KJK envía un mensaje al mitin de París: “Nuestra venganza será la revolución de las mujeres”

La KJK envió un mensaje a la protesta de París llamando al pueblo a reivindicar a los mártires y a aumentar la organización y la autodefensa.

La Comunidad de Mujeres del Kurdistán (Komalên Jinên Kurdistan-KJK) envió un mensaje a la manifestación organizada por el Movimiento de Mujeres Kurdas en Europa (TJK-E) en París para exigir justicia para Sakine Cansız (Sara), Fidan Doğan (Rojbîn), Leyla Şaylemez (Ronahî), Emine Kara (Evin Goyi), Mir Perwer y Abdurrahman Kızıl, mártires en dos masacres llevadas a cabo en el corazón de la capital francesa el 9 de enero de 2013 y el 23 de diciembre de 2022.

El mensaje de la Coordinación KJK dice lo siguiente:

“Saludamos a todas las mujeres, a nuestro pueblo patriótico y a los que caminan por el camino hacia una vida libre con el entusiasmo de nuestra revolución que comenzó con Sakines, se convirtió en ejército y se convirtió en una revolución internacional de mujeres con Evîns y hoy surge de Botan a Zap.

En primer lugar, conmemoramos a nuestras camaradas Sara (Sakine Cansız), Rojbîn (Fidan Doğan) y Ronahî (Leyla Şaylemez) con profundo respeto, amor y gratitud en el 11º aniversario de la 1ª masacre de París el 9 de enero de 2013. Nuestra camarada Evîn Goyî, una de las pioneras del Movimiento de Mujeres Kurdas, que encabezaron las protestas contra el décimo aniversario de la primera masacre en un momento en que ésta fue encubierta y no salió a la luz, fue asesinada a traición frente al Centro Cultural Kurdo Ahmet Kaya, junto con el artista Mîr Perwer y el estimado patriota Abdurrahman Kızıl.

El Estado francés no debería encubrir esta masacre por segunda vez, pero sí debería aclarar definitivamente sus conexiones políticas internas y externas. Debería llevar a cabo un juicio justo sobre la base del hecho de que esta masacre no es un caso judicial sino un crímen político. ¡Para nosotras, los perpetradores e instigadores de ambas masacres están claros!

Las órdenes de ambas masacres fueron dadas por el dictador fascista Erdoğan, puestas en práctica por el MIT (servicio de inteligencia turco) y Hakan Fidan, y a un agente del MIT llamado Ömer Güney y a un fascista llamado William se les asignó la tarea de disparar. La historia ha demostrado una vez más que las leyes de todos los países europeos, que afirman estar basadas en principios como los derechos humanos, la justicia y la igualdad, no funcionan cuando se trata del pueblo kurdo. En lo que respecta a los intereses políticos, el Estado francés incluso ha dado la espalda a sus propias leyes, que tienen una historia de más de doscientos años, y ha sido cómplice de la segunda masacre de París al no arrojar luz sobre la primera aunque ya han pasado 10 años desde entonces. Mientras el gobierno francés no arroje luz sobre estas masacres, Francia pasará a la historia como una mancha sucia y un socio de masacres.

Sin embargo, durante los 11 años transcurridos, el pueblo kurdo y sus aliados, especialmente las mujeres kurdas, nunca han cesado y han trabajado con todas sus fuerzas para el esclarecimiento de la masacre y el procesamiento de los asesinos reivindicando a los mártires de París. Sara, Rojbîn, Ronahî y más tarde sus camaradas Evin, Mîr y Abdurrahman hicieron grandes esfuerzos para difundir la Lucha por la Libertad del Kurdistán y la Revolución por la Libertad de las Mujeres en todo el mundo. Ahora, en el undécimo aniversario de la masacre, los resultados de este esfuerzo histórico son evidentes. Con la lucha contra la masacre, la conciencia de la libertad de los kurdos y de las mujeres y la organización se fortalecieron. El lema ‘Jin, Jiyan, Azadî’ (Mujer, Vida, Libertad) desarrollado por el líder Abdullah Öcalan se ha convertido en el lema básico de las revoluciones del siglo XXI. Las mujeres y los pueblos crearon este poder de lucha con la pretensión de ser sucesores de Saras y Evîns.

El Movimiento por la Libertad de las Mujeres del Kurdistán ha sentado sus bases con la participación, el coraje, el trabajo y el sacrificio de nuestra camarada Sara, y se ha fortalecido sobre esta base sólida. Nuestra compañera Sara fue la creadora de muchas primicias y luchó en todos los campos en los que estuvo. Por esta razón, el líder Öcalan dijo: “La lucha de Sara es la lucha del movimiento de liberación de las mujeres”. De hecho, la persistente marcha de la camarada Sara, que creó primicias, llevó a que miles de mujeres que buscaban la liberación se levantaran, tomaran conciencia, se organizaran y se convirtieran en un ejército. Evîn Goyî también fue una de nuestras camaradas pioneras en la conciencia, la organización y el mando de las mujeres libres. En sus 34 años de lucha, creó grandes valores y los compartió con sus compañeros, nuestro pueblo y las mujeres. Por lo tanto, el objetivo del segundo ataque de París contra nuestra camarada Evîn tiene como objetivo destruir la revolución de las mujeres, la realidad de ellas y los kurdos liberadores y la lucha por la libertad de las mujeres que se ha vuelto universal en torno a la filosofía de ‘Jin, Jiyan, Azadî’. Una vez más, todos estos ataques también apuntan a nuestro movimiento por la libertad, a nuestro líder y a nuestros objetivos de libertad.

La masacre de nuestras camaradas, que fueron pioneras decididas y fuertes en el camino para convertirse en mujeres y personas libres contra el plan de genocidio kurdo, no es independiente de las políticas de genocidio kurdo y de su pilar más importante, el sistema de ataúdes de Imrali, y la conspiración internacional.

Una solución a la cuestión kurda contra las políticas de genocidio y el procesamiento de los perpetradores de las masacres de París puede ser posible mediante el fin inmediato de la detención del líder Öcalan en el sistema de tortura de Imrali sin ningún fundamento legal y la liberación física del líder Öcalan.

Nosotras, como camaradas en la lucha, reiteramos nuestra promesa de que siempre llevaremos la antorcha de la vida libre que recibimos de Saras y Evins, y llamamos a todas las mujeres a reclamar la memoria de estas preciosas mártires. La verdadera devoción sólo es posible realizando sus sueños y metas. Todos los kurdos, en primer lugar las mujeres, pueden impedir estas masacres y conspiraciones y hacer que los conspiradores rindan cuentas organizando su autodefensa dondequiera que estén, ya sea en Kurdistán o en Europa, trabajando duro en la construcción de una democracia, ecológica y libre, paradigma de vida basado en la libertad de las mujeres y fortaleciendo sus organizaciones. Las mujeres, los jóvenes y todo nuestro pueblo deberían levantarse en Europa, Bakur, Bashûr, Rojava y Rojhilat contra la conspiración del 9 de enero y el 23 de diciembre hasta que ambas masacres salgan a la luz y los asesinos e instigadores sean juzgados.

¡Ha llegado el día de hacer rendir cuentas a los asesinos en masa!

¡El día es el día para luchar como Sara y Evin!

¡El encuentro con el Líder Libre en el País Libre está más cerca que nunca!

¡Nuestra venganza será la revolución de las mujeres!”

Fuente: ANF

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *