Demandan la libertad inmediata de la política kurda Aysel Tuğluk

Las abogadas de Aysel Tuğluk visitaron a la activista kurda encarcelada, que sufre demencia desde hace tiempo. Frente a la prisión de Kandira (Turquía), la abogada y co-presidenta de la Asociación de Derechos Humanos (IHD), Eren Keskin, la diputada del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), Züleyha Gülüm, así como varios otros representantes y letrados asistieron a la rueda de prensa brindada ayer.

La abogada Leyla Han Tüzel indicó que la enfermedad de Tuğluk continúa deteriorándola, pero que actualmente está tranquila debido a la lucha que las mujeres llevan a cabo por su libertad.

Después del discurso de Tüzel, Eylem Arzu Kayaoğlu leyó una declaración y señaló que Tuğluk se encuentra encarcelada desde diciembre de 2016. “Las actividades, la lucha de Tuğluk, el precio que pagó, su postura en la vida como política y defensora de los derechos humanos han dado forma a nuestra historia política reciente”, aseguró Kayaoğlu.

Los informes preparados por el Hospital Estatal de Kocaeli Seka y el Departamento de Medicina Forense de la Escuela de Medicina de Kocaeli, indicaron que su enfermedad le impide mantener su vida sola y su ejecución debe posponerse, recordó Kayaoğlu.

“En un informe preparado en septiembre de 2021, la Institución de Medicina Forense (ATK) declaró que Tuğluk podría permanecer en prisión sin ningún examen u observación”, agregó la abogada.

“El tribunal remitió a Tuğluk al ATK luego de la solicitud de sus abogados para ‘determinar si podía hacer una defensa en el tribunal’. Permaneció en la Junta de Especialización en Monitoreo de ATK entre el 1 y el 4 de febrero de 2022, y el 15 de febrero de 2022 se envió un informe sobre su condición a la Corte. Sin embargo, en lugar de hacer una evaluación sobre el tema, la ATK preparó un informe que indica que Tuğluk tenía ‘plena responsabilidad penal en 2014’”, enfatizó Kayaoğlu.

La abogada también comentó que sus colegas le pidieron al ATK que determinara si Tuğluk podía defenderse y permanecer en prisión debido a su estado de salud actual. Sin embargo, 16 páginas del informe de 25 páginas contenían un resumen de las investigaciones y juicios contra la política kurda.

“Solo dos páginas se referían a los hallazgos médicos de ATK, sin embargo, no se tomó la opinión del neurólogo, el experto más importante, para determinar el curso de su enfermedad y su etapa. Somos conscientes de que las autoridades buscan ocultar el verdadero estado de salud de Tuğluk. El informe en cuestión reveló la actual estructura política sesgada del ATK”, denunció Kayaoğlu.

“Todas las autoridades administrativas y judiciales, especialmente el Ministerio de Justicia, son responsables del deterioro del estado de salud de Tuğluk. El Colegio de Abogados de Estambul y la Unión de Colegios de Abogados de Turquía, a la que está afiliada Tuğluk, guardan silencio sobre su enfermedad. Mientras tanto, no aceptamos el silencio de los colegios de abogados, cuyo principal deber es asegurar y supervisar la protección de los derechos humanos, hacia los presos enfermos y las muertes recientes en las cárceles”, advirtió la abogada.

Por esta razón, instó “a los 82 colegios de abogados provinciales, especialmente al Colegio de Abogados de Estambul y a la Unión de Colegios de Abogados de Turquía, a defender el derecho a la vida de todos los reclusos enfermos y Tuğluk”.

“Una vez más hacemos un llamado a todos los funcionarios responsables del maltrato de Tuğluk para que actúen de acuerdo con la ley, la ciencia y la conciencia. Tuğluk debe ser puesta en libertad lo antes posible para que su tratamiento pueda continuar fuera de una manera digna de la dignidad humana. Por lo tanto, esperamos solidaridad de todas las partes de la sociedad”, finalizó la declaración leída por la abogada.

Hasta la fecha, se han recogido más de 6.000 firmas en 54 países en la campaña “1,000 mujeres por Aysel Tuğluk”. Entre los activistas que se sumaron a la campaña está la escritora feminista Silvia Federici, quien dijo: “No podemos aceptar que mujeres como Aysel estén en prisión. Aysel Tuğluk merece nuestra admiración y respeto. Aysel Tuğluk merece ser libre”.

Por su parte, la activista y escritora Angela Davis también se pronunció: “Aysel Tuğluk es una luchadora por la paz, que no recurre a ningún tipo de violencia. Ahora ella está siendo objeto de este castigo inhumano. Aysel Tuğluk es mi hermana”.

FUENTE: ANF / Medya News / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.