Diputada Konukçu: “Asesinaron a Metin bajo tortura”

La diputada del Partido DEM Kezban Konukçu fue detenida en 1996 en la misma ocasión que el periodista asesinado Metin Göktepe.

El 8 de enero de 1996, la entonces periodista y actual diputada del Partido del Pueblo, la Igualdad y la Democracia (Partido DEM), Kezban Konukçu, así como el corresponsal del periódico Evrensel, Metin Göktepe, intentaron asistir al funeral de los presos revolucionarios asesinados en el Cemevi (lugar de culto aleví) de Alibeyköy. Sus vidas se encontraron allí cuando ambos acabaron bajo custodia policial. Mientras Konukçu era llevado a comisaría como corresponsal del periódico Direniş (Resistencia), Metin Göktepe era torturado hasta la muerte por la policía turca en el pabellón deportivo de Eyüp.

En esta entrevista de ANF, Konukçu recuerda este suceso casi exactamente 28 años después de que tuviera lugar.

Cuando enseñé el carné de periodista del periódico Direniş, me dijeron: ‘Sal del autobús, prensa socialista fuera’. Recuerdo que vi a Metin allí, pero no pude hablar con él porque nos metieron en un furgón de detenidos.

Kezban Konukçu trabajó como periodista en el periódico socialista Direniş de Estambul entre 1995 y 1997. Informó de que la represión contra los periodistas fue masiva durante ese periodo. Periodistas kurdos fueron asesinados, mientras que los socialistas del oeste de Turquía fueron torturados y maltratados.

Konukçu contó que los centros de detención eran uno de los varios lugares de la represión estatal, y recordó los asesinatos de cuatro revolucionarios en la prisión de tipo E de Ümraniye. Los guardias mataron a los presos en una sangrienta represión de un motín. Los asesinatos provocaron una gran indignación pública. Los funerales de los asesinados se convirtieron en blanco de ataques. Konukçu, al igual que Metin Göktepe, asistió como periodista al funeral de los presos políticos Orhan Özen y Rıza Baybaş en el Cemevi de Alibeyköy el 8 de enero de 1996. Miles de personas querían asistir a aquel funeral.

“Yo viajaba al funeral en un autobús del gobierno municipal. Los alrededores del Cemevi, donde iban a celebrarse los funerales de los presos revolucionarios, estaban acordonados por la policía. Los autobuses tenían que dar la vuelta uno a uno y se realizaban controles de identidad. Cuando le tocó el turno a nuestro autobús, la policía, al ver la cámara que llevaba colgada del cuello, se dirigió directamente a mí y me exigió el pase de prensa. Cuando enseñé el carné de periodista del periódico Direniş, me dijeron: ‘Sal del autobús, prensa socialista fuera’. Recuerdo que vi a Metin allí, pero no pude hablar con él porque nos metieron en un furgón de detenidos. Nos llevaron a la comisaría de Küçükköy, famosa por las torturas. Ni siquiera pudieron acomodarnos en la comisaría porque éramos muchos. 1.052 personas fueron detenidas y distribuidas por distintos distritos, y 705 acabaron en el pabellón deportivo de Eyüp por falta de espacio, entre ellas Metin Göktepe.

A las once de la noche, nos metieron a todos a toda prisa, incluidas estas quince personas, en autobuses y nos soltaron en un lugar céntrico. Nos sorprendió que tuvieran tanta prisa. Como entonces no había teléfonos móviles, no nos enteramos de inmediato. Sólo por la mañana lo comprendimos.

La diputada continuó: “Seleccionaron a quince personas de entre nosotros para enviarlas al departamento de terror. Luego, a las once de la noche, nos metieron a todos a toda prisa, incluidas estas quince personas, en autobuses y nos soltaron en un lugar céntrico. Nos sorprendió que tuvieran tanta prisa. Como entonces no había teléfonos móviles, no nos enteramos de inmediato. Sólo por la mañana lo comprendimos. Habían matado a Metin a golpes. Lo habían detenido ese mismo día en el mismo lugar que al resto, y lo habían llevado al pabellón deportivo de Eyüp.”

Decenas de miles de personas asistieron al funeral de Metin Göktepe. Caminaron durante kilómetros exigiendo justicia. Konukçu nos describió cómo, tras el asesinato de Metin asesinato, ella y otros periodistas se encontraron en el punto de mira de la policía: “Los policías que controlaban los carnés de prensa nos sacaron y nos gritaron: ‘Prensa socialista, abajo’. En aquella época, teníamos amigos que trabajaban en los grandes medios de comunicación y eran demócratas. Ahmet Şık era uno de esos amigos. Trabajaba entonces en el diario Cumhuriyet y aquel día nos defendió inmediatamente de la violencia policial diciendo: ‘Dejad marchar a nuestros amigos’. Si no, nos habrían confiscado las fotos, roto las cámaras o torturado abiertamente.”

Misma represión y menor solidaridad

Konukçu afirmó que la represión estatal no ha cambiado a día de hoy y que la prensa libre y los presos políticos siguen siendo objeto de fuertes ataques. La solidaridad, sin embargo, considera que se ha debilitado. “En el pasado, había un gran apoyo a la gente que realmente creía en la revolución, pero hoy, en la era de la posverdad, muchas cosas han dejado de tener sentido y ha aumentado la práctica de gobernar mediante el control del discurso y las apariencias. Cada vez más personas caen en estas sugerencias. En relación directa con este desarrollo, también se puede observar en el movimiento político que el criterio ya no es si cambias y rediseñas algo sistemáticamente, sino cuántos ‘me gusta’ recibes y lo visible que eres.

Necesitamos organizar formas y métodos para luchar juntos y juntas contra todos estos problemas. Un sistema como el de la Alemania nazi se está reconstruyendo aquíesto tenemos que entenderlo, entenderlo correctamente y fortalecer la línea de batalla correcta contra él.

Es necesario comprender estos hechos correctamente y abordarlos críticamente. Lo importante es la actitud de que se debe acabar con el poder de los capitalistas mediante la lucha conjunta de los oprimidos y los trabajadores. A medida que la lucha revolucionaria se debilita, los métodos de lucha colectiva también se ven debilitados en comparación con antes. Hoy hay tanta opresión… ya no hay leyes, el sistema de explotación se ha vuelto cada vez más flagrante. Necesitamos organizar formas y métodos para luchar juntos y juntas contra todos estos problemas. Un sistema como el de la Alemania nazi se está reconstruyendo aquí, esto tenemos que entenderlo, entenderlo correctamente y fortalecer la línea de batalla correcta contra él. Así como es posible mantener viva la memoria de Metin Göktepe defendiendo sus valores, la lucha sólo puede llevarse a cabo a través del trabajo vivido y no a través de la autoexpresión”.

Fuente: ANF / Zeynep Kuray

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *