“El Daesh perdió la guerra contra Kobanê y Turquía ha entrado directamente”

Kobanê saltó a los informativos del mundo entero en 2014, cuando consiguió expulsar al Estado Islámico (ISIS) de su territorio. Desde entonces, han creado un gobierno de facto y una administración que apuesta por la igualdad de género como objetivo. Aun así, tanto Kobanê como el resto de las ciudades kurdas al norte de Siria continúan siendo objeto de numerosos ataques y amenazas por parte de Turquía. Mannal Mohammad, miembro del comité diplomático de Kongreya Star y delegada kurda, explica a Naiz cómo está la situación en la región.

-¿Ve peligro de que Kobanê sea invadida como otros territorios como Afrin? ¿Cómo ve la situación?

-Turquía siempre nos amenaza y desde que ocupó Afrin ya ha ocupado otras dos ciudades nuestras: Serêkaniye (conocida como Ras al-Ayn en árabe) y Girê Spî (Tell Abyad). No ha dejado de meter sus manazas. Además de las ciudades ocupadas, los ataques del gobierno turco han continuado con aviones, avionetas y drones. Siempre matan a civiles, especialmente a mujeres.

Turquía ve a los kurdos como su enemigo principal, así que allá donde estén los kurdos los ataca. No solo en Rojava, donde ha llevado a cabo un ataque sistemático, sino en el norte de Kurdistán, en Bakur, y también en Bashur, al norte de Irak. Allí también está atacando sistemáticamente a nuestra gente.

De esa forma, Turquía quiere ocultar la crisis que vive en su interior, haciéndola olvidar, para trasladar la atención fuera. Esa amenaza de Turquía continúa, es posible que nos ataque de nuevo para ocupar territorio kurdo.

-¿Hoy por hoy continúan los ataques?

-Nunca han parado. Pero no solo son las fuerzas turcas, también forman a grupos yihadistas y los mandan a nuestro territorio para atacarnos. Por ejemplo, después de que ocuparan la ciudad de Serêkaniye y Girê Spî, como continúan presentes en esas áreas, continúan bombardeando los pueblos de alrededor. Asimismo, atacan y bombardean diariamente a los pueblos que no están bajo su control, pero sí cerca de su frontera.

Sin embargo, no atacan solo a pueblos kurdos, también hay pueblos árabes en esas áreas y los bombardean igualmente. Para ellos no es importante que las víctimas sean árabes o kurdas, lo que quieren es destruir el sistema institucional que hemos creado. Lo quieren destruir porque es un sistema democrático y lo ven como una amenaza para su sistema dictatorial.

-¿Mantienen relación con los territorios ocupados? ¿En qué situación están?

-Turquía ejerce una guerra especial sobre esos territorios ocupados. Intenta crear conflictos entre los kurdos y árabes que viven en estas áreas. Pero no han llegado a crear conflictos porque las alianzas y lazos que se han creado entre esos pueblos no permiten a Turquía entrar en ese juego.

También vemos en la opinión pública internacional que los árabes y kurdos luchan contra este sistema y han derramado su sangre conjuntamente en esta guerra. Claro que en esas áreas se ha creado un sistema en el que los pueblos viven conjuntamente en equidad y sobre todo se ha liberado a la mujer y se ha conocido cómo se ha creado un sistema igualitario en cuya construcción el papel de la mujer ha sido importante.

Turquía también quiere cambiar la demografía de la región. Por ejemplo, ha llevado a los árabes de las otras zonas de Guta, cerca de Damasco, a las zonas de los kurdos como Serêkaniye (Ras al-Ayn), Afrin y Girê Spî (Tell Abyad). De esta forma  quiere cambiar la composición étnica de cada región.

Junto a ello, en las zonas ocupadas la lengua kurda ha sido prohibida y destruyen todo aquello que está reconocido como patrimonio histórico kurdo.

-Comparten la seguridad de algunos lugares y fronteras con la administración de Damasco. ¿Cómo es la relación? ¿Cómo lo gestionan?

-En principio, nosotros siempre nos hemos considerado una fuerza de la tercera vía. Nunca hemos estado ni con el gobierno ni con los islamistas. Entonces, en ese tiempo hemos tratado de crear un autogobierno pero no hemos intentado crear un Estado, sino un autogobierno.

Pero sí que estamos abiertos a crear un sistema democrático y confederal dentro de Siria. Entonces, estamos abiertos a dialogar con todas las fuerzas políticas que acepten esto. Claro que también han de respetarse todos los pasos que hemos dado en la liberación de la mujer y en la igualdad entre hombres y mujeres. Eso también tiene que aparecer en la nueva Constitución de Siria.

Si no llegamos a establecer ese sistema que reconozca el rol de la mujer, su libertad y la igualdad de género entre hombres y mujeres, el sistema actual de Siria no va a cambiar mucho.

-Al igual que las fuerzas turcas y sirias, también tienen a las fuerzas rusas y estadounidenses alrededor. ¿Qué relación mantienen con ellas?

-Al principio también había fuerzas estadounidenses y rusas en la zona. Rusia, en principio, estaba en la región de Afrin y los estadounidenses estaban en otros sitios al norte del Éufrates. Claro que en el caso de Rusia se retiró de Afrin para dejar que Turquía entrara. En principio, el proyecto político de Rusia en la zona era reforzar el gobierno sirio actual y reforzar el sistema antiguo del Estado sirio.

Sabemos que Rusia está ahí por sus intereses económicos y políticos. Tanto los rusos como los estadounidenses tienen sus proyectos e intereses políticos. Por eso se quedan en esta zona.

Los 88 estados que estamos en la Coalición estamos en contra del Estado Islámico. Después de la ocupación de Turquía en Serêkaniye hubo un alto el fuego. Pero, realmente, ese acuerdo no se implementó porque Turquía siempre nos ataca. Por lo tanto, el alto el fuego no funciona.

En ese acuerdo se pactó que las fuerzas rusas y del Gobierno sirio se establecerían entre nosotros y el Estado turco. Desde Kobanê hasta Qamishlo tanto Rusia como el Estado sirio tienen puestos de guardia y hacen guardia conjuntamente sobre la frontera. Sin embargo, el pueblo tampoco confía en Rusia o Siria, confía en su propia fuerza política-militar.

-Kobanê se convirtió en un símbolo en la lucha contra el yihadismo. ¿Qué amenaza supone el ISIS allí hoy en día?

-Cuando el Daesh nos atacaba, era Turquía la que lo apoyaba y le aportaba recursos logísticos  para que nos atacara. ¿Por qué atacaron a Kobanê en primer lugar? La revolución de Rojava empezó en Kobanê. Entonces, a Turquía le interesaba que esa revolución y esa ideología quedase enterrada en el mismo sitio donde floreció, en Kobanê.

 Cuando el Daesh perdió la guerra contra nosotros, Turquía entró directamente. No a través del Daesh, sino directamente. Toda la gente que estaba apoyando al Daesh hoy en día solo se ha cambiado de nombre, por ejemplo el Ejército Libre de Siria. Son la misma gente pero con distinto nombre. Son los mismos yihadistas de siempre. Asimismo, en la ciudad de Serêkaniye (Ras al-Ayn) han arrestado a los máximos responsables del Estado Islámico, del Daesh. El peligro del Daesh todavía continúa en esta área y cuenta con el apoyo de Turquía.

-En lo referente al idioma, ¿en qué punto se encuentra la enseñanza y transmisión del kurdo?

-La de la lengua fue una revolución dentro de nuestra revolución. El respeto al idioma es una parte importante de nuestra lucha. En cuanto conseguimos liberar a la región, dimos la misma importancia a todas las lenguas que conviven en esta área.

Por lo tanto, el sistema educativo se diseñó incluyendo a todas las lenguas oficiales existentes de la región. Hay ciudades solamente kurdas, ciudades mezcladas con árabes…en esas ciudades donde se hablan tres lenguas, la educación se imparte en las tres.

FUENTE: Iraide Ibarrondo / Naiz

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.