Desde Rojava a todas las personas del mundo que aman la Libertad

Quienes integran el Instituto Andrea Wolf de la Academia de Jineolojî, en el norte y el este de Siria, se pronunciaron en contra de los bombardeos desatados por el Estado turco contra la región. Debido a los ataques lanzados durante navidad, ochos personas resultaron asesinados y más de 10 sufrieron heridas.

A continuación publicamos la declaración completa del Instituto Andrea Wolf:

Hoy es 25 de diciembre. En este momento, hay sonidos de aviones de guerra en el aire.

Hoy el bombardeo turco contra la imprenta Simav en Qamishlo ha matado a Berivan y a otros cinco empleados de allí. Ala El Sebawi también ha perdido la vida durante el ataque turco contra una panadería pública. Berivan y Ala eran dos mujeres jóvenes de Rojava que lucharon por construirse otra vida. Antes de la revolución, a las mujeres no se les permitía tomar decisiones sobre sus propias vidas. Hasta ahora, sabemos que Riyad Hemo, Hisên Ehmed, Rênas Hisên, Ferhan Xelef y Ferhan Temê también han perdido la vida y otros más han resultado heridos.

Por cada lugar atacado por Turquía, por cada persona que ha caído, también se han perdido recuerdos de larga duración: recuerdos de cómo hacer la revolución y cómo construir una nueva vida.

Turquía también ha atacado otros lugares: en el centro de Amude estaba la cooperativa popular que producía aceitunas. Recordamos a una mujer de Afrin que decía: “Aquí, cuando estoy con las aceitunas, me siento más cerca de Afrin, y esto me da alegría”. Es importante saber que para los habitantes de Afrin, el olivo es sagrado, considerado fuente de vida. Hoy, sus olivos están siendo cortados, extraídos desde sus raíces por los mercenarios turcos. “Cada vez que cortan un olivo –dicen- matan a uno de nosotros. Desde el día en que Afrin fue ocupada, muchas de las personas ancianas de Afrin mueren durante la época de la recogida de la aceituna. Sabemos que no es una coincidencia”.

Turquía también atacó otro lugar: la sala Karama en Amude. Recordamos la época en que la organización de mujeres Kongra Star celebraba allí su congreso, festejando la revolución de las mujeres. Cientos de mujeres de todas las edades se reunían allí. Y para los habitantes de Amude es un conocido lugar de encuentro para reuniones públicas. Entre otros muchos lugares, Turquía también tomó como objetivo el centro de diálisis de Qamishlo. Recientemente, se estaba debatiendo cómo construir más alternativas de este tipo para los enfermos de la región, porque este era el único que daba servicio público.

Incluso desde que hemos empezado a escribir este llamamiento, las noticias de nuevos ataques crecen exponencialmente. Entre las infraestructuras que ahora mismo están en el punto de mira en todas las regiones de Rojava se encuentran hospitales, centros y depósitos médicos, lugares de suministro de alimentos, fábricas textiles, gasolineras y pozos, cooperativas agrícolas, almacenes de construcción y molinos de grano.

Mientras tanto, los pueblos de Rojava no han cesado en su empeño de organizarse según los principios del paradigma democrático y ecológico basado en la liberación de la mujer. Han reconstruido sus vidas a partir de las ruinas de la guerra. En una región marginada y oprimida durante décadas por el régimen de Bashar al Assad, con una base de infraestructuras muy limitada, se han construido fábricas, talleres y cooperativas para producir artículos de primera necesidad. Se han construido escuelas, academias para que todos aprendan en su propia lengua materna. Se han construido imprentas para compartir libremente análisis, novelas y poemas; hospitales para tratar a los enfermos; lugares de reunión y celebración. Para abastecer las necesidades energéticas, se han gestionado estaciones petrolíferas. Cada uno de ellos se ha construido gracias a los esfuerzos incansables de personas organizadas en comunas, consejos, cooperativas y academias para honrar la esperanza y afirmar una voluntad de vida. Estos son los resultados prácticos de la esperanza de que podemos construir una vida libre sin depender del Estado, el capitalismo y el patriarcado.

Los logros más recientes del movimiento kurdo por la libertad amenazan la existencia del Estado fascista turco. El 13 de diciembre, la Administración Autónoma Democrática del Norte y Este de Siria anunció su nuevo Contrato Social. El 19 de diciembre, los partidos kurdos se aseguraron la mayoría de los escaños en las elecciones locales de Kirkuk, en Irak. Además, la guerrilla ha realizado acciones exitosas contra el ejército turco ocupante en las montañas del sur de Kurdistán (Irak).

Por ello, el ejército turco está -una vez más- intensificando sus ataques contra Rojava para intentar hacer realidad su sueño de un imperio neo-otomano.

Lo que resulta obvio es que estos ataques forman parte de la guerra sistemática cuyo objetivo es destruir la vida de la gente aquí en Rojava y, en última instancia, la esperanza que están promoviendo. Esta nueva oleada de ataques tiene como objetivo las infraestructuras críticas y, en combinación con el embargo, la supervivencia de todas las vidas se ve amenazada, con escasez de agua, combustible y electricidad. Debemos interpretar esta estrategia como parte de los planes de ocupación a largo plazo de Erdogan; el mismo Erdogan que califica de genocidio los ataques contra las infraestructuras, las escuelas, los hospitales y las iglesias de Gaza.

Esta es la realidad: el mundo entero está ahora bajo el ataque de los Estados fascistas, capitalistas y dominados por los hombres. Llamamos a una lucha unida contra la maquinaria de guerra que, a través de la ocupación, el genocidio y el feminicidio, intenta dividir y conquistar. Al igual que los pueblos de Rojava/Norte y Este de Siria que insisten en construir una vida libre en lucha, por la que tantas han dado sus vidas, hacemos aquí y ahora un llamamiento para que todo el mundo resista y se organice contra el fascismo, la ocupación y el patriarcado, ¡y para construir una vida libre y con dignidad!

FUENTE: Jineolojî

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *