Ocho meses en prisión una madre que recibió los restos mortales de su hijo por correo

La madre del mártir Agit Ipek, Halise Aksoy, lleva ocho meses en prisión. Su segunda vista tendrá lugar mañana, 12 de enero.

Halise Aksoy representa la lucha y el sufrimiento de las mujeres kurdas y especialmente de las madres. Se dio a conocer cuando recibió los restos de su hijo, el guerrillero Agit Ipek, en un paquete que le enviaron por correo. No se quedó callada ante esta indignante acción y la hizo pública. Posteriormente, fue objeto de represalias y está detenida desde el 25 de abril de 2023, a pesar de sus graves problemas de salud.

Su juicio, en el que va a ser condenada a una larga pena de prisión por “pertenencia a organización terrorista” y “acogida y ayuda a terroristas” basándose en el testimonio de un testigo clave, continuará este viernes ante la 10ª Sala del Tribunal de lo Penal de Diyarbakır. La figura del “testigo clave” ya ha servido de herramienta para las acusaciones contra unas 800 personas perseguidas por el régimen.

Hubo serias contradicciones entre las declaraciones del testigo clave en la acusación y a través del enlace de vídeo en el juicio.

La abogada de Halise Aksoy, Zeynep Karayılan, ha hecho las siguientes declaraciones con respecto al proceso: “Basándose en las declaraciones del testigo clave, Halise Aksoy fue acusada de albergar y apoyar a los miembros de una organización ilegal. Sin embargo, hubo serias contradicciones entre las declaraciones del testigo clave en la acusación y a través del enlace de vídeo en el juicio. El tribunal no sólo ignoró estas contradicciones, sino que se negó a poner en libertad a mi cliente alegando que había otro testigo secreto además del testigo clave y que debía ser oído. Por supuesto, esta decisión de mantenerla en la cárcel no tiene base legal”.

La detención preventiva está prevista como último recurso. Sin embargo, desde el comienzo del juicio, Halise Aksoy ha sido tratada como un enemigo.

La abogada criticó el mantenimiento en prisión de su cliente, y continuó: “La detención preventiva está prevista como último recurso. Sin embargo, desde el comienzo del juicio, Halise Aksoy ha sido tratada como un enemigo. El Código de Procedimiento Penal fue desechado de facto. Hay tres declaraciones de testigos en el expediente, y las tres son irrelevantes. Ninguna de las declaraciones apoya a la otra. Además, la acusación también incluía la situación de su hijo, cuyos huesos fueron enviados por correo. Esto demuestra por sí solo que el proceso contra Halise Aksoy es improcedente. Halise Aksoy lleva nueve meses detenida y es una enferma crónica de diabetes e hipertensión. También padece otras muchas enfermedades. Ha sido hospitalizada varias veces durante su detención. Antes de su detención fue sometida a varias operaciones oculares y también padece un trastorno estomacal. En nuestra última conversación dijo que sus síntomas habían aumentado”.

La abogada Karayılan pidió a la gente que siguiera de cerca la vista: “Hacemos un llamamiento a todas las organizaciones de mujeres e instituciones democráticas para que muestren su solidaridad con Halise Aksoy.”

Fuente: ANF

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *