Copresidenta de Educación de la DAANES: Turquía bombardea nuestras escuelas

KCS realizó una entrevista exclusiva con Semira Hac Eli, copresidenta del Ministerio de Educación de la DAANES (Administración Autónoma Democrática del Norte y Este de Siria), comúnmente conocida como Rojava. En la entrevista, habló del impacto de los últimos bombardeos del Estado turco, que comenzaron en octubre, de sus continuos ataques contra infraestructuras civiles, como escuelas, y de la trágica situación de los estudiantes.

Los ataques del 5 de octubre por parte del Estado turco se dirigieron deliberadamente a infraestructuras esenciales como estaciones de agua, gas y electricidad, plantas de saneamiento y purificación de agua, escuelas, hospitales, carreteras y campos petrolíferos. Si bien algunas escuelas fueron atacadas directamente, el número de estudiantes afectados como resultado de los ataques aéreos fue mucho mayor, ya que la falta de agua, electricidad y calefacción provocó el cierre de muchas escuelas. Un gran número de personas también fueron desplazadas u obligadas a abandonar sus hogares mientras se producía una crisis hídrica, lo que provocó más agitación, incertidumbre y temor al aumento de una pandemia. Como resultado de los bombardeos, el Ministerio de Educación de la DAANES anunció que las escuelas permanecerían cerradas por el resto del año 2023 debido a la colosal pérdida de infraestructura esencial debida a los bombardeos turcos.

Mientras finalizaba esta entrevista, Turquía participó en otra ronda de bombardeos devastadores, que mataron a 8 personas y dejaron decenas de heridos, incluido el dirigido contra el hospital de Médicos Sin Fronteras en Kobanê.

Está claro que los ataques turcos a la región continuarán, y la política deliberada de atacar infraestructuras esenciales y vitales, como el agua, la electricidad y la salud, serán objetivo directos. Esta entrevista es un intento de resaltar el impacto de los bombardeos sobre los niños y niñas de la región. Pero, como destaca la entrevista, a menos que cesen los bombardeos turcos, la vida no se podrá normalizar, no se podrá garantizar la seguridad, y oleadas de personas se sentirán justificadas para escapar de la región. Esto es significativo porque este es el objetivo militar de Turquía: expulsar a los kurdos del norte de Siria (Rojava Kurdistán) para limpiar étnicamente la región antes de ocuparla y anexarla para la propia Turquía y sus aliados (como ya ha hecho en Afrin, Serê Kaniyê , etc.)

¿Cómo han afectado a las instituciones educativas los bombardeos turcos de octubre? ¿Cuál ha sido el alcance del daño causado?

Las regiones del norte y este de Siria son constantemente atacadas por el Estado turco, ya sea mediante aviones, drones o ataques aéreos, entre otras armas. A veces el nivel de ataques aumenta, como en octubre, cuando el ejército turco atacó principalmente las zonas fronterizas con el poder de todas sus armas. Sin duda, con los bombardeos y ataques aéreos, habrá un impacto negativo en la educación en las zonas fronterizas y cerca de las zonas ocupadas.

Como resultado, se cerrarán escuelas, los estudiantes se verán privados del derecho a estudiar, la infraestructura de los edificios educativos en estas zonas será destruida en la mayoría de los casos y otras infraestructuras esenciales, como la electricidad y el agua, sufrirán daños. Es necesario reconstruir urgentemente estas infraestructuras antes de que las escuelas puedan reanudar la enseñanza.

Por ejemplo, una escuela quedó completamente destruida en la región de Cizîre y dos estudiantes murieron en la región del Éufrates como resultado del bombardeo del Estado turco. En las zonas fronterizas, el número de escuelas dañadas llegó a 48.

¿Cuál es el número actual de estudiantes afectados negativamente como resultado de los ataques aéreos y bombardeos turcos?

El número de estudiantes privados del derecho a estudiar debido a los bombardeos del Estado turco se acerca a los 10.000. Se trata de estudiantes de todos los sectores del sistema educativo, incluidos estudiantes de primaria y secundaria, así como estudiantes universitarios. Puesto que los bombardeos fueron tan generalizados contra la infraestructura básica, el proceso de reconstrucción de estas zonas será largo.

Durante la pandemia de Covid-19, los estudiantes se vieron obligados a depender de la enseñanza y las clases en línea como alternativa. ¿Es posible que los estudiantes que se han visto afectados negativamente puedan continuar su educación en línea? En caso negativo, ¿por qué no?

Cuando la pandemia de COVID-19 se extendió por nuestras regiones, la Junta de Educación y Aprendizaje del Norte y Este de Siria y todas las juntas y comités educativos de la Administración Civil Autónoma se esforzaron por aprovechar las instalaciones existentes para continuar el proceso educativo a través de internet. Así, se comenzaron a grabar las lecciones y clases, que se emitieron en vivo en las regiones de Rojava y Manbij a través de páginas de redes sociales y YouTube. Estas lecciones en línea continuaron incluso después del final de la pandemia de COVID-19, para que la educación y el aprendizaje pudieran ser accesibles a los estudiantes dondequiera que estuvieran y pudieran continuar sus estudios bajo cualquier circunstancia.

Como resultado de los recientes bombardeos, la educación en línea no puede ofrecerse, ni tampoco tener un lugar presencial; por tanto, a largo plazo en las escuelas tendrá un impacto negativo en el nivel de educación y la sociedad. La falta de interacción cara a cara entre estudiantes y profesores es un resultado negativo. Tener el beneficio de las interacciones sociales y la enseñanza cara a cara tiene muchos valores sociales y morales. Además, al verse afectadas infraestructuras tan importantes como las centrales eléctricas, muchos estudiantes tampoco pueden acceder a las clases en línea ni a Internet.

Cientos de miles de personas han sido desplazadas de Afrín desde 2018 como consecuencia de la invasión y anexión turcas de la región. Muchos de los desplazados han sido alojados en la región de Shehba. Sin embargo, los estudiantes de esta zona también se enfrentan a muchos desafíos. ¿Puede destacar qué luchas afrontan estos grupos específicos de estudiantes?

En 2018, como consecuencia de la ocupación del Estado turco, cientos de miles de personas se vieron obligadas a emigrar lejos de Afrín, y muchas de ellas se asentaron en pueblos y campamentos de la región de Shahba. De hecho, la zona de Shehba atraviesa una situación muy difícil debido al embargo de la zona por parte de las fuerzas del régimen. La ocupación turca y los actos de violencia de sus mercenarios continúan; las escuelas están destruidas, no se suministran libros, no se cubren las necesidades escolares y nos resulta difícil proporcionarles también sus necesidades educativas básicas. Asimismo, no hay electricidad, agua, combustible ni instalaciones sanitarias constantes. En consecuencia, sin seguridad ni infraestructuras y suministros básicos, no hay terreno adecuado para la educación. No obstante, en la región de Shehba hay 93 escuelas abiertas, con 14.112 alumnos y 881 profesores.

¿Qué otros retos existen para los estudiantes y su educación en la región?

Las dificultades del ámbito educativo son también las dificultades de todas las instituciones relacionadas en la DAANES, ya sean estudiantes o profesores. Por ejemplo, a nivel de construcción de escuelas, se requiere la construcción y reparación de las mismas debido a la falta de escuelas y su no preparación por parte del personal. Por otro lado, la falta de electricidad, agua y centros sanitarios y su acceso en las escuelas, el suministro de libros de texto y la disponibilidad y preparación de los profesores en un entorno tan difícil son problemas graves y continuos. En consecuencia, en general este año, la situación económica general ha afectado directa y gravemente a los alumnos y a su educación.

¿Cuáles han sido los efectos a largo plazo de los ataques de Turquía en la educación de los estudiantes de la región?

Los ataques del Estado turco tienen un impacto a largo plazo en los estudiantes desde el punto de vista psicológico y social, porque crean inseguridad mental y física y afectarán a la capacidad de los estudiantes para acceder a la educación y aprender. Además, como consecuencia de los bombardeos de la zona, los estudiantes se encuentran en un estado de miedo constante, lo que no favorece el aprendizaje y la educación.

¿Cómo pueden la comunidad internacional o los kurdos de Europa y Occidente ayudar a los estudiantes de la región?

Se pide a los kurdos de la diáspora que expliquen a la comunidad internacional y occidental, en particular, la situación en las regiones del norte y este de Siria, así como la situación en el ámbito educativo. Deben señalar las necesidades, dificultades y daños psicológicos, sociales y educativos que surgen como consecuencia de los ataques del Estado turco. Además, es importante establecer contactos con instituciones internacionales que trabajen en el ámbito de la educación para que apoyen con su experiencia el aprendizaje en el norte y este de Siria.

Fuente: Kurdish Center for Studies – 15 enero 2024 – Traducido y editado por Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *