/Turquia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.