Turquía: “La gente se muere de hambre, el gobierno está en guerra”

Ayşe Acar Başaran, portavoz del Consejo de Mujeres del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), de Turquía, acusó al gobierno de Recep Tayyip Erdogan de gastar todos los fondos públicos en operaciones militares mientras la población se empobrece cada vez más.

“El gobierno se jacta de sus drones armados. Para la población, esta política significa hambre y pobreza. En este país, la gente se suicida todos los días a causa del hambre y la pobreza. El gobierno está tratando de distraerse de esto con su política de guerra”, aseveró.

La representante del HDP también denunció el aumento de la violencia contra las mujeres en el país. “Cuando aparecieron los primeros casos de coronavirus en el país, habíamos exigido medidas de protección al gobierno y explicamos que las mujeres son las más afectadas por las guerras y crisis”, recordó.

Başaran agregó que “habíamos señalado que la violencia contra las mujeres y el desempleo de las mujeres aumentó durante la pandemia, porque las mujeres siempre fueron las primeras en estar fuera de la vista durante las crisis. Lamentablemente, todo ha salido como predijimos. Todos hemos visto cómo la pandemia ha afectado a las mujeres en términos de violencia, desempleo y pobreza”.

Al mismo tiempo, enfatizó que el HDP continuará defendiendo a todas las mujeres afectadas por la violencia machista y estatal, lo que incluye luchar para preservar el estatus en la Convención de Estambul.

“Estamos en un momento en que las mujeres necesitan estar unidas más que nunca. Nuestros logros por los que luchamos están en peligro”, advirtió Başaran.

Solo en el mes de abril, en Turquía fueron asesinadas al menos 16 mujeres en manos de hombres cercanos. Otras 14 murieron en circunstancias sospechosas. Así se desprende del último recuento de feminicidios realizado por la plataforma “Vamos a parar los feminicidios” (Kadın Cinayetlerini Durduracağız, en turco).

El informe de la organización de derechos de la mujer, con sede en Estambul, contiene datos sobre todos los asesinatos de mujeres registrados por la policía o publicados en los medios de comunicación. El número de casos no denunciados es probablemente mayor.

En la investigación se detalló que “en 11 casos no se pudo determinar el trasfondo de los asesinatos. Cinco mujeres fueron asesinadas porque querían divorciarse, se negaban a reconciliarse o a casarse con sus parejas, o rechazaban las relaciones sexuales. Fueron asesinadas porque querían decidir su propio destino”.

A esto se suma que “los asesinos eran maridos en ocho casos y conocidos o familiares masculinos, como hermanos y padres, o ex parejas en otros seis. En dos feminicidios no se pudo determinar la relación entre el autor y la víctima”. En el nuevo informe se reiteró que las mujeres son las menos seguras en sus propios hogares: en abril, siete de las mujeres fueron asesinadas en sus casas.

“Mientras no se establezca por quién y por qué se asesina a las mujeres, mientras no haya juicios justos, mientras los autores no reciban castigos disuasorios y mientras no se apliquen medidas preventivas, la violencia continuará”, remarcaron desde la plataforma.

Además, la organización advirtió de que cada vez más casos de feminicidio son declarados suicidios. El suicidio, indicaron desde la organización, es cada vez más “una tapadera del feminicidio”, especialmente desde el estallido de la pandemia del coronavirus y el consiguiente aumento de la violencia patriarcal y doméstica.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *