Ocupación y fundamentalismo religioso: el impacto en las mujeres de Palestina, Afganistán y Rojava

El encuentro anual de feministas más grande del Reino Unido, organizado por FiLiA, un evento al que asisten regularmente entre 1.000 y 1.200 mujeres, es un buen punto de partida para los temas que preocupan a las feministas británicas. Pero, de forma atípica para el feminismo británico, tiene una fuerte perspectiva internacionalista. En la conferencia, celebrada recientemente en Portsmouth, coordiné una sesión en la que mujeres de Afganistán, Palestina y Rojava se reunieron para discutir cómo la ocupación y el fundamentalismo religioso se cruzaban para debilitar su lucha por los derechos.

Presenté una serie de interrogantes. El primero es: ¿puede la ocupación ser, alguna vez, una fuerza positiva? Después de todo, así fue como los medios de comunicación representaron la ocupación estadounidense en Afganistán, especialmente en la cuestión de los derechos de las mujeres. Se había educado a una nueva generación de mujeres que, esta vez, se opondrían mucho más ferozmente a los talibanes. Nelufer Hadayat, una periodista afgana-británica que escribe en The Guardian, dice: “Es cierto que, en general, la ocupación de Afganistán desde 2001 fue algo bueno. Había focos de progreso. Yo mismo la he visto en mis años de reportajes y visitas, y de escuchar historias de toda mi familia que todavía vive allí”. Cita estadísticas sobre el aumento de las tasas de alfabetización de niños y niñas, y la mejora de las tasas de esperanza de vida.

Selay Ghaffar, portavoz del Partido de Solidaridad de Afganistán, que se unió a nosotras por Zoom, insistió en que “ellos (Estados Unidos) ‘educaron’ a un pequeño grupo de mujeres afganas que no estaban ‘preparadas para luchar por sus derechos’, sino para conspirar y codearse con los misóginos y criminales depravados, la mafia y los políticos corruptos. Creía firmemente que estas mujeres estaban interesadas principalmente en ‘el dinero y los recursos que obtenían del parlamento, puestos ministeriales y viajes al extranjero’. De hecho, estas mujeres y niñas acogidas por Estados Unidos apuñalaron a mujeres afganas por la espalda, debilitando la lucha de las mujeres afganas por sus derechos”.

Ghaffar argumentó que Estados Unidos promovió el fundamentalismo islámico en Afganistán para evitar que las fuerzas progresistas ganaran terreno. Esto es precisamente lo que sucedió en Israel, donde se nutrió a Hamas para debilitar las fuerzas que alguna vez fueron seculares y más progresistas que Al Fatah. ¿Por qué las potencias ocupantes destruyen las fuerzas progresistas democráticas, favorables a las mujeres en el territorio ocupado y promueven fuerzas reaccionarias como los talibanes o Hamas? ¿Por qué tienen más miedo a la oposición democrática, especialmente cuando muchas de estas invasiones se llevan a cabo bajo el disfraz de la construcción de una nación democrática? En cualquier caso, si Estados Unidos no tiene una democracia real en casa, ¿cómo puede construirla en cualquier otro lugar?

Esto me llevó al siguiente interrogante: ¿mejoran las cosas para los pobladores si la fuerza ocupante afirma estar comprometida con los valores de la democracia o la igualdad? Israel afirma ser la única democracia en Medio Oriente y, sin embargo, continúa destruyendo las vidas de los palestinos bajo la ocupación que, además, no tienen voto ni voz. ¿Qué tipo de valores democráticos pueden existir en un Estado de apartheid, donde los palestinos son ciudadanos de segunda clase?

Zeinab Al-Ghonaimi, investigadora y activista por los derechos de las mujeres en Gaza, quien también se unió a nosotras por Zoom, explicó cómo los derechos de las mujeres fueron destruidos por el movimiento de pinzas de las fuerzas gemelas de Hamas y la ocupación israelí. Ella argumentó que “las mujeres fueron las víctimas más prominentes de este cambio ideológico” bajo Hamas, donde la ausencia de pluralismo político agravó el deterioro de las condiciones humanitarias causadas por la ocupación.

Si bien Zeinab fue muy clara en que tanto Hamas como la ocupación israelí tenían que ser resistidas al mismo tiempo, algunas feministas palestinas están en conflicto, como he explicado en otra parte. Ven a Al Fatah como lacayos corruptos del Estado israelí y a Hamas como los únicos representantes verdaderos de la lucha nacional, por lo que están preparadas para dejar de lado su malestar para abrazar la agenda fundamentalista religiosa anti-mujer de Hamas. Zeinab observó que las feministas, privadas de cualquier lugar, debían “presionar por enmiendas menores en textos separados en el Código Penal y la ley de estado personal”.

En marcado contraste, las mujeres de Rojava (AANES, Administración Autónoma del Norte y Este de Siria) han logrado un poder sin precedentes, que han utilizado para lograr la igualdad, introduciendo algunas de las leyes más favorables a las mujeres en el mundo y desterrando la religión de la esfera pública. Sin embargo, los derechos ganados por esta democracia revolucionaria de base, se han revertido en aquellas áreas, como Afrin, que han sido invadidas y ocupadas por Turquía, bajo la dictadura de un régimen islamista misógino, como lo describe Rohash Shexo, representante de Reino Unido del Kongra Star, la organización paraguas de mujeres de Rojava.

De hecho, Rojava necesitaba que Estados Unidos permaneciera como un baluarte contra su propio dictador, Bashar Al Assad, Recep Tayyip Erdogan de Turquía e ISIS, contra quienes la lucha aún no ha terminado. Si la Coalición liderada por Estados Unidos no hubiera proporcionado cobertura aérea en la famosa batalla de Kobanê, en 2014, la resistencia kurda a ISIS podría haberse derrumbado. Y es posible que no hayamos tenido una revolución feminista en la que inspirarnos.

Estados Unidos no era una potencia “ocupante”. Su intervención fue absolutamente necesaria para permitir que la gente de Rojava ganara la batalla contra ISIS. ¿Por qué Estados Unidos no se quedó y se convirtió en una potencia ocupante? Dado el uso generalizado de la “democracia” como cobertura del terreno para sus invasiones en todo el mundo, habría tenido sentido que Estados Unidos se quedara para proteger esta frágil democracia. ¿O la democracia real es simplemente demasiado amenazante para Estados Unidos?

Se podría argumentar que la ocupación estadounidense continúa por la puerta trasera a través de su representante, Turquía, que es un aliado de la OTAN. Los ex combatientes de ISIS se han unido al ejército turco como mercenarios e invadieron partes de Rojava con impunidad, en parte, porque Estados Unidos ha mirado hacia otro lado.

¿Fue la intervención de Estados Unidos en Rojava un ejemplo de la doctrina del intervencionismo liberal, como la defendió Tony Blair, quien la usó para justificar la invasión occidental de Irak, Kosovo y Sierra Leona? Irak, de hecho, se convirtió en una ocupación. ¿Se diferencia la ocupación del intervencionismo liberal sólo en el tiempo, cuando los recursos del país acaban siendo explotados por la potencia invasora?

Para Tony Blair, quedarse hasta que el trabajo se hiciera con éxito fue una parte clave de su estrategia. En su famoso discurso sobre el intervencionismo liberal, preguntó: “¿Estamos preparados para el largo plazo? En el pasado hablamos demasiado de estrategias de salida. Pero habiendo hecho un compromiso, no podemos simplemente alejarnos una vez que la lucha ha terminado; es mejor quedarse con un número moderado de tropas que volver para repetir actuaciones con un gran número”.

Y, sin embargo, esta estrategia fracasó en Afganistán.

¿Cómo entendemos el intervencionismo de Estados Unidos en Rojava, que tuvo un impacto positivo en la prolongación de la lucha revolucionaria? Muchos en la izquierda antiimperialista, en su odio instintivo hacia Estados Unidos, también han retaceado su apoyo a la revolución porque se vio que se había ensuciado las manos al trabajar con Estados Unidos.

Todas estas posiciones conflictivas se pelean por los cuerpos y las mentes de las mujeres. Para los fundamentalistas religiosos, el control de las mujeres es una parte central de su proyecto. Para las fuerzas democráticas liberales del mundo, la liberación de la mujer es una parte alabada de su proyecto. Y, sin embargo, estas mismas fuerzas nos venden una y otra vez alentar (en el peor de los casos) o ignorar (en el mejor de los casos) el crecimiento del fundamentalismo religioso.

FUENTE: Rahila Gupta / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.