Cuando Estados Unidos recuerda a los kurdos como víctimas de la guerra química

El consulado de Estados Unidos en Erbil (Hewlêr, capital del Kurdistán iraquí) publicó ayer una foto del monumento a Halabja en su cuenta oficial de Facebook, con las siguientes palabras: “Conmemoramos a todos los muertos o heridos en la región del Kurdistán iraquí (IKR) como resultado de estos horribles actos de violencia. Continuaremos trabajando juntos para evitar que esas horribles atrocidades vuelvan a ocurrir y para promover los principios de paz, comprensión y diversidad”.

La razón por la que la oficina de representación de Estados Unidos en Bashur (Kurdistán iraquí) compartió este mensaje, fue por la conmemoración del Día del Recuerdo de todas las Víctimas de la Guerra Química. Este día fue reconocido oficialmente por las Naciones Unidas (ONU) y se celebra desde el 30 de noviembre de 2005.

Este día fue reconocido por la ONU para conmemorar a las personas que perdieron la vida en guerras químicas y también para recordarnos el deber de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ). Al menos, eso es lo que se escribió en las declaraciones realizadas el 30 de noviembre de 2005.

La oficina estadounidense de Erbil recordó a los kurdos que fueron masacrados con armas químicas en Bashur durante el régimen de Saddam Husein. Pero en las mismas tierras, la Turquía fascista  ha seguido masacrando a los kurdos con armas químicas. En Kurdistán, la gente sigue perdiendo la vida como resultado de la guerra química.

Mientras que el consulado estadounidense prometió trabajar juntos para evitar que “una atrocidad tan horrible vuelva a suceder”, su socio de la OTAN, Turquía, continuaba simultáneamente su guerra química en Bashur con la aprobación y el apoyo de los Estados Unidos.

Es verdaderamente hipócrita, o más bien peor que eso, recordar a los kurdos que fueron masacrados con armas químicas hace más de 30 años y ser cómplices de la guerra química actual contra los mismos kurdos. Esto no es nada nuevo para los propios Estados Unidos o su política con respecto a los kurdos.

Pero dado que ayer fue el Día del Recuerdo de todas las Víctimas de la Guerra Química, es necesario señalar algunos puntos más.

Las guerras químicas no son cosa del pasado. No terminaron con la Primera Guerra Mundial, ni con las masacres de Halabja o Sardasht. La guerra química todavía ocurre hoy.

Por supuesto, es importante y significativo conmemorar a quiénes murieron como resultado de armas químicas en el pasado. Sin embargo, si un día de recuerdo centrado íntegramente en el pasado cierra los ojos a las atrocidades que aún se producen hoy, si ignora las guerras químicas que se están produciendo hoy, es necesario cuestionarlo.

Si bien la OPAQ publica declaraciones escritas todos los años sobre los aniversarios de las masacres de Halabja y Sardasht, continúa guardando silencio sobre las masacres que han tenido lugar como resultado de la guerra química en Kurdistán en la actualidad.

Sin embargo, Kurdistán es la tierra donde se están llevando a cabo los ataques químicos más intensos del mundo en la actualidad, como lo fueron durante la década de 1980, y por lo tanto, debería estar en la agenda principal de la OPAQ.

¿En qué otra parte del mundo hay una guerra química en curso? Como se informa en los medios de comunicación, actualmente no hay ningún ataque e invasión con armas químicas en ninguna tierra que no sea Kurdistán.

Por lo tanto, el Estado turco debería estar en la agenda principal de la OPAQ, que ha estado participando en reuniones en Den Haag durante tres días para su 26ª conferencia anual.

El pueblo, las instituciones y sus aliados kurdos han estado proporcionando la información necesaria y emitiendo llamamientos urgentes durante meses al respecto. Por la misma razón ayer, el Congreso Nacional de Kurdistán (KNK) pidió una vez más a la OPAQ que cumpla con su responsabilidad legal y moral.

La conferencia, que continúa hasta el 3 de diciembre, también aclarará formalmente la posición de la OPAQ sobre la guerra química de Turquía. Porque ahora ya no hay forma de que la OPAQ escape de hacerlo.

Por lo tanto, con los resultados de esta reunión, será necesario considerar una vez más las formas y métodos de la lucha para poner fin a la guerra química en el mundo, especialmente la guerra química de Turquía en Kurdistán. Esto debería hacerse especialmente en el contexto de la OPAQ.

FUENTE: Meral Çiçek / Yeni Ozgur Politika / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.