La organización autónoma como principio de liberación de la mujer

Çiğdem Doğu, miembro coordinadora de la KJK (Comunidad de Mujeres de Kurdistán), habló en un programa de Jin TV sobre el aspecto “organizativo” de la ideología de liberación de las mujeres kurdas. Publicamos extractos de la entrevista traducidos de la versión en inglés.

La organización es un principio básico de la ideología de la liberación de la mujer. Es común a todas las ideologías. No es posible avanzar sin organización. La historia de la humanidad es, en cierto modo, la historia de la organización. La socialización, el surgimiento de una sociedad, es una expresión de organización basada en principios éticos. La organización tiene una importancia estratégica para el futuro del ser humano, de la sociedad y de la humanidad. Conceptualmente, significa el tejido de la sociedad. Se teje la realidad, la economía, la salud, la vida y la educación de la sociedad. En kurdo decimos rêxistin. Significa tomar o corregir un camino. Si nos fijamos en la etimología, podemos vislumbrar lo que significa para la humanidad.

La pionera de la primera organización y socialización fue la mujer. Debido a que desempeñó un papel pionero en la organización de la vida social y prestó valiosos servicios a la sociedad en este sentido, fue elevada al rango de diosa. Pero luego, a pesar de ser una fuerza pionera, fue condenada a la desorganización total. Hoy hablamos del debilitamiento de la fuerza de voluntad de las mujeres, de la opresión, la violencia y la violación. ¿Y por qué? Porque están desorganizadas, indefensas y débiles. En cierto sentido, la organización es autodefensa, formación y organización de la propia vida. Organizarse significa unirse por un propósito, para lograr un objetivo. Las mujeres quedaron desconectadas de esta forma de encuentro. Este es el punto en el que apareció el aislamiento. A medida que las mujeres se han ido aislando y desorganizando, se han cortado las conexiones entre ellas y con la vida y la sociedad. Las mujeres están confinadas a la esfera doméstica. Sus pensamientos, mentes, sentimientos y relaciones interpersonales se encogen y se vuelven indefensos. Cuanto más indefensos se vuelven, más se apodera el hombre.

Es por eso que la organización es un principio básico de la liberación de la mujer. Porque, ¿cómo puede una mujer tener un propósito sin organización? ¿Cómo puede liberarse si se la deja sola, si no tiene fuerza de voluntad? Sin organización, no puede haber libertad. La modernidad capitalista ha producido un tipo de mujer al otorgar a mujeres individuales un estatus de liderazgo. Hay mujeres políticas de alto nivel en los sistemas estatales, también hay mujeres artistas y académicas. Por supuesto que hay personas muy valiosas entre ellas. Pero son personas individuales.

-Entonces, ¿es justo decir que el liberalismo está tratando de romper la organización?

-En cierto modo. Porque la lucha de las mujeres es cada vez más fuerte. El desarrollo de la modernidad capitalista ha creado un gran ambiente para que las mujeres se organicen. El feminismo surgió en este ambiente. Antes había movimientos de mujeres, pero se creó un ambiente más organizado. Esto condujo a la ilustración y la conciencia de las mujeres. En ese momento, la mente patriarcal consideró cómo podría frustrar tal organización. Las mujeres pasaron al primer plano como entes individuales, no como mujeres organizadas. Todas las mujeres están condenadas a esto. Permítanme darles un ejemplo. El año pasado hubo una cumbre de la OTAN. Las mujeres ministras y los primeros ministros de los países de la OTAN se tomaron una foto y dijeron: “La OTAN somos nosotros”. Son mujeres que también se llaman a sí mismas feministas, lo cual no es cierto. Vemos que allí no hay ninguna organización de mujeres. Son las mujeres con voz pública las que forman parte del sistema dominado por los hombres. No hay organización, hay individuos. ¿Quién es la OTAN? La OTAN es una organización especial de guerra contra las mujeres y los pueblos. Es una organización en la que los Estados nacionales se unen y elaboran una política común.
Aquí se puede ver muy claramente lo que significa la realidad de las mujeres no organizadas. Las mujeres no organizadas están indefensas en la sociedad cuando se trata de expresar sus pensamientos, desarrollarse, hablar, establecer relaciones a gran escala y proteger su economía, su salud, su educación y a sí mismas. Cuanto mayor es la desorganización, mayor es el fatalismo. Cuanto más aislada está una mujer, más débil es frente al sistema. Mientras permanezca débil, no puede cambiar el destino que se le impone. Entonces, ¿cómo se puede cambiar el destino? Cambiará por medio de la organización.

-El movimiento de mujeres habla de organización específica y autónoma. ¿Podría explicar esto con más detalle? También habla del modelo de la “tercera vía”. ¿Qué es exactamente la tercera vía?

-La organización es importante y estratégica. Pero igual de importante es la cuestión de cómo organizarse. Hay miles de organizaciones de mujeres en todo el mundo. Organizarse por sí solo no es suficiente. La forma en que nos organizamos es importante. ¿Qué forma de organización puede superar y hacer retroceder el sistema de dominación masculina? En cuanto a nuestras experiencias organizativas, podemos decir lo siguiente: nos hemos desarrollado como movimiento PKK. Rêber Apo (Abdullah Öcalan) dijo: “Las mujeres del PKK se organizan de forma específica y autónoma”. Esa fue una declaración muy importante.

Ha habido movimientos feministas formados por mujeres y centrados solo en las mujeres. Pero estos movimientos viven en un contexto social que necesita ser cambiado. Hay que cambiar la realidad social. Es necesario cambiar a los hombres, liberar todos los ámbitos, empezando por los niños. No puede tratarse solo de mujeres. Liberemos solo a las mujeres, por ejemplo. Pero, ¿qué pasa con la realidad masculina? No es posible erradicarlos físicamente. Los hombres también existen en esta vida. Al mismo tiempo que intentamos liberar a las mujeres, también tenemos que cambiar a los hombres, la sociedad y las tradiciones. A menudo se equipara el feminismo con la lucha de las mujeres. También nos apoyamos en las mujeres, pero vemos la lucha por el cambio social como una estrategia. El feminismo deja a la sociedad fuera de la ecuación.

-¿Perjudica a la organización de las mujeres que el feminismo esté tan fragmentado?

-Siempre debe haber diversidad, eso significa riqueza. Pero las diferencias también deben poder unirse en un conjunto. Hay muchos movimientos feministas. De alguna manera luchan por la libertad y la igualdad de las mujeres, pero están fragmentadas. Este es el problema más importante de nuestra lucha. No existe un fondo común en el que se complementen y desarrollen una estrategia común. Esto divide la fuerza de las mujeres.

Ha habido movimientos anarquistas y socialistas que han luchado por la libertad de la sociedad y siempre han tenido un potencial femenino muy importante. Echemos un vistazo a todas las luchas socialistas: las mujeres jugaron un papel pionero muy importante y tomaron parte activa. Pero ¿cuál fue la estrategia organizativa en este caso? Había una organización general del partido (mixta) en la que se suponía que debían participar las mujeres. El lema era: “Si liberamos a la sociedad, las mujeres también serán liberadas”. Por un lado, el feminismo aísla completamente a las mujeres de la sociedad, mientras que otro lado dice que debemos liberar a la sociedad y después liberaremos a las mujeres. Se trata de dos enfoques muy contradictorios. ¿La liberación de la mujer ha cristalizado en alguno de estos movimientos de lucha? Hay setenta años de experiencia soviética y de varias revoluciones. Vemos en todas ellas que la libertad de las mujeres no estaba garantizada. En cierto punto, se mantuvo la clásica política tradicional hombre-mujer. Decimos que ninguno puede funcionar de esta forma. Pero hay un tercer enfoque de la organización de las mujeres. Esta tercera línea significa: lucharemos junto a la sociedad. Estaremos en sociedad.

En nuestro movimiento llamamos a esto “general”. En el movimiento del PKK actuamos junto con nuestros camaradas varones. Pero como movimiento de mujeres tenemos una organización específica y autónoma. Por ejemplo, está el PAJK. Como partido de mujeres, llevamos a cabo nuestra lucha junto con el PKK. No nos hemos separado de ella, sino que tomamos nuestras propias decisiones con respecto a las mujeres. El movimiento de mujeres discute y decide sobre la distribución de tareas. Son las propias mujeres las que deciden cómo hacer frente a los acontecimientos actuales y cómo debe ser la política de la mujer. En general, digamos los acontecimientos en Oriente Medio, la política hostil, la realidad de la guerra, si el movimiento de mujeres tiene una opinión y una evaluación en esta dirección, la discute con la organización general. No es la opinión de Heval Çiğdem ni de ninguna otra persona. Es la evaluación de la organización de mujeres, porque hemos discutido, evaluado, decidido y planificado juntas. Por eso tenemos una organización de mujeres específica y autónoma dentro del movimiento. Cuanto más organizada está una mujer dentro de una comunidad, más fuerte es, porque lucha por una voluntad común. Estamos luchando fundamentalmente contra el sistema de dominación masculino y también estamos librando una lucha de género dentro del movimiento. Esto también se aplica al ejército femenino YJA Star. Hablamos de la guerrilla HPG, pero dentro de este ejército guerrillero también está la YJA Star, que se organiza específica y autónomamente como una asociación de mujeres libres.

FUENTE: Academia de la Modernidad Democrática / Edición: Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *