Sur puede ser un parque de atracciones barato

Finalmente, después de meses de reflexionar, postergar, escribir, reescribir, borrar y comenzar desde cero nuevamente, he terminado una extensa lectura sobre Sur, el corazón histórico de Diyarbakır. Está en línea, por ahora solo en holandés. Tal vez, era el mejor momento para publicarlo, porque este fin de semana la iglesia armenia de Surp Giragos reabrió después de haber sido dañada en la guerra que estalló en Sur a principios de 2016. No es fácil contar una historia sobre un lugar donde quedó tu corazón. Más aún cuando parece que ese lugar puede desaparecer para siempre y convertirse en un fantasma de lo que alguna vez fue.

Ya han pasado siete años desde que deambulé por Sur por última vez, antes de que Turquía me echara. Solía ​​perderme allí, doblando esquinas al azar en las calles estrechas. Hasta que perdía la noción de dónde estaba. Siempre había un niño corriendo, algunas mujeres sentadas en sus puertas o barriendo las calles, o algunos hombres reunidos alrededor de vasos de té o con un diario en la mano, a los que podía preguntar el camino. Encontraría el camino de regreso a la calle Gazi, tomaría un café en las cercanías de Suluklu Han, compraría pescado, frutas y verduras, y me subiría a un dolmuş de regreso a mi casa en Batıkent.

Muchas de las calles donde me perdía ya no existen. Fueron aplastadas por el Estado después de la guerra que libró contra la juventud kurda, entre diciembre de 2015 y marzo de 2016. No, no culpen a la juventud armada, que defendía la recién declarada autonomía de su distrito después de que el Estado se negara a un compromiso serio al proceso de paz.

Escombros

La arqueóloga de la ciudad Nevin Soyukaya, que conoce muy bien a Sur tanto como poblador como experto, me dijo que después de la guerra el Estado podría haber actuado de otra manera. Podrían haber recogido meticulosamente los escombros y consultado a expertas como ella u a otros sobre cómo restaurar adecuadamente lo que podría haberse restaurado. Podrían haber vuelto a hacer habitable el área, reemplazando las estructuras perdidas con nuevas viviendas asequibles que se adaptaran al patrimonio histórico y social de Sur.

Había planos que las autoridades podrían haber revisado para ver si podían construir sobre lo destruido. Fueron elaborados por el municipio metropolitano de Diyarbakır, primero en 2004 y luego nuevamente en 2013, cuando Abdullah Demirbaş fue el alcalde electo de Sur. También hablé con él para mi historia: ahora está exiliado en Suiza. La idea del municipio era renovar Sur, manteniéndolo asequible para las personas que viven allí y rindiendo homenaje al patrimonio multicultural y multirreligioso de las estructuras antiguas del lugar.

Violencia

Que el Estado no estuviera interesado en nada de eso por supuesto era de esperar. Abdullah Demirbaş me dijo que en 2008, el AKP (Partido Justicia y Desarrollo, gobernante en Turquía) trató de forzar una “renovación” en Sur, que solo no se llevó a cabo porque la gente del distrito rechazó totalmente los planes. El plan consistía básicamente en reemplazar las viejas estructuras por otras casas que los habitantes actuales no podían pagar, para que las personas más pobres fueran expulsadas. Por si no lo sabes: parte de la población de Sur llegó a la ciudad en la década de 1990, cuando la guerra entre el Estado y el PKK estaba en un pico anterior de violencia, y entonces el Estado quemó cientos de aldeas hasta los cimientos. Estos kurdos conocen muy bien al Estado y no pueden ser engañados.

La inclusión de Sur y los Jardines de Hevsel, justo fuera de las murallas de la ciudad, en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 2015 fue parte de la estafa. Si bien el movimiento kurdo y muchos expertos involucrados fueron genuinos en su voluntad de proteger y honrar el patrimonio cultural inmensamente rico de este increíble lugar, para el Estado fue solo una herramienta. Una herramienta para convencer a las personas menos informadas de que estaban comprometidos con la protección. Una herramienta para blanquear la destrucción. Una herramienta para atraer turistas en grandes cantidades para ganar dinero. Una herramienta para convertir a Sur en un parque de diversiones barato, listo para que sus corruptos se aprovechen.

La reapertura de la increíble iglesia armenia Surp Giragos es parte del futuro que Erdogan y su pandilla imaginan para Sur. La comunidad armenia, tanto en Turquía como en la diáspora, vuelve a convertirse en objetivo del Estado turco. Sí, el Estado ayudó a posibilitar la reconstrucción, pero destruyó todas las calles alrededor de la iglesia, separándola para siempre de la riqueza en la que siempre ha estado incrustada.

Década

No hay razón para pensar que esto no es solo el comienzo de lo que el Estado tiene reservado para Sur. Hay literalmente cientos de sitios de patrimonio cultural registrados en el distrito, y no hay duda, ni por un segundo, de que el Estado pretende explotarlos también, en lugar de honrarlos y protegerlos genuinamente. Las calles angostas no son accesibles para los autobuses turísticos (o para los tanques y vehículos blindados, para el caso) por lo que tienen que irse, y sus habitantes con ellos. Uno de los entrevistados para mi relato, un historiador que quiso permanecer en el anonimato, dijo que la parte de Sur que sigue viva ahora no lo estará por mucho más de una década.

Crímenes contra el patrimonio: ha que ponerlos en la larga lista de crímenes por los que Erdogan y sus cómplices algún día deben ser procesados ​​y castigados.

FUENTE: Fréderike Geerdink / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.