Muslim: “Turquía se derrumbará completamente si no resuelve la cuestión kurda”

El co-presidente del PYD, Salih Muslim, subraya que no se puede ignorar a la Administración Autónoma y que el Estado turco se derrumbará por completo si no es capaz de resolver la cuestión kurda.

Salih Muslim, co-presidente del Partido de la Unión Democrática (PYD), analiza las cambiantes condiciones políticas en Oriente Medio en una entrevista con ANF. El político kurdo afirma que no se puede ignorar el gobierno autónomo en el Norte y el Este de Siria, y que Turquía se dirige hacia un colapso que sólo puede detenerse resolviendo la cuestión kurda.

Erdoğan está utilizando la ubicación geoestratégica de Turquía para sus intereses. Todos los Estados se acercan a Turquía en consecuencia. ¿Cómo valora esta situación en la fase actual?

Turquía tiene una posición geográficamente importante. Su situación geoestratégica era especialmente importante cuando se fundó la OTAN en 1952. En aquella época el Estado turco mantenía relaciones con Asia y Europa. Además poseía un amplio territorio y se encontraba frente a la Rusia soviética y muchos países socialistas. Eso la hizo aún más importante para la OTAN. Establecieron bases en Turquía, como la base militar de Incirlik. En este sentido, Turquía se había ganado un lugar en la OTAN. Se celebraron muchos acuerdos y Turquía se benefició enormemente de ellos. Sin embargo, tras el colapso de la Unión Soviética, Turquía perdió en gran medida su importancia geoestratégica. Con el desarrollo de la tecnología, la llegada de los satélites, Internet y el desarrollo del transporte aéreo, la situación de Turquía ha seguido empeorando. El Estado turco fue especialmente importante durante la Guerra Fría. Se utilizó tanto por las bases instaladas en su territorio como de barrera contra los Estados socialistas reales. Con la disolución de la Unión Soviética y el desarrollo tecnológico, Turquía ha perdido en gran medida esta importante posición geoestratégica.

Esta vez, el capital ha entrado en juego. Si el capital mundial quiere desarrollarse en un lugar, quiere estabilidad allí. Después de 1990, se intentó garantizar la estabilidad en Turquía. El entonces presidente Turgut Özal tomó iniciativas para garantizar la estabilidad e impulsar el comercio en Turquía. Pero para ello había que resolver la cuestión kurda. Por eso querían resolver la cuestión kurda dentro de Turquía, pero no lo consiguieron. Esto hizo que Turquía perdiera gradualmente su importancia geoestratégica. Si Turquía hubiera logrado la estabilidad interna, habrían sido posibles muchos avances. El suministro energético, el comercio y muchas otras cosas habrían mejorado. Pero Turquía no tuvo tanto éxito como esperaba. La razón principal fue que no permitió resolver la cuestión kurda, el mayor problema de Turquía. Ha sido incapaz de proporcionar estabilidad ni de abordar los problemas fundamentales que deben resolverse. Por eso Turquía es cada día menos importante.

Erdoğan sigue pensando con la mentalidad de antaño. Cree que Turquía aún conserva su antigua importancia y, por tanto, puede imponer su voluntad a todo el mundo. De este modo, quiere poner en práctica sus sueños neo-otomanos y las políticas que desea en Oriente Medio. Sin embargo, cada día que pasa, Turquía está perdiendo tanto su posición geoestratégica como su capital global. Con esta mentalidad, Turquía sólo puede perder. Con sus sueños chovinistas y neo-otomanos, el Estado turco no sólo se está perdiendo a sí mismo, sino que está perjudicando a toda la población y especialmente a los kurdos y a las kurdas. Desgraciadamente, con esta mentalidad, sigue siendo un gran problema para todos. Debido a esta política, las potencias hegemónicas se distancian cada vez más. Mientras Turquía persista en esta política, perderá. Porque esta política ya no es aceptable.

La región autónoma del Norte y el Este de Siria también tiene una situación estratégica. Muchas potencias hegemónicas y Estados regionales tienen planes aquí. ¿Cómo cree que afectará a Siria y a Rojava la guerra en curso entre Israel y Hamás? ¿En qué medida influye en particular en la política actual de Erdoğan?

Muchos analistas sugieren que la guerra israelo-palestina es el resultado de la incapacidad de las potencias capitalistas para llegar a un acuerdo. Querían abrir la antigua Ruta de la Seda a Europa a través de Turquía e Irán. Tanto Irán como Turquía querían esto. Sin embargo, en la cumbre del G-20 en la India, querían cambiar esta ruta y llevarla a través de los Estados del Golfo, a través de Arabia Saudita, a través del Mediterráneo y desde allí a Grecia, excluyendo así tanto a Turquía como a Irán. Ahora se dice que Turquía inició esta guerra para impedir la realización de este proyecto. Muchas evaluaciones que se están haciendo ahora dicen que Turquía dio la orden a Hamás de atacar. El objetivo es aumentar el caos en Oriente Medio, y Turquía está sin duda implicada.

Existe una alta probabilidad de que el conflicto se extienda. En tal caso, Líbano, Jordania y Siria también se verán implicados en la guerra, y todo quedará en desorden. No sabemos quién se situará dónde. Sin embargo, la posición de Siria es muy importante. Por ejemplo, el primer proyecto que he mencionado dejaba fuera a Siria. El proyecto de gasoducto previsto anteriormente en el Norte y el Este de Siria no se llevó a cabo, a pesar de que Qatar y otros países lo querían. Si su otro proyecto también fracasa, volverán al Norte y el Este de Siria. Pero no sabemos hasta qué punto pueden ponerse de acuerdo sobre este proyecto. Además, hay algo que no han tenido en cuenta: el pueblo kurdo. Se ha establecido una administración autónoma en el Norte y el Este de Siria, y esta administración es un sistema. Hoy Occidente y todas las potencias hegemónicas pueden aceptar este sistema. Aporta una solución. Sin embargo, los Estados regionales de Turquía, Siria e Irán no lo aceptan. Por eso seguimos en guerra. Nuestra lucha no ha perdido su significado. Y esperamos que traiga estabilidad tanto a nosotros y nosotras como a nuestra vecindad. Sin embargo, en mi opinión, la cuestión de Gaza cambiará muchas cosas. Existe la posibilidad de que la guerra se extienda a otros países. Líbano podría participar, Egipto y Jordania también. No está claro dónde acabará esta guerra. Pero todos los equilibrios en Oriente Medio cambiarán.

Muchos países del mundo son pioneros de la modernidad capitalista, y en Oriente Próximo es Turquía. ¿Hasta qué punto cree que Turquía desempeña este papel?

De 2002 a 2013, Erdoğan aceptó los proyectos de las potencias hegemónicas. Pero entonces entró en juego Eurasia. Eurasia quiere unir a los Estados turcos en un gran Imperio Otomano, de forma similar a como todos los Estados árabes se unieron en la Liga Árabe. Sin embargo, todos estos proyectos fracasaron. En 2013, el Estado profundo fue completamente tomado por Erdoğan. Desde entonces, su política ha cambiado por completo. Erdoğan empezó a hacerlo todo a su medida y aprovechó la situación geoestratégica de Turquía. Por un lado, Erdoğan no se separó de la OTAN, pero por otro amplió las relaciones con Rusia. Hizo todo esto para mantener su poder. También utilizó sus relaciones internacionales con fines de política interior. ¿Cuál es su política interior? La extinción de los kurdos. La cuestión kurda no debe resolverse, él quiere dominarlo todo y que surja un Estado de la Hermandad Musulmana. Así que ha cambiado las reglas del juego completamente. Pero las fuerzas capitalistas y muchos otros círculos quieren estabilidad y democracia en Turquía. Y Erdoğan no está preparado ni para la democracia ni para una solución. Lo ha puesto todo al servicio de su propio poder. Erdoğan quiere proclamarse califa. Convertir a Erdoğan en califa o sultán es la política del Estado profundo. Y esta política es la que ha llevado a Turquía a la bancarrota. Desde el punto de vista económico, se hunde día tras día. Su dinero ya no tiene valor. Está en bancarrota a nivel diplomático, y lo mismo se aplica a la política. Por mucho que Erdoğan haya intentado mediar en la guerra de Gaza, se ha distanciado cada vez más. Ha perdido la posición geoestratégica de Turquía y el capital internacional por su propio poder personal. Los ha sacrificado todos en aras de sus propios intereses. Sigue perdiendo, y no está claro cuánto durará esto. Turquía se aleja cada día más de la democracia, ni siquiera respeta su propia Constitución. Lo vemos todos los días: se detiene a periodistas, se detiene a políticos. Ya no existe ningún sistema jurídico y se ignoran las sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Sin embargo, todo esto está preparando el colapso de Turquía. No sabemos cuánto tardará, pero esta política acabará provocando la caída de Turquía.

La modernidad capitalista no tiene un lugar fijo en ninguna parte. Utiliza para sí países como Inglaterra, Francia y Estados Unidos, pero ella misma está en todas partes. Uno de los Estados que utiliza es Turquía. El proyecto del Gran Oriente Próximo, desarrollado sobre todo a partir de los años noventa, era un proyecto de la modernidad capitalista. Quería dar forma a Oriente Medio en sus propios términos. Para ello se apoyó en Turquía. Turquía era tanto un Estado regional como miembro de la OTAN y disponía de fuerzas militares que podía utilizar en cualquier momento. En este sentido, Turquía asumió el papel de un actor importante. Sin embargo, el papel de Turquía como actor no era el de un político, sino el de un receptor y ejecutor de instrucciones. En aquel momento, Erdoğan llegó a decir abiertamente: “Yo soy el presidente de este proyecto”.

Sin embargo, el Estado turco no ha renunciado a sus propias enfermedades. La cuestión kurda está en primer plano. Los propietarios de este proyecto querían que la cuestión kurda se resolviera dentro de Turquía, lo que el Estado turco no aceptó. Se iniciaron pasos como las conversaciones en Oslo, hubo conversaciones con el representante kurdo en Imrali. Abdullah Öcalan quería realmente resolver este problema. Sin embargo, el Estado turco ha cambiado sus políticas y ha destruido todas las soluciones. Sin embargo, las fuerzas de la modernidad global y capitalista no han renunciado a su proyecto. Quieren deshacerse de Turquía poco a poco. Desde 1952, la OTAN ha concluido numerosos acuerdos con Turquía. Contó con Turquía para el proyecto del Gran Oriente Medio. Por supuesto, Turquía también se benefició enormemente de esta situación. Pero hoy tratan de deshacerse de Turquía porque el Estado turco también es una molestia para ellos. Es un obstáculo para sus proyectos. Cuando fundaron juntos el gran proyecto de Oriente Próximo, hubo promesas mutuas. En aquel momento, el Estado turco no quería que los kurdos participaran. En Oriente Medio viven 50 millones de kurdos. ¿Cómo se les puede dejar de lado? Han demostrado su existencia con su lucha y, por tanto, forman parte de este proyecto. Y Erdoğan sigue queriendo decir que no hay kurdos. Con esta política errónea, ha dejado atrás tanto a Turquía como a toda la región. También ha impedido el progreso del Proyecto del Gran Oriente Medio creado por las potencias hegemónicas, las fuerzas de la modernidad capitalista. Hasta la fecha, sólo ha creado obstáculos. Por esta razón, ya no puede decirse que el Estado turco forme parte del proyecto creado por estas potencias. Al contrario, ahora se ha convertido en un gran problema para ellas.

Fuente: ANF / Cemîl Ebdo y Roj Denîz

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *