“El enemigo quiere cambiar la estructura demográfica del Kurdistán”

Una delegación del Congreso Nacional del Kurdistán (KNK) viajó a la zona fronteriza entre Polonia y Bielorrusia. En esta entrevista con ANF, el copresidente del KNK, Ahmet Karamus, habló de la situación en la frontera y de las razones que tienen muchos kurdos para huir de sus tierras.

También hizo un llamamiento a los habitantes del Kurdistán del Sur (Bashur, norte de Irak), para que no se vayan de la región, porque “el enemigo está utilizando esta situación en su beneficio” para “cambiar la estructura demográfica del Kurdistán”.

-¿Qué situación ha encontrado en la frontera polaco-bielorrusa?

-Desgraciadamente, no hemos tenido la oportunidad de reunirnos y hablar con los refugiados nosotros mismos. En la frontera polaca se ha creado una zona tampón de 150 kilómetros de largo y 10 de ancho. Es como una zona roja. Hay unos 15.000 soldados y policías desplegados allí. Hay barreras físicas en la frontera, como alambres de púas. No hay forma de que nadie, ni los refugiados ni los que quieren contactar con ellos, puedan pasar. Pequeñas organizaciones prestan ayuda esporádica de diferentes maneras, pero esa ayuda no cubre ni el cinco por ciento de las necesidades.

-¿Cuántos refugiados están retenidos en la “zona de seguridad” de la que habla? ¿Ha tenido la oportunidad de ponerse en contacto con la gente del sur del Kurdistán? ¿Cuáles son sus demandas?

-Según la información que hemos recibido, su número oscila entre 5.000 y 6.000. Estamos hablando de 3.000 a 4.000 kurdos de Bashur. La mayoría son jóvenes, hay niños y mujeres. Las razones por las que emigraron son obvias. Hay causas políticas y económicas. Se trata del desempleo y la falta de perspectivas. No están contentos con la situación en Bashur y siguen diciendo que no pueden vivir allí. La gente no ve un futuro en Bashur.

-¿Hablaron con los militares y policías que asedian la frontera?

-Por supuesto, intentamos hablar con las fuerzas de seguridad en la frontera. Nos decían: “Es una decisión del gobierno, del Estado. No les permitiremos, de ninguna manera, ir a la frontera y hablar con la gente de allí”. El gobierno polaco ya ha prohibido la entrega de suministros de ayuda. Seguimos intentando reunirnos con las instituciones relacionadas con el gobierno. El KNK también ha intentado reunirse con los responsables del Parlamento Europeo y el Comisario de Asuntos de los Refugiados.

-Seguimos recibiendo informes sobre muertes por hambre y frío. ¿Cuál es la situación actual y qué están haciendo al respecto?

-Nuestra delegación está en Varsovia. Actualmente nos reunimos con organizaciones e instituciones de derechos humanos. Nos gustaría reunirnos con algunos diputados polacos e informarles sobre la situación de los refugiados. Hemos puesto en marcha iniciativas a través de Heyva Sor a Kurdistanê (Media Luna Roja Kurda) y otros canales para que la ayuda llegue a quienes buscan protección. Hasta ahora sabemos de 12 muertos. Lo último que hemos sabido es que una mujer embarazada se puso muy enferma a causa del frío y el hambre. Las organizaciones de ayuda lograron llevarla a un hospital en Polonia tras una gran presión. Ha perdido a su hijo y está en coma. Su vida está en peligro. Esta es la situación actual.

-¿Quién es el responsable de esta situación?

-Como todo el mundo sabe, los migrantes llegan a través de Turquía y Bagdad. Bielorrusia y Turquía desempeñan el mayor papel en esto. Quizá tengan un interés común, o cada uno tenga sus propios intereses. El jefe de Estado bielorruso quiere presionar a la Unión Europea (UE). Erdogan y el Estado turco también quieren presionar a la UE y despoblar así el Kurdistán. La estructura demográfica ya ha cambiado en Afrin, Serêkaniyê y Girê Spî (norte de Siria). El mismo concepto y método se utiliza en el Kurdistán del Sur. Quieren asentar allí grupos mercenarios y sus familias bajo el control del Estado turco, como el ISIS, Jabhat al-Nusra y otros.

-El gobierno de Bashur acusa a todos los demás, incluso a los refugiados. ¿Cómo lo ve usted?

-Escuchamos la retórica y las explicaciones de algunos funcionarios del gobierno de Bashure. Culpan a los refugiados. Es muy triste. No lo aceptamos de ninguna manera. Tenemos que abordar esta cuestión juntos y rescatar a los refugiados de este peligro. No vemos ninguna utilidad en las declaraciones de los representantes del gobierno de Bashur. No hay ninguna verdad en ello. Los que obligan a la gente de Bashur a huir no asumen la culpa sobre sí mismos. La culpa es de las autoridades de Bashur; es una vergüenza. Ellos son los verdaderos responsables de que sus ciudadanos se vean obligados a huir.

-¿Tiene algún llamamiento en relación con los desplazamientos y la migración?

-Esperamos que nadie se vea obligado a abandonar su hogar, su pueblo, su país. Como KNK hacemos un llamamiento a los jóvenes kurdos para que dirijan su sociedad hacia el futuro. No abandonen su país. Creen su futuro con sus propias manos, luchando y trabajando en su tierra. Los habitantes del Kurdistán también deben saber que sus vidas corren un gran peligro. Hemos visto la situación de los refugiados de primera mano. La situación es caótica y peligrosa. No se conviertan en una herramienta en manos del enemigo. Entendemos sus razones, pero el enemigo se está aprovechando de esta situación. El enemigo quiere cambiar la estructura demográfica del Kurdistán.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.