Crímenes de guerra cometidos por Israel y Turquía

Las regiones kurdas rara vez aparecen en las noticias principales y en este momento todos los ojos están puestos en el genocidio en Gaza. Entre los crímenes de guerra israelíes de la semana pasada, dos se destacaron en particular, no sólo por la comprensión que dan sobre la naturaleza distópica del gobierno israelí, sino también porque hacen eco de ejemplos de la opresión de los kurdos.

El primero fue el asesinato, el martes, de tres hombres mientras dormían en un hospital de Jenin, por fuerzas israelíes disfrazadas de médicos, enfermeras y otros civiles. Uno de los hombres era un paciente que estaba siendo tratado por heridas graves y los otros eran su hermano y un amigo. Nadie niega que los tres eran miembros de organizaciones militantes, pero la Convención de Ginebra es absolutamente clara en que “los heridos o los enfermos serán respetados y protegidos en todas las circunstancias” y “cualquier atentado contra sus vidas o violencia contra sus personas, quedarán estrictamente prohibidos”. Si Israel hubiera creído que los hombres estaban planeando un ataque, como afirman, los tres podrían haber sido arrestados y juzgados ante un tribunal. No deberían haber sido asesinados en una ejecución extrajudicial y, menos aún, en el santuario de un hospital.

En mayo de 1997, en lo que se conoce como la Masacre de Hewlêr, los Peshmerga del Partido Democrático del Kurdistán (PDK) ingresaron a un hospital en Erbil (Hewlêr), reunieron a ochenta milicianos heridos del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) y los asesinaron. Esto fue sólo unos días después de que el PDK diera la bienvenida a una importante operación transfronteriza turca para atacar las bases del PKK en las montañas. La cooperación entre el PDK y Turquía es aún más fuerte hoy.

No intento establecer una equivalencia entre el PKK, Hamás y la Jihad Islámica. Más bien, estoy señalando similitudes entre las acciones ilegales de quienes luchan contra ellos: Israel y Turquía y sus aliados.

También recuerdo los linchamientos hospitalarios de la familia Şenyaşar, en 2018, que dejaron al padre y a sus dos hijos muertos y a otros tres hijos gravemente heridos. Esto no fue técnicamente un crimen de guerra, sino que fue parte de la guerra perpetua librada por el Estado turco contra la población kurda. Los hombres (ciudadanos corrientes, no militantes) estaban en el hospital tras un ataque contra ellos en su tienda por parte del séquito del ex diputado del Partido de la Justicia y el Bienestar (AKP), İbrahim Halil Yıldız, que los visitó durante su campaña electoral. Mientras los asesinaban, figuras destacadas del AKP y el jefe de la policía local estaban en el jardín del hospital.

​El otro crimen de guerra israelí que quiero destacar –o más bien el anuncio de crímenes de guerra planeados– es la masiva y eufórica conferencia de colonos celebrada en Jerusalén el domingo pasado, entre los oradores se encontraban el Ministro de Seguridad Nacional de Israel, Itamar Ben-Gvir, y el Ministro de Finanzas, Bezalel Smotrich. En total asistieron a la conferencia doce ministros del gobierno y otros quince miembros de la Knesset. Miles de asistentes fueron recibidos con un mapa de los asentamientos propuestos en Gaza, en tierras donde todo lo palestino está siendo destruido actualmente, incluida la posibilidad de vida. En la conferencia también se habló de la ampliación de los asentamientos en Cisjordania.

Puede que el Primer Ministro Benjamín Netanyahu esté diciendo actualmente que Israel no permanecerá en Gaza, pero dos semanas antes del ataque de Hamás, estaba blandiendo un mapa de Oriente Medio en la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde la forma que marcaba a Israel abarcaba la Franja de Gaza, Cisjordania y los Altos del Golán anexados ilegalmente, y no se mencionó Palestina.

Casi exactamente cuatro años antes, y poco antes de ordenar la invasión de Serêkanyê y Girê Spî, el presidente turco Erdogan había mostrado un mapa de Siria frente a los delegados de la ONU, con una línea roja que cortaba una franja de tierra de 30 kilómetros de profundidad y 480 kilómetros de largo de la frontera norte. Esta tierra, que denominó “corredor de paz”, forma parte de la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria, y Erdogan afirmó que Turquía la convertiría en una “zona segura” y la utilizaría para asentar a dos millones de refugiados sirios que se encuentran actualmente en Turquía. . Como puede verse en la parte de esa franja que Turquía ocupó posteriormente, y también en Afrin, ocupada por Turquía, la vida bajo la ocupación turca está muy lejos de ser segura.

Las zonas ocupadas han quedado bajo el control diario de las milicias islamistas apoyadas por Turquía, que las tratan como sus propios feudos. Muchos antiguos habitantes han huido para escapar de la tiranía de las fuerzas de ocupación. Los que quedan están sometidos a un infierno en la tierra de extorsiones, secuestros, saqueos y violencia extrema y gratuita. Esto no ha impedido la “repatriación” forzada de miles de familias de refugiados sirios desde Turquía, y Turquía también ha alentado el asentamiento de las familias de sus mercenarios islamistas. Organizaciones benéficas de los amigos de Turquía en Qatar, Kuwait, Arabia Saudita y Palestina, así como de la propia Turquía, han financiado asentamientos para ayudar con este plan deliberado de cambio demográfico, que ha visto a la población kurda de Afrin caer de más del 95% a menos del un cuarto.

Uniendo todos estos ejemplos está el apoyo de Estados Unidos y sus amigos. Estados Unidos financia a Israel –y podría retirarle un apoyo vital si quisiera–, además de vetar toda crítica a Israel en el Consejo de Seguridad de la ONU. Y Estados Unidos siempre ha apoyado a Turquía, su aliado de la OTAN, contra el PKK, y ha hecho la vista gorda ante sus ataques contra la población kurda en general. A pesar de asociarse con las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) del norte y el este de Siria en la lucha contra ISIS. Estados Unidos ha permitido que Turquía ataque el norte y el este de Siria con impunidad.

Los ataques de Turquía contra los kurdos no han alcanzado la horrible intensidad del genocidio en Gaza, pero cada atrocidad que el mundo permite que ocurra en un lugar envalentona a los perpetradores de ataques en otros.

FUENTE: Sarah Glynn / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *