Tendiendo puentes con los medios de comunicación mundiales

Cuando mis colegas y yo fundamos el Centro de Información de Rojava (RIC, por sus siglas en inglés) en diciembre de 2018, Donald Trump acababa de anunciar la abortada retirada de Estados Unidos de la región autónoma liderada por los kurdos del norte y este de Siria (NES), y un nuevo ataque turco contra la región parecía inminente. Pero la falta de financiación, estatus, profesionalidad, contactos, objetividad y legitimidad se interponían entre la NES y una audiencia justa en la prensa occidental.

La NES es más conocida por el nombre kurdo de “Rojava”, en referencia a la región siria de mayoría kurda que logró la autonomía de facto del régimen sirio durante el estallido de la revolución siria. La región se ha ganado el aplauso internacional por su promoción de la democracia en la administración, la tolerancia inter comunitaria y la autonomía y los derechos de las mujeres, sobre todo por las imágenes difundidas en todo el mundo de su fuerza de combate kurda compuesta exclusivamente por mujeres, las YPJ. Pero también ha sufrido sucesivos ataques del ISIS, del régimen sirio y del régimen autocrático de Erdogan en Turquía, matando a miles de personas y desplazando a cientos de miles de habitantes.

Desde la “R” de nuestro nombre en adelante, el RIC nunca ha tratado de ocultar nuestro amplio apoyo al proyecto democrático a menudo denominado “Revolución de Rojava”, ni nuestra amplia oposición a la destrucción y el caos provocados por las sucesivas invasiones y ocupaciones turcas del NES. Turquía se opone existencialmente a cualquier expresión de autonomía kurda y, más ampliamente, a los valores de los derechos de la mujer y la democracia descentralizada que se promueven en el NES. Como periodistas profesionales y académicos, queríamos actuar como un correctivo a lo que veíamos como un sesgo injusto de los medios de comunicación hacia la hegemonía mediática turca, fomentando un mejor nivel de discurso, investigación e información sobre la crisis y el proyecto político en el NES.

Como tal, el modelo desarrollado por RIC daba prioridad a la objetividad y al acceso directo a las fuentes sobre el terreno. Creíamos que en Occidente había hambre de información clara y objetiva sobre el NES, y que era un imperativo moral conectar a la prensa y los investigadores occidentales directamente con las fuentes sobre el terreno en las regiones autónomas.

En ambos puntos, la fuerte respuesta de nuestro público objetivo nos ha dado la razón. (En los tres años transcurridos desde su fundación, el RIC ha sido citado o ha apoyado muchos miles de artículos, trabajando con todas las organizaciones de medios de comunicación más importantes del mundo: Al Jazeera, BBC, NYT, Washington Post, Fox News, CNN, NBC, etc., así como la ONU, Human Rights Watch y Amnistía Internacional).

En esta serie de dos partes, describiré cómo esta doble estrategia nos permitió forjar exitosas asociaciones de colaboración con la prensa internacional, antes de pasar a explicar cómo colaboramos con periodistas, activistas y organizaciones de medios de comunicación locales. Estas tácticas han ayudado al RIC a combatir los retos interconectados del agotamiento del público, el escepticismo profesional en un entorno de “posverdad” y las ideas erróneas orientalistas sobre el conflicto sirio. Pueden ser útiles para los activistas de los medios de comunicación y los periodistas ciudadanos que operan en otras zonas de crisis.

Un remanso cualitativo en la cobertura mediática

Para un ejemplo del enfoque que el RIC buscaba combatir, podemos examinar un artículo de la AFP que anunciaba la anterior invasión de Turquía, a principios de 2018, del enclave sirio mayoritariamente kurdo de Afrin -también parte del NES-. La invasión fue una clara violación del derecho internacional y fue condenada rotundamente por la ONU, ya que los aviones de guerra turcos y las milicias proxy islamistas de Turquía expulsaron a las poblaciones kurdas y yezidíes de la región para reemplazarlas con un mosaico de milicias árabes suníes en guerra. Sin embargo, en el espacio de sólo cinco párrafos, la agencia de noticias francesa cita al ejército turco, al primer ministro turco Binali Yildirim y al canal de televisión controlado por el Estado turco Anadolu, todo ello refiriéndose al asalto a través de su nombre oficial (y algo irónico) en clave turca, “Operación Rama de Olivo”.

Mientras que el artículo repite las afirmaciones de sus fuentes turcas de forma acrítica, no hay espacio para una sola palabra de un kurdo, o de cualquiera de los representantes militares o políticos de Afrin. Incluso los artículos que cubren las atrocidades atestiguadas por la ONU por parte de las fuerzas respaldadas por Turquía no citan a una sola víctima, funcionario o testigo de la NES, dando espacio a los funcionarios turcos para rebatir las reclamaciones, al tiempo que quitan agencia a sus víctimas.

En este sentido, los comentaristas pro-turcos protestarán sin duda por el hecho de que el proyecto político de democracia directa, dirigido por kurdos y mujeres, que se está llevando a cabo en la NES, ha atraído una buena cantidad de cobertura simpatizante. Pero hay una diferencia cualitativa entre los excepcionales artículos orientalistas que hablan con entusiasmo de las “heroínas guerreras kurdas que luchan contra el ISIS”, por un lado, y la repetición coherente y respetuosa de los puntos de vista del Estado turco, las lecturas de los comunicados de prensa turcos y las entrevistas con funcionarios turcos, por otro.

Hay múltiples razones para esta discrepancia.

Cuando comparamos a Turquía y al NES, estamos comparando a un Estado y a un actor no estatal; al segundo ejército más grande de la OTAN en las Fuerzas Armadas turcas y a una antigua milicia ligeramente armada en las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) del NES; a un vasto aparato mediático controlado por el Estado y respaldado por una campaña de presión multimillonaria, y a una autoridad empobrecida y no reconocida. A modo de comparación, la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES) tiene un presupuesto anual inferior al 1% del de Turquía.

A los periodistas les resulta muy fácil llamar a un grupo de reflexión pro-Turquía o a un portavoz oficial, mientras que los portavoces de NES a menudo no hablan inglés y pueden tardar en responder a las peticiones de la prensa. Además, durante la guerra de Afrin, Turquía pudo controlar el acceso al enclave aislado, lo que significa que menos de una docena de periodistas occidentales pudieron entrar en la región para contrarrestar el dominio narrativo de las fuentes oficiales turcas. La diferencia en la cobertura occidental, por lo tanto, es la diferencia en los artículos de propaganda y el interés voyeurista, por un lado, y la legitimidad institucional, por el otro.

La objetividad como estrategia mediática

El enfoque objetivo de RIC sobre el conflicto sirio ha sido crucial para romper este molde. A diferencia de muchos elementos de los medios de comunicación pro-AANES o kurdos, RIC también trabaja con reporteros e investigadores que cubren los abusos y las cuestiones humanitarias dentro del territorio controlado por AANES, como la crisis actual en el campamento de Al Hol. Aunque Turquía es responsable de la mayor parte de la propaganda y de las afirmaciones falsas, durante la invasión turca de NES en 2019 verificamos las afirmaciones hechas por ambas partes, por ejemplo, desmintiendo viejas imágenes que circulaban como si mostraran nuevos abusos turcos, o instando a la cautela sobre las cifras infladas de víctimas emitidas tanto por Turquía como por NES.

Aunque el RIC cubre principalmente temas como los abusos turcos en sus zonas de ocupación, la insurgencia del ISIS en la NES y la crisis humanitaria y el embargo que sufre la región, ayudaremos a los periodistas con todas las preguntas serias sobre NES. La conmoción de los periodistas ante nuestra disposición a criticar a todas las partes del conflicto sirio (“¡Nunca he visto nada igual!”) dice mucho de la naturaleza de mala fe del debate mediático sobre Siria.

Una segunda diferencia clave entre el RIC y otros observadores de los derechos humanos en la región, como el conocido Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, es nuestro énfasis en conectar a los periodistas directamente con las fuentes primarias, en lugar del modelo típico de redactar informes basados en información de una red de contactos anónimos (y, en el caso del SOHR, supuestamente poco fiables). Nuestras fuentes tienen nombre, son localizables y verificables; de hecho, mi propio papel en RIC consistía principalmente en enviar un flujo interminable de contactos de WhatsApp a cientos de contactos de todo el mundo.

El RIC no actúa como un medio editorial, sino que sirve de puente o conducto para poner en contacto a los periodistas con las fuentes sobre el terreno para que lleven a cabo su propia investigación, independientemente de lo partidario, crítico o indiferente que sea el reportero en cuestión respecto al proyecto político de NES. Este enfoque objetivo y profesional ha sido fundamental para disipar los temores que los periodistas pudieran tener sobre la legitimidad del RIC, y construir rápidamente la credibilidad del centro.

Al centrarnos en ayudar a los periodistas extranjeros a completar sus tareas en lugar de publicar nuestras propias noticias, evitamos, por supuesto, el control editorial del que gozan las agencias de noticias locales, lo que supuso una contrapartida, pero que nos permitió establecer una red de contactos de mucho mayor alcance al tratar de fomentar y profundizar en la calidad de la cobertura preexistente.

Replicar el modelo de RIC

Mis colegas y yo hemos estado en contacto con activistas de los medios de comunicación que trabajan para llamar la atención sobre conflictos menos conocidos, como la actual crisis en las montañas Nuba de Sudán. En el transcurso de estas conversaciones, a veces fue difícil ver cómo nuestro modelo, que depende de un intenso aunque algo equivocado nivel de interés de los medios de comunicación, podría ser replicado en el contexto de conflictos que gozan de un escrutinio bastante menor por parte de Occidente.

No obstante, creemos que nuestro enfoque podría ser útil para los activistas de los medios de comunicación y los periodistas ciudadanos que buscan sensibilizar y mejorar la cobertura en el calor blanco de otros focos humanitarios, de derechos humanos y políticos. El «periodismo ciudadano» y el activismo en las redes sociales tienen su lugar, pero no hay nada que pueda sustituir a la creación de vínculos con la prensa internacional. Esto puede ser un reto para los activistas o los periodistas locales frustrados por la indiferencia internacional a largo plazo o por el doble rasero que se aplica bajo la apariencia de “objetividad” occidental, pero sigue siendo una necesidad estratégica.

De manera perversa, el estallido de la guerra en octubre de 2019 se sintió como la culminación de los esfuerzos de RIC para construir una estructura capaz de desafiar la hegemonía mediática turca. Fuimos capaces de disparar un mensaje a cientos de contactos de prensa, haciéndoles saber que estábamos disponibles para conectarlos con la información, el material y -crucialmente- los equipos de tierra y las fuentes de RIC en las ciudades bajo ataque. El RIC recibía cientos de solicitudes al día y nuestros investigadores aparecían cada noche en Fox News.

Pero aquí pienso en el poema de Bertolt Brecht en el que satiriza la indiferencia de la población general ante la catástrofe: “Primero nos dicen 50.000 muertos/y al día siguiente resulta que 3.700… y aún así no podemos ni siquiera/organizar una guerra así cada año”. La visión inicial y utópica de la ola de protestas anti autoritarias conocida como “Primavera Árabe” estaba ligada a una narrativa del activismo de los medios sociales como inherentemente igualitario, con protestas descentralizadas organizadas a través de los medios sociales y el activismo anónimo en línea desafiando la centralización autoritaria. Ambas cosas se ahogaron en sangre, ya que los gobernantes autoritarios reafirmaron el control y las organizaciones panacionales, desde la ONU hasta Facebook, se alinearon tras el statu quo.

Esto ilustra la necesidad de combinar la información de primera línea, sobre el terreno, que ha caracterizado el activismo de los medios de comunicación durante la Primavera Árabe, con una estrategia mediática bien pensada y respaldada por un compromiso con las normas profesionales de objetividad, precisión y claridad. Por decirlo de otro modo, los medios de comunicación de masas no pueden ser cortocircuitados en Twitter: hay que enfrentarse a ellos en sus propios términos.

FUENTE: Matt Broomfield / Medium / Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.