“Turquía usa armas nucleares tácticas que están prohibidas”

La comunidad internacional sigue en silencio con respecto al Estado turco, que utiliza armas químicas, bombas nucleares tácticas y materiales prohibidos en sus ataques contra las regiones de Zap, Avaşîn y Metina, en Bashur (sur de Kurdistán, norte de Irak) desde el 14 de abril de 2022.

Si bien la indiferencia de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) llama la atención, los esfuerzos diplomáticos del pueblo kurdo y quienes apoyan su lucha en respuesta a ese silencio cobran impulso día tras día.

El dirigente del Congreso Nacional de Kurdistán (KNK), Adem Uzun, habló con la agencia de noticias ANF sobre la postura de la OPAQ, las evidencias del uso de armas químicas por parte de Turquía en Bashur, y los informes oficiales presentados al respecto.

Uzun señaló que la OPAQ y otras instituciones que monitorean el uso de armas químicas prohibidas todavía no respondieron ante los informes preparados por organizaciones regionales e internacionales, especialmente por el Comité contra el Uso de Armas Químicas en Kurdistán del Sur. Además, indicó que no solo las guerrillas kurdas, sino también la población civil, están siendo atacadas con agentes químicos.

El integrante del KNK subrayó que, a diferencia del año anterior, el Estado turco aumentó drásticamente sus ataques químicos contra Kurdistán. “La prensa internacional cubrió el uso de armas químicas muchas veces, pero desafortunadamente no se pudieron obtener resultados porque las instituciones pertinentes no llevaron a cabo ninguna investigación”, criticó

Uzun remarcó que las familias de los guerrilleros y guerrilleras asesinadas por armas químicas enviaron decenas de cartas a las instituciones internacionales, mientras que representaciones kurdas entregaron informes a las autoridades pertinentes de varios países.

“Hasta ahora, algunos estados nos han respondido. Por ejemplo, las autoridades alemanas declararon que están ‘al corriente de las denuncias de ataques químicos, pero la OPAQ no ha obtenido ninguna prueba’. Gran Bretaña respondió de manera similar, al decir que son ‘conscientes de lo que está pasando, pero la OPAQ se ocupará de ello una vez que tenga pruebas’”.

En la OPAQ “no aceptaron los informes y pruebas correspondientes, ni los datos y piezas traídas del terreno. Además, todavía no envían comisiones y grupos de trabajo a la región para realizar investigaciones”, advirtió Uzun.

Según la OPAQ, la investigación en Bashur requiere de una solicitud a nivel estatal, algo que el gobierno iraquí parece no querer hacer. “A pesar de las acusaciones muy graves, las imágenes de video, las protestas internacionales y los repetidos llamamientos del público internacional, la OPAQ todavía no entra en acción –alertó el dirigente del KNK-. Esto es un doble rasero. Esto es un no reconocimiento de sus propias leyes y principios, así como un intento de manipular la opinión pública internacional”.

Al explicar que la OPAQ y sus 193 países miembros trabajan juntos, Uzun manifestó: “Los estados miembros tienen representantes en la OPAQ, y la OPAQ tiene representantes en estos estados. Estos estados tienen comisiones que se ocupan de las armas prohibidas, pero la OPAQ y los estados miembros no toman ninguna medida. Esto significa que estos estados y la OPAQ no reconocen sus propias reglas”.

Uzun denunció que “Turquía es miembro de la OTAN y usa armas nucleares tácticas que están estrictamente prohibidas. Tal vez no usen bombas tan destructivas como las que se usaron en Nagasaki e Hiroshima, pero las que se usaron en Kurdistán son el mismo tipo de arma. A pesar de que su rendimiento explosivo es bajo, causan daños permanentes a la naturaleza, el medio ambiente y las personas en Kurdistán”.

A su vez, aseguró que lo que sucede en Bashur “es una estrategia de la OTAN, que protege a sus miembros de los crímenes de guerra que cometen al usar armas químicas y violar las leyes internacionales”.

Por último, Uzun se refirió a las negociaciones dentro de la alianza atlántica a cambio de que Turquía aprobara la membresía de Suecia y Finlandia: “La OTAN ha hecho un trato sucio con Erdogan sobre los kurdos, para que pueda llevar a cabo una limpieza étnica y un genocidio contra ellos. De hecho, la OTAN no solo da luz verde al uso de armas químicas, sino que también permite que Erdogan viole el derecho internacional, lo que lleva a una mayor limpieza étnica y agitación en la región”.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.