El Estado turco se está desmoronando

Los bosques de la región mediterránea de Turquía y el norte de Kurdistán son arrasados desde hace días. Si bien los incendios forestales en Kurdistán a veces son provocados deliberadamente por el ejército, y se evitan los intentos de la población por extinguirlos, el Estado está tomando acciones policiales y legales contra las llamadas de ayuda en las redes sociales.

No hay suficientes aviones de extinción de incendios, pero Turquía tiene 270 orgullosos aviones de combate F-16, que bombardean Kurdistán a diario. Los efectos de los incendios actuales en la naturaleza son fatales, mueren animales y personas, llueven cenizas del cielo, pero todos los recursos estatales existentes se utilizan en la guerra contra los kurdos. Aparentemente, a Turquía se le permite arder por completo mientras Kurdistán siga siendo el objetivo de las ofensivas militares turcas.

Si bien la población ha estado pidiendo ayuda durante días, el presidente Recep Tayyip Erdogan solo arroja paquetes de té a las personas en las regiones incendiadas, propaga promesas vacías y se atrinchera él mismo en su palacio de 1.150 habitaciones. Mientras tanto, el gobierno está llevando a cabo una nueva campaña de difamación contra los kurdos y utilizando los incendios forestales como un tren de propaganda contra el PKK (Partido de los Trabajadores de Kurdistán).

Como si fuera una señal, se culpa a los kurdos de cada desastre en Turquía. Por este motivo, en los últimos días se han llevado a cabo varios linchamientos de fascistas turcos contra los pobladores del Kurdistán del Norte.

Lo que estamos presenciando ahora es un sistema orientado a matar, que se está derrumbando lento pero seguro. Turquía es solo uno de los muchos ejemplos principales que obedece a los dictados del capitalismo y muestra, en forma práctica, lo que significa deshumanizar a la humanidad.

El gobierno turco ahora parece haber comenzado oficialmente a librar la guerra también contra su propio pueblo. Se siente como si Erdogan quisiera prender fuego a toda Turquía y al norte de Kurdistán mientras ve venir su amargo final. De acuerdo con el lema “¡Si yo voy, todos ustedes van!”, el gobernante, rabioso, arremete y parece querer arrastrar a todos a un abismo.

En gran parte de la población de Turquía, sigue prevaleciendo la actitud: “Lo que no me pasa, no me hace daño”. Sin embargo, una pequeña parte reconoce que las políticas del régimen actual se han dirigido principalmente contra los kurdos y otras poblaciones marginadas desde hace décadas.

Pero mientras Erdogan está perdiendo popularidad rápidamente, y también está siendo atacado fuertemente por algunos miembros de la opinión pública, muchos críticos hablan principalmente del daño que el partido AKP, de Erdogan, ha causado al público turco. No se menciona la brutal y múltiple guerra de exterminio contra los kurdos que se ha librado durante décadas. La resistencia interna turca está dirigida contra el daño de los propios intereses y no contra el Estado, que niega su existencia a un pueblo de millones de personas, los kurdos, y los convierte en el objetivo de innumerables métodos de guerra y crímenes.

Lo que se revela es una agresión pan-turca, así como una actitud antidemocrática, la hostilidad sistemática hacia los kurdos y la ignorancia simultánea, que se han arraigado profundamente en el núcleo de Turquía.

El hecho de que un sistema malsano tarde o temprano alcance a quienes hasta ahora lo vitoreaban con un aplauso rotundo, parece la amarga realidad turca. Las graves crisis económicas, la represión contra los críticos, la destrucción de los derechos fundamentales, el hambre, la violencia policial masiva, la creciente tasa de feminicidios, la violencia constante y los incendios en curso, eclipsan la vida cotidiana en Turquía.

Sin embargo, todavía hay un gran esfuerzo en Turquía para compensar las preocupaciones reales de los ataques de motivación fascista contra los kurdos y su exclusión sistemática. Lo que une no es la resistencia contra un sistema bestial de explotación, sino principalmente una postura continua anti-kurda y anti-feminista, y la criminalización de una lucha de liberación justificada.

El racismo anti-kurdo tiene continuidad en Turquía. Se manifiesta en muchas facetas y en todas las instancias de la vida cotidiana. Comienza con la masacre selectiva de kurdos durante décadas, su persecución política, su encarcelamiento masivo, su reasentamiento forzado, la prohibición del idioma kurdo, los ataques selectivos a las estructuras de mujeres kurdas y la prohibición del partido colectivo de izquierda, HDP (Partido Democrático de los Pueblos). También es evidente en el encarcelamiento y el aislamiento durante décadas de la figura política clave Abdullah Öcalan, en ataques de ocupación en violación del derecho internacional, robo cultural, y en la guerra ecológica y económica.

Es una guerra de exterminio sistemática y genocida sobre la base de la cual el Estado turco ha proclamado su república y su unidad.

En un país donde el término “terror” se usa como sinónimo de kurdos y cualquier resistencia política es castigada con represión, la exigencia a todas las personas es tomar una posición. Solo una persona sin perspectiva puede considerarse una persona indefensa. Podemos trasladar este fenómeno a cualquier lugar del mundo, donde se acumulan cada vez más preocupaciones personales y rabia contra un sistema al que la persona individual apenas piensa encontrar respuestas. Esta falta de perspectiva, a menudo no termina con el desarrollo de un carácter revolucionario y una organización decisiva, sino con demasiada frecuencia con el desarrollo de un orgullo nacional peligroso y teorías de conspiración extrañas. Entonces, un sentimiento opresivo de impotencia no está muy lejos.

En este proceso, ahora se trata de aferrarse con todas las fuerzas a la organización progresista, de no mirar indefenso y de no convertirse en un perpetrador.

FUENTE: Sara Meleti / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *