El enemigo dentro de la comunidad yezidí

Un niño yezidí de 12 años murió y otras siete personas resultaron heridas, algunas de ellas de gravedad, en el ataque del Estado turco contra la Asamblea Popular de Sinune, ocurrido el 15 de junio en Shengal, región del norte de Irak. 

Inmediatamente después del ataque, la Asamblea Popular Democrática de Shengal (APDS)publicó una declaración al mismo tiempo que el pueblo yezidí de la zona se movilizaba para repudiar el hecho.

Tanto la declaración de la Asamblea Popular como otros pronunciamientos difundios por la prensa, coincidieron que los encargados de brindar información al Estado turco para que puediera lanzar los bombardeos fueron miembros del Partido Democrático de KUrdistán (PDK).

¿Quiénes y por qué traicionaron al pueblo yezidí, que en su larga historia ya sufrió 73 genocidos? ¿Tienen estas personas algún vínculo real con los yezidíes o con Shengal? 

Sin duda, las respuestas a estas preguntas son muy importantes para la existencia y la libertad de la comunidad yezidí, que es objeto de fuertes ataques por parte de Turquía.

Haydar Şeşo, que se presentó como comandante de las fuerzas Êzidxan, hizo algunas declaraciones sobre el ataque, mientras la Asamblea Popular de Sinûnê seguía bajo fuego. 

De hecho, en sus discursos, admitió involuntariamente cómo y con qué fines se llevó a cabo el ataque. El militar dio a entender que tenía una relación directa con los bombardeos. 

La familia Şeşo de Shengal es, en realidad, como una miniatura de la dinastía Barzani, que controla con mnao de hierro al Kurdistán iraquí. Lo que la familia Barzani significa para los kurdos, la familia Şeşo significa para la sociedad yazidí. Y eso es la traición.

Al igual que la familia Barzani entrega el Kurdistán y a su pueblo al Estado turco, en aras de sus propios intereses, la familia Şeşo desempeña un papel y una misión semejantes dentro de la sociedad yezidí. No dudan en entablar relaciones con todo el mundo sobre la base de la traición y la cooperación para sus intereses familiares.

Se sabe que las relaciones entre las familias Barzani y Şeşo se remontan a la década de 1970. Estas relaciones permiten que los Şeşo sean los ojos y los oídos de los Barzani dentro la comunidad yezidí.

Cuando el PDK y el Estado turco permitieron el genocidio de los yezidíes a manos de ISIS en 2014. El hecho no tuvo una gravedad mayor por la intervención de las guerrillas de las Fuerzas de Defensa Popular (HPG), que resistieron los ataques de los terroristas.

Desde entonces, la familia Şeşo ha participado muy activamente en la guerra genocida contra la comunidad yezidí, junto con el PDK y el Estado turco.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.