Revelan imágenes de dos guerrilleros kurdos expuestos a armas químicas + Video

La agencia de noticias ANF ha captado las imágenes de dos guerrilleros kurdos que fueron expuestos a un ataque químico del Estado turco en la zona de resistencia de Werxelê, en Avaşîn, en Bashur (Kurdistán iraquí).

Desde mediados de abril, el ejército turco utiliza intensamente armas químicas en las zonas bajo control de la guerrilla kurda. Las bombas prohibidas por las leyes internacionales, se han utilizado al menos 2.476 veces en los últimos seis meses, según un nuevo balance publicado por las HPG (Fuerzas de Defensa del Pueblo) el 17 de octubre pasado.

El ejército turco, que fracasó ante la guerrilla y su táctica de guerra en los túneles de las montañas, recurre desde hace meses a armas prohibidas. Estos crímenes de guerra fueron documentados muchas veces a través de imágenes y testimonios.

En octubre, la organización Unión Internacional de Médicos contra la Guerra Atómica / Médicos con Responsabilidad Social (IPPNW), al constatar que se ha llegado a tener evidencias en Bashur, anunció que se debería abrir una investigación independiente para determinar si se utilizaron armas químicas en el sur de Kurdistán.

Uno de los objetivos de los ataques de invasión y químicos es la zona de resistencia de Werxelê, en Avaşîn.

En las imágenes se ve a un grupo de soldados turcos, llegados sobre los túneles de guerra de Werxelê, dejados en la entrada con cuerdas atadas a la cintura. Después de que los soldados arrojaran las armas químicas que llevaban por la entrada del túnel, se alejaron rápidamente.

El guerrillero Zîlan Mêrdîn, que prestó primeros auxilios a los guerrilleros expuestos a los ataques con armas químicas y fue testigo del hecho, describió lo sucedido con la siguiente declaración: “Hay un estado de guerra muy intenso e ininterrumpido en los túneles de guerra de Werxelê. Casi todos los días, el enemigo hace enormes explosiones con bombas de alta intensidad en las entradas de los túneles. También utiliza gases químicos inodoros y sprays de pimienta de forma inmediata o simultánea. No se entiende exactamente lo que pasó, ya que ocurrió entremezclado con las explosiones”.

Mêrdîn agregó: “Los compañeros Baz y Helbest fueron atacados de forma similar con armas químicas en días diferentes. Después de que se produjera la gran explosión, no pudimos saber nada de ellxs. Los camaradas los encontraron y los llevaron a un lugar seguro. Otros que fueron a recogerlos tomaron precauciones y se fueron. Dijeron que, aunque había diferentes olores en la explosión, no olían un arma química muy distinta, sino que había un denso gas gris en el ambiente”.

Zîlan Mêrdîn declaró que cuando llevaron a los dos guerrilleros, expuestos al gas, al interior, se vieron los primeros signos de pérdida de memoria.

“No recordaban. La compañera Helbest primero desarrolló amnesia, luego un comportamiento incontrolado y se reía como si se hubiera vuelto loca. Luego perdió el conocimiento. Y murió”, indicó el combatiente.

Además, detalló que “el habla y el comportamiento de Helbest se desarrollaban fuera de su control. El gas del arma química que inhaló, había afectado al sistema nervioso de su amiga, suprimiendo y alterando el funcionamiento fisiológico normal de su cuerpo. Su compañera se puso repentinamente a reír sin control; era una condición anormal, que también se define como ‘euforia’ en psicología y que se desarrolló debido a los productos químicos a los que estuvo expuesta. Porque Helbest era una comandante pionera, que conocemos desde hace mucho tiempo y nunca haría tales cosas en situación normal”.

“Sabemos que las armas químicas que causan tales efectos están en manos del Estado turco, y que tales armas se llaman ‘gas nervioso’ y ‘agentes destructores de capacidades’ –aseguró el guerrillero-. Utilizan tabún, somán y sarín como armas químicas. Aunque los ‘agentes destructores de capacidades’ no son letales en un entorno abierto, pueden serlo cuando se exponen intensamente en interiores. Como puede entenderse por el nombre de esta arma química, su objetivo es destruir el sistema nervioso y la voluntad de la persona del otro bando y dejarla fuera de combate”.

Mêrdîn continuó con detalle el relato de lo sucedido: “Cuando los compañeros lo trajeron, no recordaba nada, estaba inconsciente. Actuaba como si estuviera loco. Su estado era peor que el de su amiga Helbest. Estaba inconsciente. No sabemos exactamente cuántos minutos y a cuántos tipos de armas químicas estuvo expuesto. Cuando sus compañeros llegaron a él, ya se había desplomado en el suelo. Empezamos a hacer las primeras intervenciones que conocemos”.

“Nuestro amigo tenía problemas para respirar. El sistema respiratorio y el sistema nervioso central estaban gravemente afectados –señaló Mêrdîn-. Como se ve en las imágenes, sus ataques de sudoración excesiva y temblores eran el resultado de su cuerpo envenenado que intentaba expulsar el veneno de su interior. Porque cuando una persona está envenenada, el cuerpo intenta poner en marcha el mecanismo de defensa y, por reflejo, trata de expulsar el veneno con la saliva y el sudor. Por eso tenía convulsiones. El amigo de la base tenía problemas para respirar, emitía un sonido sibilante al respirar y se esforzaba por hacerlo de forma intermitente”.

El guerrillero, que integra el grupo sanitario de la insurgencia, explicó que “los compañeros de Baz, Helbest y Demhat Têkoşîn, fueron martirizados junto a nosotros tras ser expuestos a ataques con armas químicas por medio de una bomba prohibida”.

Mêrdîn reconoció que “intentamos intervenir con los escasos medios a nuestro alcance, pero desgraciadamente no pudimos salvar a los compañeros. El enemigo atacaba desde un lugar distinto, con un estilo diferente y con distintos tipos de productos químicos cada vez. Vivimos esos momentos, y seguimos haciéndolo. Actualmente, seguimos siendo objeto de los mismos ataques y resistimos. Muchos de nuestros compañeros están resistiendo desinteresadamente en las posiciones de resistencia. Todo el mundo debería saberlo; cada martirio ha aumentado nuestro odio, nuestra rabia, nuestra creencia y nuestra voluntad más y más. Por el suspiro y la memoria de los mártires, obtendremos definitivamente la victoria”.

FUENTE: ANF / Nuçe Ciwan / Traducido por Rojava Azadi Madrid / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *