Economía de la guerra

El lunes, el presidente ruso, Vladimir Putin, reconoció la independencia de dos entidades separatistas en el este de Ucrania, Donetsk y Lugansk. Tras el reconocimiento, se enviaron tropas rusas a la zona para “mantener la paz”, una medida que puede escalar la situación hasta convertirse en una guerra total.

Putin dijo que Ucrania era una “antigua tierra rusa” que estaba “administrada por potencias extranjeras”, y también era una colonia estadounidense con un régimen títere.

El martes, el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, dijo que el país estaba esperando “pasos claros y efectivos de apoyo de sus socios internacionales”. El Reino Unido, la Unión Europea (UE) y Estados Unidos planean implementar más sanciones contra Rusia.

Los grupos separatistas han estado luchando por la independencia en Donetsk y Lugansk desde 2014.

Mahfi Eğilmez, destacado economista turco y ex subsecretario del Tesoro de Turquía, escribió sobre la posible escalada y sus consecuencias económicas para Turquía y otros actores involucrados en la crisis.

El siguiente artículo fue traducido de su original en el sitio web personal de Eğilmez.

Economía de la guerra

Rusia ha reconocido la declaración de independencia de Donetsk y Luhansk de Ucrania, aumentando las tensiones con la OTAN. La posibilidad de que las tensiones se conviertan en una guerra es ahora una prioridad en la agenda global. Como con todas las cosas, este asunto también incluye muchos problemas menores: uno de los principales es el futuro de las economías.

Hay tres tipos de guerra:

-Dos o más estados enfrentando un conflicto armado con sus ejércitos por desacuerdos económicos, políticos o religiosos (una guerra internacional).

-Varios grupos dentro de un país que toman las armas para hacerse cargo del gobierno (una guerra civil).

-Dos o más estados en tensión política sin estallar en conflicto armado, en una situación que puede escalar en cualquier momento (Guerra Fría).

En el sistema global, los estados se ven afectados por las guerras aunque no formen parte directamente de ninguno de los tres tipos. Hoy, el caso que nos ocupa es el tercer tipo, por ahora: una guerra fría. A día de hoy, ni Estados Unidos, la OTAN o Ucrania han reaccionado militarmente ante el hecho de que Rusia reconozca a Donetsk y Lugansk como estados independientes y envíe tropas para apoyarlos. Se habla de un embargo leve de Estados Unidos y Europa, y de la posibilidad de que el embargo se vuelva más severo si Rusia intenta invadir el resto de Ucrania. Estados Unidos es otra historia, pero no se puede decir que Europa tenga esa mano fuerte cuando se trata de embargos. Rusia es el proveedor de gas natural más importante de Europa y, como tal, podría cortar el gas en un contra-embargo. Rusia inevitablemente perdería cantidades significativas de ingresos si eso sucede, ya que perdería un mercado importante. La imagen actual nos muestra que hay una ecuación complicada a mano y que el asunto podría prolongarse durante mucho tiempo.

Turquía ha anunciado que el reconocimiento de Rusia de las Repúblicas de Donetsk y Luhansk era inaceptable.

El resultado más definido de este desarrollo parece ser los embargos bilaterales y una aceleración de la carrera armamentista entre los estados miembros de la OTAN y Rusia. Europa obtiene la mitad de su gas natural de Rusia y la otra mitad de varios países, comenzando por Noruega y Argelia. Los países menos dependientes del gas natural ruso son España (1 por ciento), Rumania (8 por ciento) y Bélgica (14 por ciento). Alemania obtiene el 51 por ciento de su gas de Rusia.

Estos acontecimientos se han reflejado en el resto del mundo en forma de aumento de los precios del oro, la plata y otros metales preciosos, el petróleo crudo y otras materias primas. El efecto en Turquía fue que el tipo de cambio dólar-lira subió a 13,75, después de navegar a lo largo de 13,50 durante un tiempo, además de estas subidas de precios.

La relación económica de Turquía con Rusia es bastante amplia. Alrededor del 33 por ciento del gas natural de Turquía proviene de Rusia, el 21 por ciento de Azerbaiyán, el 17 por ciento de Irán, el 13 por ciento de Argelia, el 4 por ciento de Nigeria y el resto de varios países. Para Turquía es una ventaja tener diversas fuentes para su gas natural, pero Rusia tiene un peso significativo.

Los rusos también constituyen el mayor grupo de turistas para vacacionar en Turquía. Antes de la pandemia de la COVID-19, unos siete millones de rusos visitaban Turquía cada año, el 13 por ciento de todos los turistas que ingresaban al país. Estos turistas generaron unos 3,3 mil millones de dólares, el 10 por ciento de todos los ingresos del turismo. En 2021, Turquía aumentó sus exportaciones a Rusia a 5,8 mil millones de dólares, el 2,6 por ciento de todas las exportaciones. Rusia ocupa el puesto 12 entre la lista de países a los que Turquía exporta, pero es el primero en términos de volumen de importaciones. Turquía importa hasta 29 mil millones de dólares en productos básicos de Rusia: el 10,7 por ciento de todas las importaciones. Además de esto, Rusia también está construyendo una planta de energía nuclear en Akkuyu, en el sur de Turquía. Los rusos también se harán cargo de la operación de la planta una vez que se complete la construcción.

Rusia es uno de los países más importantes para Turquía en términos de lazos económicos y comerciales bilaterales y, como tal, una guerra fría con embargos leves que se convierta en una con embargos más severos, podría generar resultados problemáticos. Sin duda, la prosperidad de Rusia también depende en gran medida de sus ventas de gas natural. Cuando los países de la OTAN imponen un embargo a Rusia, si Moscú corta el gas natural en un contra-embargo todos perderán.

Si el asunto se intensifica más allá de una guerra fría, podría conducir a un completo desastre, ya que ambos bandos están en posesión de la energía nuclear. En este punto, mirando quién perdería más, podemos decir que el oeste, el lado más rico, tiene más que perder. Por eso, creo que este asunto continuará como una guerra fría a largo plazo con embargos leves.

Si las relaciones entre Rusia, Ucrania y la OTAN continúan por el camino actual, los mercados finalmente digerirán este desarrollo y el principio de indiferencia del mercado tomará el relevo para calmar la situación. Vimos este juego en muchos incidentes en el pasado. Sin embargo, si las relaciones empeoran y estalla la guerra, esta indiferencia puede no ser suficiente para superarla.

FUENTE: Mahfi Eğilmez / Medya news / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.