Selahattin Demirtas lleva a juicio al Estado turco

El martes el régimen de Erdoğan en Turquía comenzó su juicio espectáculo ilegítimo contra Selahattin Demirtaş. Sin embargo, la defensa del es co-presidente del HDP ha dado la vuelta al juicio.

¿Es posible avergonzar a un Estado que celebra con orgullo su falta de conciencia moral? Actualmente se está buscando la respuesta, ya que el martes el régimen de Erdoğan en Turquía comenzó su juicio espectáculo ilegítimo contra Selahattin Demirtaş, el ex copresidente del Partido Democrático de los Pueblos (HDP). Hay que reconocer que Demirtaş montó una poderosa defensa en respuesta a las acusaciones infundadas del Estado turco, que formaron parte de la 48ª sesión más amplia del llamado ‘Juicio de Kobanê’ en el 22º Tribunal Penal Especializado de Ankara en el campus de la prisión de Sincan.

La última vista se produjo sólo unos días después de que Demirtaş perdiera a su padre, cuya salud se había deteriorado gravemente tras un accidente automovilístico que sufrió mientras intentaba visitar a su hijo en prisión. Sin embargo, en una demostración de su compromiso con la liberación de la oprimida nación kurda, Demirtaş se negó a asistir al funeral de su padre y optó por continuar su lucha por la justicia y los derechos humanos desde su celda de prisión.

Durante un siglo, la República turca ha presentado uno de los ejemplos más brutales y violentos de un régimen que desea la eliminación total de las minorías étnicas, basándose en sus crueles cimientos de los genocidios armenio y griego. De manera similar, sus respuestas hacia los kurdos han incluido décadas de limpieza étnica, miles de aldeas borradas del mapa del Kurdistán del Norte ocupado, pogromos, encarcelamientos, ejecuciones, borrado cultural y persecución de cualquier cosa que se parezca al kurdo.

Sin embargo, la Turquía moderna ya no puede ocultar sus décadas de opresión y sadismo hacia los kurdos, ya que ahora se publicitan los juicios, los arrestos y ataques contra civiles kurdos se comparten en vivo a través de las redes sociales y a menudo se producen declaraciones anónimas o filtraciones. Incluso en prisión, la voz de Demirtaş sigue generando esperanzas de paz y libertad para los millones de kurdos que siguen viendo sus voces restringidas y sus vidas reducidas a ciudadanos de segunda clase en una Turquía cada vez más tiránica. El juicio de Demirtaş es un tribunal contra toda la nación kurda, junto con sus esperanzas y aspiraciones de derechos humanos básicos dentro de Turquía.

Un boceto en la sala del tribunal de Demirtaş dando su defensa legal, ya que el juicio no puede ser televisado.

La defensa de Demirtaş

La defensa poética y elocuente de Demirtaş ha dado la vuelta a los juicios y, en cambio, ha puesto el foco de atención en la continua, vasta e interminable violencia del régimen turco contra los kurdos, no sólo en todo el ocupado Kurdistán del Norte en ‘Turquía’, sino también a través de la frontera tanto en Rojava (norte de ‘Siria’) y Kurdistán del Sur en ‘Irak’. Durante el proceso, Demirtaş acusó a los juicios de ser un caso inventado y calificó las acusaciones en su contra como mentiras “puras y sin adulterar”:

Durante años, hemos intentado transmitir la verdad mientras otros intentan decir mentiras. Sabemos que las mentiras no se pueden retractar. Somos conscientes de que los autores de estas mentiras obtienen un placer masoquista. Sin sucumbir, mantendremos nuestra postura, convirtiendo nuestros dolores en miel. Una vez más expondremos las mentiras históricas.

Haciendo hincapié en el poder transformador de la política, Demirtaş comentó que: “En el mundo actual, donde las relaciones humanas son frágiles, el verdadero concepto que define las relaciones es la modernidad líquida”. Demirtaş afirmó además que “con la política impotente, la gente no confía en ella porque la política no puede cumplir lo que la gente espera”. Planteó preguntas como: “¿Por qué se ha derrumbado la política en Turquía? ¿Quién tiene el poder y quién nos mantiene encarcelados? ¿Qué fuerza está en juego? Demirtaş destacó además la detención ilegal en curso de otros políticos, como Can Atalay, que permanece detenido a pesar de haber sido elegido parlamentario recientemente.

El desafío de Demirtaş a Erdoğan

Demirtaş es un abogado, escritor, político y ex parlamentario defensor de los derechos humanos kurdo. Demirtaş se convirtió en copresidente del Partido Democrático y de la Paz (BDP) y participó directamente en las negociaciones históricas del proceso de paz con el Estado turco. Fue uno de los miembros del partido BDP que visitó al líder kurdo encarcelado Abdullah Öcalan en la isla Imrali, quien ha estado recluido durante 24 años en un aislamiento inhumano por creer que los kurdos merecen la dignidad humana.

Demirtaş ganó cada vez más popularidad como colíder del Partido Democrático Popular (HDP), prokurdo y de izquierda, entre 2014 y 2018, junto con Figen Yüksekdağ. Antes de participar en política, Demirtaş fue miembro del comité ejecutivo de la sección Amed (Diyarbakir) de la Asociación de Derechos Humanos (IHD). Finalmente, Demirtaş reemplazó al venerado Osman Baydemir como presidente de la IHD cuando Baydemir fue elegido alcalde de Amed. Demirtaş centró su tiempo como presidente de la IHD en abordar la larga tradición de violencia contra activistas políticos en Turquía.

La plataforma política de Demirtaş puso gran énfasis en la igualdad de género y la promoción de la participación de las mujeres en las elecciones municipales y parlamentarias. Como resultado de esta plataforma a favor de las mujeres del HDP y Demirtaş, varias mujeres, incluidas Gültan Kisanak y Februniye Akyol, fueron elegidas co-alcaldesas de Amed y Mêrdîn respectivamente.

Demirtaş fue arrestado el 4 de noviembre de 2016, junto con su copresidenta Figen Yüksekdag y otros 12 miembros del Parlamento del HDP. Una amplia protesta pública en Turquía e internacionalmente afirmó que Erdoğan estaba implementando tales medidas en un intento por cerrar el tercer partido político más grande e influyente del país.

Las razones del Estado turco para el arresto de Demirtaş involucraron acusaciones sobre una declaración que hizo el 6 de octubre de 2014, en apoyo de las protestas contra el régimen en relación con el apoyo de Turquía a ISIS durante su asedio a Kobanê. Erdoğan lo acusó de incitar a los levantamientos masivos de los kurdos en el ocupado Kurdistán del Norte en protesta por la complacencia de Turquía, mientras civiles kurdos inocentes eran atacados y masacrados por ISIS mientras los tanques turcos observaban ociosamente cerca.

En las audiencias iniciales, Demirtaş acusó al tribunal de trabajar para hacer cumplir las aspiraciones políticas de Erdoğan y afirmó que:

Nunca aceptaré ser súbdito de los jueces y fiscales que esperan de pies y manos mientras se pisotea la dignidad del sistema judicial. No es mi intención faltarle el respeto personalmente. Sin embargo, no seré una marioneta en este teatro judicial inventado, iniciado por orden de Erdoğan, que tiene antecedentes personales realmente turbios y cuestionables. No responderé a sus preguntas. No creo que ningún procedimiento legal que usted lleve a cabo pueda ser justo y legal. Incluso mi detención se realiza de forma ilegal.

A principios de enero de 2017, Demirtaş se enfrentaba a una absurda sentencia kafkiana de 142 años de prisión mientras los fiscales turcos inventaban más de 100 cargos en su contra. En septiembre de 2018, Demirtaş fue sentenciado a 4 años y 8 meses adicionales debido a un discurso anterior de Newroz pronunciado en marzo de 2013. Esencialmente, cada vez que un tribunal europeo dictamina que Turquía debe liberar a Demirtaş debido a cargos ficticios, el Estado turco simplemente inventa otro cargo falso y dice que su fallo no cubre sus delitos actuales.

Sin embargo, Erdoğan tiene mucho más que temer de Demirtaş que simplemente incitar el descontento kurdo contra el régimen turco. En 2014, mientras los kurdos de Rojava ganaban reconocimiento y apoyo internacional por su resistencia histórica contra un ISIS en constante expansión, Demirtaş fue el candidato presidencial del HDP durante las elecciones decisivas. Para sorpresa del régimen turco de extrema derecha y de los partidos políticos, Demirtaş quedó tercero en las elecciones y obtuvo más del 13,1% de los votos tras las elecciones parlamentarias de junio de 2015. A pesar de todos los obstáculos que se interpusieron en su camino, en noviembre había vuelto a reunir el 10,7% de los votos en unas elecciones anticipadas y logró quedar en cuarto lugar. A pesar de su arresto en noviembre de 2016, Demirtaş continuó ganando aún más popularidad y se postuló para las elecciones presidenciales de 2018 mientras estaba en prisión.

Estas victorias provocaron conmoción en una sociedad turca cada vez más chauvinista y antikurda, que ha caricaturizado a los kurdos como «turcos de montaña» atrasados, analfabetos e incivilizados. Durante décadas, los gobiernos turcos consecutivos utilizaron la xenofobia como arma contra los kurdos para su propio beneficio político, utilizando propaganda antikurda que aumentó los valores racistas y excluyentes dentro de una sociedad turca hipernacionalista.

Mientras Turquía se convertía en el mayor encarcelador de periodistas y opositores políticos del mundo, las organizaciones de derechos humanos condenaron ampliamente la duradera opresión de Erdoğan contra las voces disidentes y su continuo silenciamiento de los activistas prodemocracia y de derechos humanos. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) emitió una enérgica condena, afirmando que el momento de la actual detención de Demirtaş parece coincidir sospechosamente con las elecciones presidenciales y su agenda política. El TEDH exigió la liberación inmediata de Demirtaş y una compensación de 25.000 euros, lo que fue rápidamente ignorado por el tribunal turco, que consideró el decreto no vinculante.

Sin inmutarse, en junio de 2023 el Comité de Ministros del Consejo de Europa presionó al gobierno de Erdoğan para que cumpliera con el decreto del TEDH, pero tanto Demirtaş como Yüksekdağ siguen tras las rejas. En el séptimo aniversario del encarcelamiento injusto del político en 2023, cuatro importantes organizaciones de derechos humanos, entre ellas Human Rights Watch (HRW), la Comisión Internacional de Juristas, la Federación Internacional de Derechos Humanos y el Proyecto de Apoyo a Litigios de Derechos Humanos de Turquía, convocaron colectivamente para la liberación inmediata de todos los prisioneros kurdos, pero fue en vano.

Abuelas kurdas se manifiestan en Estambul por la libertad del preso político Selahattin Demirtaş.

El legado de Demirtaş

Es muy posible que Demirtaş pase el resto de su vida languideciendo tras rejas, tal como ya lo ha hecho otro líder kurdo, Abdullah Öcalan, durante dos décadas y media. El régimen turco, bajo el control autoritario de Erdoğan, ha avanzado cada vez más hacia una mayor crueldad, racismo y violencia contra minorías como los kurdos, dentro y fuera de sus fronteras. Sin embargo, el potente legado político y democrático de Demirtaş sirve como un formidable recordatorio de la capacidad inquebrantable de los kurdos para seguir exigiendo justicia, paz y derechos humanos incluso cuando siguen siendo torturados en celdas de prisión y bombardeados en toda la región.

Junto con Öcalan, Demirtaş es la voz alternativa de una nación kurda democrática y libre del Kurdistán del Norte ocupado en Turquía. No es coincidencia entonces que tanto Öcalan como Demirtaş y cientos de otros líderes kurdos sigan en prisión, enfrentando décadas de exclusión de la sociedad y la política. Voces como la suya representan un llamado colectivo cada vez mayor a favor de los derechos humanos en Turquía. Pero mientras continúan los ridículos juicios contra políticos kurdos, la comunidad internacional debe seguir exigiendo la liberación de todos los prisioneros políticos kurdos.

Nadie debería actuar como si estos procedimientos fueran procedimientos judiciales normales, respetables o legítimos. Son meras producciones teatrales simbólicas, diseñadas para una audiencia nacional cada vez más fascista que se regocija al ver el sufrimiento kurdo. Lamentablemente, esta es la razón por la que son en su mayoría inmunes a los perspicaces soliloquios de Demirtaş o a las profundas cavilaciones filosóficas de Öcalan, porque no están preparados para escuchar o leer la incómoda verdad sobre lo que Turquía realmente es y siempre ha sido.

Artículo publicado en el Kurdish Center for Studies y traducido por Rojava Azadî Madrid.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *