Congreso Nacional de Kurdistán exige que se investigue a Turquía por usar armas químicas

La invasión turca se inició con ataques aéreos masivos a partir del 14 de abril contra varias zonas de Bashur (Kurdistán iraquí, norte de Irak). En la noche del 17 de abril, el ejército turco intentó lanzar a sus soldados sobre las regiones controladas por las guerrillas kurdas, al amparo de helicópteros de ataque y aviones de combate. Desde el cuarto día de la invasión, las acciones criminales del ejército turco se manifestaron en el uso de sustancias químicas tóxicas contra algunas de las posiciones defensivas en las zonas de resistencia de Kurojahro, Werxelê, Şehîd Şahîn, Kunîşka y Girê Ortê, todas ubicadas en Bashur.

El Congreso Nacional de Kurdistán (KNK) demandó a la OPAQ (Organización Internacional para la Prohibición de las Armas Químicas) que investigue inmediatamente la utilización de armas químicas por parte de Turquía en Bashur.

En una declaración difundida hoy, se afirmó que “el Estado turco utilizó repetidamente gas venenoso también en el Kurdistán del Sur el año pasado”. A continuación se enumeraron el tipo de químicos utilizados por el Estado turco contra la población.

-Tabún: su neurotoxina es la más antigua de los tres agentes denominados de guerra G, junto con el somán y el sarín.

-Cruz Verde: el agente de guerra pulmonar contiene cloropicrina como ingrediente activo.

-Gas mostaza: el agente de afectación cutánea, también conocido como cruz amarilla, pertenece al grupo del gas mostaza.

-Gas somnífero desconocido: otro gas utilizado por el ejército turco que hace que los afectados se vuelvan perezosos, provoca la pérdida de memoria y lleva a los individuos al colapso.

-Gas lacrimógeno: los gases lacrimógenos son sustancias que irritan los ojos y las mucosas.

A pesar de las pruebas y de varios informes de delegaciones en la zona, la OPAQ no tomó ninguna medida contra el uso de estas armas, lo que ha envalentonado a Turquía a utilizarlas de nuevo, alertó el KNK.

En la declaración se “recomienda” a la OPAQ y a la ONU para que “cumplan sus obligaciones y les pedimos que tomen medidas urgentes contra estos crímenes de guerra turcos”.

En la KNK manifestaron que el “Estado turco cuenta con el apoyo del PDK (Partido Democrático de Kurdistán) en su invasión”.

“Ningún Estado puede lanzar una invasión tan fácilmente, violando el derecho internacional, con innumerables ofensivas militares transfronterizas. Los helicópteros de ataque turcos no despegaron para lanzar el ataque desde el lado turco de la frontera, sino desde el sur del Kurdistán”, revelaron en el comunicado.

El KNK advirtió que Turquía intenta ocupar las ciudades iraquíes de Kirkuk y Mosul. “Bajo el mandato del AKP, Turquía ha perseguido descaradamente una política expansionista neo-otomana. Y desde esta perspectiva, no sólo Rojava sino también Bashur pertenecen al Gran Imperio turco. Esta es la razón por la que Turquía ataca al PKK, ya que su resistencia y su propia existencia se consideran un gran obstáculo para el expansionismo turco”, destacaron.

“Se realizaron muchas operaciones aéreas para lanzar un ataque de invasión a gran escala, lo que significa que no se trata de una operación, sino de una guerra mayor –señalaron en el texto-. El Estado turco también ha utilizado antes su tecnología bélica y sus armas químicas, pero en este momento vemos que ahora depende mucho más de ellas. Están utilizando helicópteros, cazas y aviones de reconocimiento que vuelan al mismo tiempo mientras se producen ataques terrestres y se disparan obuses desde los puestos fronterizos”.

El KNK enumeró algunos resultados de la intensidad de los ataques en apenas una semana:

-Ataques aéreos de cazas turcos: 387

-Ataques de artillería por parte de helicópteros de combate y tropas terrestres turcas: 243

-Número de soldados turcos muertos: 218

-Número de soldados turcos heridos: 48

-Número de guerrilleros kurdos martirizados: 11

Además, 4 drones turcos fueron derribados por la guerrilla , y otro dron y 11 helicópteros fueron alcanzados y dañados.

“La comunidad internacional permanece actualmente en silencio sobre esta última guerra de agresión turca –puntualizaron desde el KNK-. Y el silencio en este contexto significa consentimiento. Turquía está aprovechando la atención internacional sobre la guerra de Ucrania para llevar a cabo su invasión. Lamentablemente, la guerra de Turquía está recibiendo escasa atención de los medios de comunicación internacionales y de los mismos políticos occidentales que parecen capaces de emitir comentarios a todas horas sobre el conflicto de Ucrania”.

En el Congreso Nacional de Kurdistán recordaron que el Ministerio de Defensa turco afirmó que la ofensiva se está llevando a cabo con los “amigos y aliados” del país. “¿Es esa la verdadera razón por la que las potencias occidentales guardan silencio?”, se preguntaron.

“Las violaciones del derecho internacional, las guerras agresivas, el uso de armas químicas, los ataques aéreos y el asesinato selectivo de civiles son condenados y criticados con razón cuando se trata de la invasión de Ucrania –reiteraron-. Sin embargo, la UE y Estados Unidos prefieren apartar la vista del hecho de que un socio de la OTAN, concretamente Turquía, es culpable de estas mismas infracciones en Kurdistán”.

En la declaración expresaron que “al atacar y tratar de debilitar a las fuerzas democráticas kurdas en Siria, en particular, la operación turca es un regalo para ISIS. Hace sólo dos días, ISIS llevó a cabo ataques en Mosul, en Irak. Esta guerra está ayudando al resurgimiento del grupo terrorista y Turquía está facilitando la renovación de su amenaza para los pueblos de la región y del mundo”.

Desde el KNK le exigieron a la OPAQ que “tome en serio los informes de las zonas afectadas en el sur del Kurdistán, que envíen inmediatamente una delegación a las zonas afectadas, para llevar a cabo investigaciones in situ, y así evitar el uso de armas químicas por parte de Turquía”.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.