Las universidades en Rojava siembran semillas de nueva vida

En las universidades del norte y el este de Siria, los y las profesoras dan importancia a los pensamientos de los y las estudiantes. Rohan Mistefa, copresidenta de la Coordinación de Universidades del Norte y el Este de Siria, habló con nuestra agencia de noticias sobre la organización y el sistema de universidades en Rojava.

“La apertura de las universidades fue una necesidad en condiciones de guerra. La Administración Autónoma (AANES) brindó la oportunidad de abrir universidades. Este fue el resultado de la Revolución en Rojava. Muchos científicos y académicos emigraron debido a la guerra y el caos en Siria. Esta situación provocó un vacío para la educación”, explicó Mistefa.

Ya que muchos estudiantes no tienen la oportunidad de estudiar fuera de la región, “decidimos fundar universidades en la región”, agregó la funcionaria. “No queríamos que las universidades permanecieran como institutos que se centran únicamente en los logros académicos –apuntó Mistefa-. Nuestro objetivo es educar a los estudiantes universitarios para que sirvan a su gente después de graduarse. De acuerdo con este propósito, nuestra primera universidad se abrió en Afrin, en 2015. Aunque Afrin estaba bajo asedio, la universidad dio un paso importante en la ciencia. Pero desafortunadamente, Afrin fue invadida en 2018 y todos los materiales de la universidad fueron robados y saqueados. Además, los profesores, estudiantes y administradores de las universidades escaparon a diferentes lugares”.

Mistefa recordó que la segunda universidad en el noreste de Siria se fundó en la ciudad de Qamishlo, en 2016: “La universidad tenía facultades de agricultura y lengua y cultura kurdas, química e ingeniería petrolera. Luego, se abrieron la Facultad de Jineolojî y el Instituto de Finanzas y Gestión. Nuestra Facultad de Medicina era una academia y se transfirió oficialmente a la Universidad de Rojava. También abrimos los departamentos de Ingeniería Civil, Ecología y Civilización, y las Facultades de Comunicación y Ciencias Religiosas. En los últimos años, la universidad abrió la Facultad de Derecho y este año abrió las Facultades de Electrónica y Computación”.

Al referirse a la Universidad de la ciudad de Kobane, explicó que tenía Facultades de literatura kurda, biología, matemáticas, física y química en su primer año. Este año abrirá institutos de electrónica, técnica y comunicación. También tiene departamentos de literatura kurda y árabe”.

Mistefa también dijo que la Universidad El-Şerq se fundó en 2021, “porque la mayoría de los ciudadanos en las áreas liberadas son árabes y necesitaban una universidad. La universidad cuenta con departamentos de literatura árabe, inglés e informática para los estudiantes que estudian en árabe. Los estudiantes ya comenzaron a matricularse en la Universidad El-Şerq y el año académico 2021-2022 comenzará el próximo mes”.

La funcionaria además se refirió a “los sistemas de las universidades en el noreste de Siria diferentes de otras universidades”, ya que se gestionan con un sistema de copresidencia. “Todo en las universidades se decide por igual. Las mujeres son muy activas en estas universidades. Formamos el Consejo de Mujeres en las universidades. Además, está el Consejo Superior Universitario y en este consejo han participado algunos estudiantes. Las universidades también cuentan con una organización denominada ‘Alta Coordinación Universitaria’, que incluye copresidentes de facultades, administración y voceros de las universidades. Esta coordinación se ocupa de los temas relacionados con las facultades, las estrategias a corto plazo y las discusiones básicas. La razón por la que formamos estos consejos es para decidir todo sobre las universidades de forma democrática y libre”, detalló.

Al principio, el número de estudiantes de estas universidades era de 500 a 600, pero esta cifra aumenta día a día. “El número de estudiantes mujeres es mayor que el de estudiantes hombres –remarcó Mistefa-. Estimamos que el número de estudiantes será de 2.500 este año”.

“Las universidades en el noreste de Siria se administran con un sistema de copresidencia. Pero las universidades del régimen del partido Baath son administradas por una sola persona –señaló-. Damos importancia a los estudiantes en las universidades, porque los estudiantes forman universidades. Los estudiantes deben tener responsabilidades en las universidades. Queremos educar a personas libres. En las universidades del régimen, los profesores dan sus lecciones y se van. No les importa que los estudiantes entiendan lo que dicen. En las universidades del noreste de Siria, evaluamos la participación de los estudiantes en las clases. Los estudiantes y los profesores trabajan en conjunto”.

Mistefa puntualizó que la Facultad de Jineolojî “es la primera del mundo, pero todavía no tenemos programas que ofrezcan maestrías. Queremos desarrollar programas que ofrezcan maestrías a los estudiantes después de su graduación. Ya hemos firmado una alianza con universidades de otros países y también queremos ponernos en contacto con muchas universidades extranjeras”.

Por último, Mistefa reiteró que las universidades de Rojava “pertenecen a estudiantes”, por eso “las puertas de las universidades están abierta para todos”.

FUENTE: Roj Hozan / JINHA / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *