Agricultoras de Deir Ezzor fortalecen su vínculo con la tierra + Video

La agricultura sigue siendo la fuente de empleo más importante para las mujeres en todo el mundo, especialmente en Oriente Medio. Aunque han pasado milenios desde la adopción de la agricultura en las sociedades, las mujeres, que dieron el paso de plantar la primera semilla, todavía se ganan la vida con la agricultura. La agricultura y la ganadería son sus medios de vida.

Podemos decir que las mujeres que viven en las zonas rurales de Deir Ezzor, en el noreste de Siria, nacen en la agricultura. Las agricultoras ya han comenzado la preparación para el invierno. La temporada de cosecha, que comienza a principios de octubre, continúa en Deir Ezzor hasta finales de noviembre.

Fayiza El Saeed, de 40 años, nos dijo que trabajan duro en octubre y noviembre hasta la primavera. “Nos ganamos la vida con lo que nos da la tierra –afirmó-. Nuestras tierras lo son todo para nosotras. Plantamos verduras y frutas para consumir en invierno. Debemos cuidar bien nuestras tierras para obtener productos de ellas. En otoño cosechamos verduras para consumirlas en invierno. De esta manera tratamos de fortalecer nuestra economía”.

Fayiza El Saeed ve la agricultura como un área de negocios en la que pueden ganarse la vida y tener mejores condiciones de trabajo,“porque cuando ISIS invadió nuestras tierras teníamos malas condiciones laborales”.

Al señalar que cultivar hortalizas de invierno es un trabajo muy duro, Fayiza explicó: “Sí, es un trabajo duro y nos cansamos. Enfrentamos muchas dificultades pero nunca nos damos por vencidas. Olvidamos lo cansadas ​​que estamos cuando recibimos recompensa por nuestro trabajo. Nos levantamos temprano por la mañana y trabajamos a pesar del frío. Después de cuidar a nuestros hijos en casa por la noche, vamos a nuestros campos a cuidar nuestras tierras. Siempre trabajamos”.

“Nosotras, como mujeres agricultoras, tenemos dificultades para encontrar semillas –indicó Fayiza-. Conservamos las semillas de la cosecha anterior para seguir sembrando debido al embargo impuesto a nuestra región”.

Por su parte, Sibha El-Hemad, otra agricultora de Deir Ezzor, se quejó de la escasez de agua. “Necesitamos agua para nuestros cultivos –expresó-. El corte del agua del río Éufrates afecta negativamente a la agricultura. Necesitamos regar nuestros cultivos, pero enfrentamos escasez de agua”.

Al destacar que no tienen suficiente agua para sus tierras debido al corte del suministro de agua del río Éufrates por parte de Turquía, Sibha dijo: “Cavamos pozos de agua para regar nuestros cultivos. Encontramos agua en algunos lugares, pero el agua es salada y no podemos usarla para regar nuestros cultivos”.

Ruqaya Al-Hussein, copresidenta del Sindicato de Agricultores, nos dijo que su organización apoya a las mujeres trabajadoras y a las agricultoras que se esfuerzan por encontrar semillas, fertilizantes y combustible, porque “nuestro deber es ayudar a las agricultoras a formar sus asociaciones”.

FUENTE: Zeyneb Xelif / JINHA / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.