Por qué las mujeres piden la dimisión de la única mujer del gabinete turco

Desde que asumió su cargo en abril, en el marco de una mini-reforma del gabinete, Derya Yanik, ministra de Familia y Asuntos Sociales de Turquía y única mujer del gabinete, ha provocado un gran revuelo entre las activistas, desde los grupos de mujeres hasta las defensoras de los derechos de los niños. La gota que colmó el vaso fue la afirmación de la ministra de que el aumento de la violencia de género en los primeros días de la pandemia del COVID-19, en marzo de 2020, era “tolerable”, un comentario que provocó protestas que pedían su dimisión ante las sedes locales de su ministerio en Estambul, Ankara y Diyarbakir, el 25 de mayo pasado.

En su intervención ante una comisión parlamentaria encargada de estudiar las causas profundas de la violencia doméstica, el 20 de mayo Yanik dijo: “El número de casos de violencia contra las mujeres era de 19.582 en enero de 2020, que aumentó hasta niveles tolerables en febrero y marzo (21.457 y 22.022, respectivamente), y mostró un descenso significativo en abril”.

El gráfico que mostró muestra un descenso de los registros de violencia doméstica en abril de 2020, y luego un fuerte aumento cuando se relajaron las restricciones. Según los datos del Ministerio del Interior, las denuncias por violencia doméstica aumentaron hasta 28.856 en junio, cuando se relajaron las medidas de bloqueo, frente a las 18.414 de abril, cuando la nación estaba mayoritariamente en casa.

“Durante el bloqueo pandémico, las mujeres dijeron que tenían dificultades para buscar ayuda o acceder a las líneas de ayuda, así que nuestros resultados también muestran un descenso en las denuncias”, dijo a Al Monitor Melek Onder, de la Plataforma Detendremos el Femicidio.

El primer caso de COVID-19 en Turquía se anunció oficialmente a mediados de marzo del año pasado, y muchos negocios fueron cerrados durante tres meses. “Las denuncias se dispararon en cuanto se relajaron las medidas anti-pandémicas y se hizo posible que las mujeres presentaran denuncias o solicitaran mandamientos judiciales para alejar a los cónyuges violentos”, dijo Onder.

Los informes internacionales indican que la violencia doméstica aumentó en todo el mundo durante los encierros, pero se hizo más difícil de denunciar.

La plataforma de Onder, así como miles de políticos, activistas y mujeres, pidieron la dimisión de Yanik en las redes sociales con los hashtags #WeWontTolerate y #DeryaYanikResign, arremetiendo contra la ministra por calificar de “tolerable” el repunte de la violencia. Una importante confederación de sindicatos convocó protestas el 25 de mayo para instar al ministro a dimitir.

Según Yanik, abogada de profesión, sus palabras fueron sacadas de contexto. “Fue una distorsión deliberada de mis palabras”, tuiteó el 22 de mayo. “Como mujer y abogada, siempre he estado en contra de la violencia de género. Como ministra de Familia y Asuntos Sociales, actúo con tolerancia cero ante la violencia. Está claro que uso el término ‘tolerar’ por una explicación estadística”, dijo.

Entonces, ¿por qué las afirmaciones de la ministra no lograron calmar las aguas y frenar las manifestaciones para su dimisión?

La primera razón, y la más obvia, es el historial de declaraciones torpes de la ministra desde que asumió el cargo. La otra es que muchas mujeres creen que el último comentario de Yanik es emblemático de los esfuerzos del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) por subestimar, ignorar o negar la gravedad de la violencia de género y los feminicidios en Turquía, junto con declaraciones misóginas y despectivas hacia las mujeres que fomentan los abusos.

La polémica ha crecido desde el 10 de marzo, cuando el presidente Recep Tayyip Erdogan anunció la retirada de Turquía del Convenio de Estambul, un acuerdo del Consejo de Europa que responsabiliza a los Estados de prevenir y combatir la violencia contra las mujeres.

“La declaración de la ministra Yanik está en consonancia con la narrativa general del AKP de que la violencia contra las mujeres no ha aumentado, sino que sólo se ha hecho más visible en los últimos años”, dijo a Al Monitor la periodista Melis Alphan, activista por los derechos de las mujeres. “Su declaración fue, por supuesto, más contundente que lo que a menudo escuchamos de sus predecesores. La cuestión no es cuántas mujeres son asesinadas, sino el hecho de que las mujeres son asesinadas porque las medidas (estatales) para protegerlas no están funcionando”.

La predecesora de Yanik, Zehra Zumrut Selcuk, provocó otra polémica en septiembre cuando argumentó que no todos los asesinatos de mujeres entraban en la categoría de feminicidio. En su intervención en CNN Turk, sugirió que algunos grupos cívicos estaban inflando el número de feminicidios al contabilizar incidentes irrelevantes.

Sus comentarios indignaron a la Plataforma “Detengamos los Feminicidios”, que gestiona un “contador” en línea, que se actualiza diariamente para conmemorar a las mujeres que son víctimas de la violencia doméstica. En él se contabilizan 409 feminicidios en 2020 y 162 en lo que va de año, a partir de la información proporcionada por un equipo nacional de activistas, abogados y consejos de mujeres.

La plataforma rechazó las afirmaciones de Selcuk, subrayando que sus informes sobre el tema desde 2010 han distinguido meticulosamente entre feminicidios, asesinatos no resueltos, suicidios y casos en los que las mujeres son empujadas al suicidio. “Explicamos cada feminicidio, proporcionando nombres y la historia del caso”, decía el comunicado, añadiendo que el Ministerio del Interior no proporcionó una explicación transparente de sus propias cifras más bajas.

Poco antes de perder su puesto, Selcuk destacó el consumo de alcohol -una de las manías de Erdogan- como causa de la violencia contra las mujeres. “La violencia tiene muchas causas, como el alcohol y la adicción. Estamos demasiado preocupados por un texto como para tener un verdadero debate sobre las causas de la violencia contra las mujeres”, dijo. El texto al que se refería era el Convenio de Estambul. Las leyes nacionales de Turquía están “totalmente equipadas” para luchar contra la violencia doméstica, dijo Selcuk, haciéndose eco de una declaración de la oficina de información presidencial sobre la retirada de Turquía del convenio.

La secretaria general del Consejo de Europa, Marija Pejcinovic Buric, advirtió a Turquía -y a otros miembros que están pensando en retirarse, como Polonia y Hungría- que no bastará con elaborar una legislación nacional que prohíba la violencia contra las mujeres. “Las normas de protección de la mujer establecidas por el Convenio de Estambul son mucho más estrictas que las leyes nacionales de muchos países”, dijo, citando los mecanismos de supervisión independientes y la cooperación internacional para llevar a los autores ante la justicia.

El 11 de mayo, décimo aniversario del Convenio de Estambul, políticos de 16 países del Consejo de Europa hicieron un llamamiento a Turquía para que revocara su decisión de abandonarlo, que se hará efectiva el 1 de julio.

La Plataforma Paremos el Feminicidio se comprometió el 14 de mayo a continuar su lucha para que Turquía siga formando parte del Convenio por todos los medios legales posibles. “La retirada de la Convención de Estambul de la noche a la mañana muestra el grado de anarquía en Turquía”, dijo la portavoz de la plataforma, Gulsum Kav, en una conferencia de prensa a la que asistió Al Monitor. “Extenderemos nuestra batalla a todos los grupos que necesitan justicia, incluidos los LGBTI y los niños”, agregó.

Su referencia a los niños no era gratuita. El 23 de abril, que Turquía celebra el Día del Niño, Yanik levantó ampollas cuando compartió que el niño al que invitó al ministerio -una tradición observada por los ministerios y otras instituciones públicas- estaba bajo protección estatal, una cuestión que normalmente se mantiene confidencial en el caso de los menores.

FUENTE: Nazlan Ertan / Al Monitor / Traducción: Rojava Azadi Madrid / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *