En la nueva agitación de Oriente Próximo, ¿qué pasa con la paz entre turcos y kurdos?

Escribo estas palabras mientras las llamas de la guerra amenazan Oriente Próximo. El conflicto israelí con Hamás dura ya casi dos meses. Aumentan los ataques ocultos de Irán contra bases estadounidenses en Siria e Irak, y Estados Unidos intensifica a su vez su presencia militar en la región. Ante el silencio internacional, continúan los ataques aéreos turcos contra las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS). El 27 de octubre, Turquía asesinó a un alto comandante de las FDS que trabajaba como coordinador con la Coalición Internacional liderada por Washington y tenía años de experiencia en la lucha contra ISIS. A finales de noviembre, los ataques con drones mataron a tres personas, entre ellas un trabajador de una ONG, e hirieron a otras ocho en el lapso de tres días.

En un momento de escalada como este, pocos o nadie hablan de una salida. Hablar de un nuevo proceso de paz kurdo-turco es como caminar solo por un campo de minas. No hay alternativa a la guerra en la actual política turca hacia los kurdos y las comunidades aliadas con ellos en el norte y este de Siria. La ocupación turca de las ciudades de Afrin, Serêkaniyê y Tel Abyad son los ejemplos más destacados de ello, junto con su claro apoyo a grupos extremistas y facciones yihadistas para combatir a las FDS. Seis meses después de que el presidente turco Recep Tayyip Erdogan y su Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) ganaran la reelección, parece que Turquía continuará con esta política.

Pero no siempre ha sido así. La historia reciente nos habla de reuniones y coordinación kurdo-turcas en Siria que pueden servir de base y ser la piedra angular para alcanzar una paz global en el noreste de Siria.

Hace diez años, en los primeros días de la guerra siria, una delegación oficial kurda que representaba a la Autoridad Suprema Kurda cruzó de Dirbesiye a Turquía para dirigirse al Ministerio de Asuntos Exteriores turco en Ankara. La delegación kurda estaba compuesta por Salih Muslim, Elham Ahmed, Aldar Khalil, Asia Abdullah, Muhammad Musa, Abdul Salam Ahmed, Abdul Rahman Hamo, Abdul Majid Sabri y Mustafa Mashayikh. El jefe de la delegación turca que los recibió fue Feridun Sinirluoğlu, quien dijo a la delegación kurda que se reunía con ellos con el conocimiento del ministro de Asuntos Exteriores, Ahmed Davutoğlu, y del entonces primer ministro Erdogan.

Los funcionarios kurdos dijeron a la delegación turca que esperaban mantener buenas relaciones de vecindad con Turquía y que no había necesidad de que Turquía temiera la presencia de kurdos en su frontera meridional. Comunicaron su disposición al diálogo.

Rápidamente surgieron intereses irreconciliables: los kurdos estaban decididos a proteger su identidad y su incipiente proyecto político, mientras que Turquía pretendía utilizar la administración kurda como peón en su proyecto expansionista en Siria. A pesar de que ambas partes estaban casi seguras de que el camino hacia un acuerdo estaba bloqueado, las conversaciones continuaron.

Las reuniones dieron lugar incluso a cierta coordinación turco-kurda. Cuando la embestida de ISIS en Siria estaba en su punto álgido, Ankara se coordinó con Salih Muslim, actual copresidente del Partido de la Unión Democrática (PYD), para solicitar el traslado del cuerpo de Suleiman Shah desde Karakozakh, cerca del río Éufrates, a la aldea de Ashma, en la zona rural de Kobane, en la frontera sirio-turca. Turquía temía que ISIS destruyera el yacimiento arqueológico.

Muslim afirma que él y Abdul Rahman Hamo coordinaron la operación mediante varias reuniones celebradas en Estambul, Urfa y el paso fronterizo de Murshitpinar, entre Kobane y Turquía. El político kurdo y sus colegas esperaban que esta coordinación pudiera sembrar la semilla de la confianza entre ambas partes.

En coordinación con la Administración Autónoma y con la protección de combatientes de las YPJ y las YPG, soldados y vehículos blindados turcos entraron y cruzaron las calles de Kobane, que meses antes se había convertido en un símbolo de la resistencia contra ISIS y del apoyo internacional a los kurdos. En ese momento, Salih Muslim se encontraba en línea directa con una sala de operaciones turca, que le dio las gracias tras completar el traslado del cadáver. Este destacado acontecimiento fue la comidilla de los medios de comunicación de la época, pero sin mencionar el papel kurdo.

Al día de hoy, no hay ningún indicio de una posible paz turco-kurda en el noreste de Siria. Cuatro años después del fracaso del proyecto de “zona segura” en el norte de Siria con la mediación de Estados Unidos y la posterior ocupación turca de Serêkaniyê y Tel Abyad, no cabe duda de que la decisión del ex presidente estadounidense Donald Trump de retirar sus fuerzas de Siria y dar luz verde a un ataque turco, disminuyó las posibilidades de un acuerdo pacífico. Esa desastrosa decisión provocó el desplazamiento de unas 250.000 personas de la “zona segura” y la incursión de Rusia en las áreas de influencia de Washington en Siria.

¿Es posible que los kurdos y los turcos vuelvan a tener una coordinación conjunta y unas relaciones de buena vecindad? La respuesta puede estar en Estados Unidos, quizá la única potencia capaz y dispuesta a dar una respuesta concluyente.

Las posiciones anteriores en esta guerra no auguran nada bueno. El 2 de mayo, durante la visita a Washington de una delegación de la Coalición Siria y del Comité de Negociación, afines a Ankara, estaba prevista una reunión con representantes del Consejo Democrático Sirio (CDS), que nunca llegó a celebrarse. Algunas fuentes afirman que Ankara se negó a permitirla.

A principios de año, Turquía también se negó a permitir que la ayuda enviada por la Administración Autónoma pasara a las víctimas del terremoto en el noroeste de Siria ocupado por Turquía. Muchos funcionarios de la oposición afirmaron que se trataba de una decisión turca que no podían impugnar. Parece que Ankara es tajante en su rechazo a cualquier acercamiento a la Administración Autónoma o al resto de formaciones políticas y militares del noreste del país. A pesar de las duras y continuas objeciones turcas, parece que se están realizando algunos esfuerzos para conectar el noreste a través de organizaciones de la sociedad civil -lo que se denomina acercamiento de abajo arriba- para allanar el camino a una posible conectividad a niveles superiores cuando las circunstancias lo permitan.

Los continuos ataques aéreos turcos contra el noreste de Siria -por no hablar de una posible nueva operación terrestre- suponen un riesgo significativo para el personal de Estados Unidos y de la Coalición, socavan la misión contra ISIS y causan una gran inestabilidad e inseguridad para todos en la región. Los ataques aéreos y con drones del mes pasado causaron daños por valor de más de mil millones de dólares, mataron a decenas de personas y dejaron a millones de personas luchando por acceder a calefacción, combustible y agua potable a medida que se acerca el invierno.

En última instancia, la campaña de bombardeos se asemeja a una operación terrestre a cámara lenta. Tiene las mismas repercusiones: mercados colapsados, emigración masiva de la región y un futuro incierto para los que se quedan. Incluso la misión contra ISIS -la razón declarada de la presencia de la Coalición en Siria- se está descuidando debido a las amenazas turcas. La Coalición no está ofreciendo acciones significativas sobre los problemas más acuciantes, como los combatientes extranjeros de ISIS, las familias vinculadas a ISIS y los centros de detención, lo que ejerce una presión aún más insoportable sobre la AANES. Con un tribunal local previsto en el noreste de Siria, la comunidad internacional debe apoyar a las autoridades locales en la mayor medida posible para hacer frente a esta amenaza.

Es clave que Washington se dé cuenta de que una paz kurdo-turca en el noreste de Siria es una tarea fundamental para sus intereses de estabilidad y seguridad a largo plazo, que incluya dicho acuerdo en su agenda y que conceptualice e implemente medidas prácticas para lograrlo. Los actuales funcionarios estadounidenses que ocupan altos cargos en la política de Oriente Medio, entre ellos el ex enviado especial de Estados Unidos en el noreste de Siria, Nicholas Granger, que ahora reside en Estambul, y el Coordinador de la Casa Blanca para Oriente Medio y el Norte de África, Brett McGurk, están familiarizados con la cuestión. Hace tiempo que es evidente que no existe una solución militar al conflicto y que los intentos de alcanzarla dejan a todas las partes más inseguras. ¿Pondrán por fin en práctica Estados Unidos y sus aliados ese entendimiento?

FUENTE: Hoshang Hasan / Kurdish Peace Institute / Traducido y editado por Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *