A medida que aumentan las tensiones en Irán, las FDS enfrentan nuevas amenazas en el este de Siria

El domingo 17 de diciembre, la Organización Nacional de Inteligencia de Turquía (MIT) reivindicó el asesinato de Roni Welat (Sherwan Hassan). Afirmaron haberlo atacado después de “localizarlo” en Deir ez-Zor, aunque se sabía que había residido allí durante los últimos años. Esto podría indicar coordinación entre Ankara y Damasco en Deir ez-Zor: sería extremadamente difícil para Turquía llevar a cabo un ataque de este tipo en esa región sin ella. El gobierno sirio se beneficia de la campaña de asesinatos de Turquía, ya que debilita a la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES) y a las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) sin requerir una mayor invasión militar turca en territorio sirio, a lo que Damasco se opone. Estados Unidos no ha respondido públicamente, de acuerdo con su enfoque ante asesinatos turcos anteriores de altos líderes de las FDS y la AANES.

El asesinato de Roni Welat (Sherwan Hassan), un alto comandante de las Fuerzas Democráticas Sirias, en un ataque con artefacto explosivo improvisado (IED) el 5 de diciembre cerca de la base del campo petrolífero Al-Omar en Deir ez-Zor pone de relieve la grave amenaza que representa para las FDS la actual insurgencia de cuatro meses en la región, que comenzó tras el arresto y destitución del líder del Consejo Militar de Deir ez-Zor, Ahmed Al-Khubail (Abu Khawla), el 30 de agosto. Esta amenaza podría socavar la lucha anti-ISIS.

Se suma a otras presiones graves sobre las FDS, incluida una campaña turca de asesinatos con aviones no tripulados que comenzó tras el fin de las operaciones terrestres de Turquía en Serêkaniyê (Ras al Ain) y Tel Abyad en 2019. Según un informe reciente del Centro de Información de Rojava (RIC), los ataques con aviones no tripulados han matado a 83 personas en el noreste de Siria en lo que va de 2023. Una campaña de varios días de ataques aéreos y con drones a principios de octubre mató a 48 más.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en el Reino Unido, sólo en noviembre, Turquía llevó a cabo diez ataques con aviones no tripulados, matando a siete personas, entre ellas un civil y seis miembros de formaciones militares de las FDS. Además, según datos del OSDH del 24 de noviembre, Turquía llevó a cabo 104 ataques con aviones no tripulados en 2023, que provocaron 86 muertes.

Como resultado, las FDS están ahora presionadas entre dos frentes, además de los ataques de las células de ISIS. Antes de la insurgencia tribal de agosto, las principales amenazas para las FDS eran ISIS y Turquía. Pero en una entrevista en noviembre, el portavoz de las FDS, Farhad Shami, dijo a Amberin Zaman de Al-Monitor que “Irán es más peligroso que ISIS. No queremos una escalada con ellos, y menos aún cuando estamos bajo constante ataque de Turquía e ISIS”.

Desde el arresto del líder del Consejo Militar de Deir ez-Zor, Abu Khawla, en agosto, la región ha sido testigo de varias rondas de intensos combates entre las FDS y pistoleros tribales, que según las FDS estaban respaldados por el gobierno sirio. Las FDS también dijeron que habían arrestado a miembros de las Fuerzas de Defensa Nacional (FDN) pro-gobierno sirio. Más de 118 personas murieron en agosto y septiembre, y los enfrentamientos han continuado en noviembre y diciembre. Además, 76 personas murieron en enfrentamientos entre facciones respaldadas por Turquía y las FDS. Grupos respaldados por Turquía atacaron a las fuerzas de las FDS en los alrededores de Alepo, Raqqa y Hesekê para ejercer presión adicional sobre las FDS mientras eran atacadas en Deir ez-Zor.

Los combates se han concentrado especialmente en las proximidades de Dhiban y Hawaij, la base del líder tribal local Ageidat, Sheikh Ibrahim al-Hifl, autoproclamado comandante en jefe del “ejército tribal”, que a principios de septiembre se sumó a los enfrentamientos. Al-Hifl huyó a zonas controladas por el gobierno sirio en septiembre después de que las FDS arrebataran Dhiban a sus combatientes el 6 de septiembre. Según las FDS, al-Hifl está respaldado por Damasco e Irán, aunque sus partidarios lo niegan. El 26 de noviembre, se publicó un nuevo vídeo en las redes sociales que mostraba a al-Hifl con insurgentes armados anti-SDF en Deir ez-Zor, mostrando la amenaza insurgente en curso.

Hasta ahora, no está claro quién mató a Roni Welat, quien era un alto comandante de las FDS en Deir ez-Zor y responsable de las relaciones con las tribus árabes allí. Según el investigador Alexander McKeever , Roni Welat era “el hombre más poderoso de la región y quizás el funcionario de mayor rango de las FDS asesinado”. El asesinato se produjo una semana después de que Roni Welat se reuniera con líderes tribales de Ageidat y funcionarios de la coalición en Deir ez-Zor.

Ningún grupo ha reivindicado oficialmente el asesinato. La página de Facebook pro-Abu Khawla, “Emirato de los clanes Bakir”, afirmó que Roni Welat fue asesinado por combatientes tribales Ageidat. La página anti-FDS y pro-siria “El Movimiento de los Hijos de Jazira y el Éufrates” también dedicó varios posts a la muerte de Roni Welat. La página citaba a un líder del “ejército tribal” afirmando que desde el asesinato de Roni Welat, el “ejército tribal” ha matado a 20 combatientes de las FDS, incluidos cuatro comandantes. Las FDS afirman que este ejército tribal es un representante del gobierno sirio.

También hay afirmaciones de que el gobierno sirio ha estado suministrando a Turquía información sobre su campaña de asesinato en curso contra los líderes de las FDS y la AANES. Las fuerzas de las FDS en el noreste de Siria, incluida Deir ez-Zor, han enfrentado ataques, incluidos asesinatos, de células de ISIS en áreas fuera del alcance de los drones turcos desde la derrota del territorio de ISIS en 2019. Sin embargo, parece poco probable que Turquía estuviera involucrada en el Asesinato de Roni Welat. Tanto Damasco como Ankara han sido acusados de llevar a cabo asesinatos de líderes tribales, miembros de las FDS y civiles que trabajan con la Administración Autónoma del Noreste de Siria, como el funcionario de Raqqa Omar Aloush, quien supuestamente fue asesinado por Turquía en 2018.

“La única zona donde los drones turcos no han podido atacar a los comandantes de las FDS ha sido Deir-ez-Zor. Sin embargo, los líderes de las FDS ahora también están siendo asesinados allí por tribus árabes, probablemente con el apoyo de Irán y el régimen de Assad”, escribió en Twitter el analista kurdo Abdulla Hawez.

Las FDS han culpado al gobierno sirio y a Irán de la insurgencia que estalló tras el arresto de Abu Khawla. El 9 de septiembre, las FDS publicaron una confesión de un presunto combatiente de las Fuerzas de Defensa Nacional, quien dijo que se vio obligado a enfrentarse a las FDS bajo la apariencia de “tribus”. El comandante en jefe de las FDS, Mazloum Abdi, dijo a Amberin Zaman de Al-Monitor que “la posición del régimen permanece sin cambios y continúa con sus aliados respaldados por Irán agitando el conflicto entre las tribus en Deir ez-Zor”.

El objetivo de Irán es expulsar a las fuerzas estadounidenses y a las FDS de Deir ez-Zor. Esto coincide con los intereses de los insurgentes locales anti-FDS como el jeque Ibrahim al-Hifl. El Secretario de Prensa del Pentágono Brigada de la Fuerza Aérea, el general Pat Ryder, también confirmó el 2 de noviembre que uno de los objetivos de Irán es expulsar a Estados Unidos de la región, incluidos Siria e Irak. “Ellos (Irán) han empleado a estos grupos proxy a través de múltiples medios en el pasado para lograrlo”, dijo el general de brigada Pat Ryder.

Además, desde el renovado conflicto entre Hamás e Israel en octubre, grupos armados respaldados por Irán bajo el nombre de “Resistencia Islámica de Irak” han atacado bases de la coalición en el noreste de Siria con cohetes y aviones no tripulados suicidas, especialmente en Deir ez-Zor, que también ha afectado a las FDS. Según OSDH, desde octubre, las milicias respaldadas por Irán han llevado a cabo al menos 48 ataques contra bases de la Coalición en toda Siria.

Las fuerzas de las FDS mantienen el control sobre la orilla oriental del río Éufrates en Deir ez-Zor, mientras que la orilla occidental está controlada por el gobierno sirio y apoyada por grupos armados afiliados a Irán. Esta división geográfica dificulta que las FDS impidan la infiltración de hombres armados, que pueden cruzar fácilmente el río desde las zonas controladas por el gobierno sirio. En consecuencia, la probabilidad de que la insurgencia llegue a su fin en un futuro próximo parece baja, especialmente debido a los agravios árabes locales sobre el control de las FDS, el intercambio de recursos petroleros, servicios y educación.

En medio de los ataques de grupos respaldados por Irán, la situación actual socava la lucha de las FDS contra ISIS y la presencia estadounidense en Deir ez-Zor. Para contrarrestar esto, las FDS podrían iniciar reformas estructurales en la administración local de Deir ez-Zor, otorgando más autonomía a las tribus árabes, compartiendo recursos petroleros, llevando a cabo elecciones locales para la administración del consejo de Deir ez-Zor (permitiendo que las diferentes facciones políticas y la sociedad civil participar) y mejorar las condiciones de vida.

El recién adoptado Contrato Social del Norte y el Este de Siria puede ser una oportunidad para tomar medidas sobre estas reformas. El documento organiza las áreas controladas por las FDS en siete cantones, de los cuales Deir ez-Zor es uno. Destaca que los componentes étnicos y religiosos de cada región deben gestionar sus asuntos en sus respectivos idiomas y culturas. El Consejo Popular de cada cantón tendrá derecho a decidir sobre los asuntos que conciernen a su región. Las divisiones administrativas más pequeñas podrán rechazar mediante referéndum las decisiones adoptadas por la Administración Autónoma. Los Consejos Populares estarán compuestos por un 60% de delegados elegidos por el pueblo en elecciones generales y un 40% de delegados elegidos por partidos políticos, organizaciones étnicas y religiosas y otros grupos.

Además, el Contrato Social limita la entrada de las fuerzas de seguridad en viviendas residenciales a menos que se les conceda permiso judicial, con el objetivo de mejorar las operaciones de seguridad en Deir ez-Zor. Esta medida aborda las preocupaciones sobre estas operaciones, en particular los incidentes que involucran víctimas civiles.

La implementación de este contrato social podría abordar las quejas de los residentes locales en Deir ez-Zor, si la diversidad política y las diferentes tribus están representadas en una futura administración de Deir ez-Zor.

FUENTE: Wladimir van Wilgenburg / Kurdish Peace Institute / Traducido y editado por Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *