¿Regreso seguro a Serêkaniyê?

La zona de Serêkaniyê (Ras al-Ain, en árabe) ha estado bajo ocupación turca durante dos años. En el curso de la invasión del norte de Siria lanzada por el ejército turco y mercenarios yihadistas, el 9 de octubre de 2019, 300.000 civiles se vieron obligados a huir de la región. Algunos de ellos han sido alojados por la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES) en el campamento de recepción de Washokani, cerca de la ciudad de Hesekê.

Los y las desplazadas internas quieren regresar a Serêkaniyê y a las aldeas circundantes, por lo cual formaron un comité para este propósito. El requisito previo para un regreso seguro es el fin de la ocupación turca.

Con respecto a la situación actual, el comité declaró lo siguiente en Washokani, el 9 de octubre pasado: “Las personas que han permanecido en Serêkaniyê viven en condiciones muy difíciles. En la ciudad y las aldeas alrededores, los grupos de mercenarios extremistas violan los derechos de las personas a diario. La gente es intimidada a través de políticas brutales. Son secuestrados, asesinados, torturados y se les extorsiona. Estos crímenes del Estado turco y sus grupos se están llevando a cabo de una manera planificada y sistemática”.

En este contexto, una declaración publicada por el Consejo Central de Yezidíes en Alemania (ZÊD), ha recibido críticas masivas de los yezidíes de Siria. La Unión de Yezidíes de Siria (UYS) acusa al ZÊD de convertirse en cómplice del régimen de ocupación y de hablar en nombre de la comunidad yezidí sin ningún tipo de legitimación.

En un comunicado el 8 de noviembre, el ZÊD anunció que más yezidíes estaban regresando a Serêkaniyê “con el apoyo del gobierno de transición”, y que era optimista de que esta tendencia continuaría porque los retornados estaban bien.

En un comunicado, la Unión de Yezidíes de Siria señaló la persecución sistemática de las minorías en los territorios ocupados por Turquía, que también son confirmadas por la Comisión de Estados Unidos sobre Libertad Religiosa Internacional (USCIRF). “Los santuarios yezidíes son destruidos, las mujeres son secuestradas, violadas. Se trata de islamistas con la misma ideología que el ISIS, que cometió un genocidio contra nuestros hermanos y hermanas en Sinjar (Shengal) el 3 de agosto de 2014”, agrega el comunicado.

La asociación lo ha señalado en varias ocasiones en las conversaciones con el ZÊD y le ha pedido que “se abstenga de hacer declaraciones sobre los yezidíes en Siria, algunas de las cuales son completamente falsas o distorsionadas”. Sin embargo, en contra de sus promesas, representantes del ZÊD han mantenido conversaciones en Turquía y han visitado dicha zona en Siria. Por lo tanto, indicaron, se puede suponer “que se están llevando a cabo tratos sucios a puerta cerrada”.

Las zonas ocupadas por Turquía en las partes norte y noroeste de Siria ahora se consideran refugios seguros para los islamistas culpables de graves crímenes de guerra. La AANES advierte sobre el resurgimiento del ISIS y la anexión permanente de zonas sirias por parte de Turquía.

“El terror y las maquinaciones de estas bandas islamistas, el llamado gobierno de transición, son legitimados por el autoproclamado Consejo Central. Debido a esto, varias asociaciones han declarado comprensiblemente su retirada del Consejo Central de Yezidíes en Alemania. El Consejo Central ha sido instrumentalizado por intereses personales desde el principio y así, por desgracia, ha fracasado otro valioso intento de formar una alianza entre todos los yezidíes de Alemania. El ZÊD se ha desmantelado por sí solo y ha maniobrado hasta la insignificancia. No tiene derecho ni legitimidad para hablar en nombre de los yezidíes, y mucho menos de los yezidíes de Siria”, ha declarado la UYS.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *