El fracaso de la política de Biden en Siria

Las bases estadounidenses en Siria e Irak han sido objeto recientemente de intensos ataques con cohetes y drones por parte de milicias respaldadas por Irán, los primeros de su tipo en la región desde la guerra de Irak en 2003. Tales ataques reflejan un fracaso en la política exterior de la administración de Joe Biden hacia Siria y toda la región de Oriente Medio.

Antes del ataque de Hamás a Israel el 7 de octubre, la administración Biden parecía dejar todas las cuestiones neurálgicas pendientes en Siria y Oriente Medio –especialmente la creciente influencia iraní– en un segundo plano, si no ignorándolas por completo.

Esto se reflejó claramente en un discurso del 28 de septiembre de Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional del presidente, quien dijo: “La región de Oriente Medio está hoy más tranquila de lo que ha estado en dos décadas”. Para su disgusto, su declaración envejeció mal.

La política de Biden en Siria

La política de la administración Biden en Siria ha tenido como objetivo garantizar la derrota duradera del Estado Islámico (ISIS), reducir las hostilidades y mejorar las condiciones humanitarias, según funcionarios estadounidenses citados por el Atlantic Council, un grupo de expertos estadounidense. Sin embargo, ninguno se ha materializado.

ISIS, a pesar de no tener ningún control territorial, continúa lanzando operaciones en vastas zonas de Siria, especialmente en Deir Ezzor, donde está presente personal estadounidense. Su objetivo son civiles, combatientes de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), aliadas de Estados Unidos, y fuerzas del gobierno sirio.

En octubre, ISIS llevó a cabo un total de 15 ataques , 11 de los cuales fueron reivindicados por el grupo, matando a 13 personas e hiriendo a otras 10, según el Departamento de Seguimiento y Documentación de North Press. Sólo el 26 y 27 de noviembre, el grupo extremista mató a 16 soldados del gobierno sirio e hirió a otros 27 en el desierto de Deir Ezzor.

Aunque las líneas de batalla en Siria han estado estancadas desde 2019, las hostilidades continúan en el país: Rusia y el gobierno sirio continúan bombardeando el noroeste de Siria con ataques aéreos y artillería; ISIS no ha cesado sus operaciones; las FDS llevan meses luchando contra militantes afiliados al gobierno sirio e Irán en Deir Ezzor; y Turquía ha atacado repetidamente áreas controladas por las FDS en el noreste de Siria.

Por otra parte, las condiciones humanitarias tampoco han mejorado. Alrededor del 90 por ciento de la población del país vive por debajo del umbral de pobreza y aproximadamente 12 millones de sirios padecen inseguridad alimentaria, tres millones de los cuales se enfrentan a una inseguridad alimentaria aguda, según las Naciones Unidas. El terremoto del 6 de febrero, que azotó el noroeste del país, ha exacerbado aún más la crisis humanitaria.

No es una prioridad

Desde que asumió el cargo en 2020, se ha considerado que el presidente estadounidense Joe Biden sacó a Siria del radar de su país. Simplemente ha mantenido los 900 soldados estadounidenses ya existentes como parte de la misión de la Coalición Global liderada por Estados Unidos de derrotar a ISIS. La administración ha parecido más centrada en la guerra en Ucrania, la competencia estratégica con China y, actualmente, el conflicto entre Israel y Hamas en Gaza.

En cuanto al gobierno sirio, la administración Biden ha mantenido las sanciones existentes e introdujo la Ley Captagon, que ha resultado bastante ineficaz para frenar el tráfico de drogas dentro de Siria y su flujo hacia los países vecinos. Más bien, pareció servir como una medida disuasoria para los Estados árabes que buscan normalizar las relaciones con el presidente sirio Bashar Al Assad.

“Siria no es una prioridad para Joe Biden. Ha prestado el mínimo servicio al mantener la presencia estadounidense en el noreste de Siria y rechazar cualquier normalización con el régimen de Bashar Al Assad. La guerra en Ucrania y la competencia con China están distanciando a Washington de los asuntos sirios”, aseguró a North Press Fabrice Balanche, profesor asociado y director de investigación de la Universidad de Lyon 2.

Interés renovado

Desde la guerra entre Israel y Hamas, más de 70 ataques tuvieron como objetivo bases estadounidenses en Irak y Siria, lo que provocó más de 60 heridos, algunos de los cuales tuvieron lesiones cerebrales traumáticas, según el Pentágono. Los funcionarios estadounidenses culparon a Irán de estar detrás de los ataques.

Al quedarse quieta, la actual administración estadounidense no sólo ha envalentonado a Irán para aumentar su invasión en Siria, sino que también ha atacado al personal estadounidense en el país.

Irán, a través de su Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI) y sus milicias locales afiliadas, mueve los hilos y ejerce control sobre amplias extensiones de tierra en Siria. La Resistencia Islámica en Irak, que surgió después del ataque del 7 de octubre y se atribuyó la mayoría de los ataques a las bases estadounidenses en Siria e Irak, es un apodo para las milicias vinculadas al CGRI en ambos países.

Además, el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Hossein Amir-Abdollahian, ha advertido repetidamente durante el último mes a Estados Unidos e Israel sobre las “consecuencias” si la guerra en Gaza continúa.

El investigador Fabrice Balanche añade: “Después de la masacre del 7 de octubre perpetrada por Hamas en Israel, Estados Unidos se vio obligado a renovar su interés en Siria debido a la presencia iraní. Las tropas estadounidenses están siendo acosadas por Irán en represalia por el apoyo de Estados Unidos a Israel. El objetivo de Irán es presionarlos para que se vayan”.

¿Posible retirada?

Hay que reconocer que Biden ha optado, hasta ahora, por no retirar las fuerzas estadounidenses del norte de Siria y dejar atrás a los aliados de su país en Siria, las FDS, algo que su predecesor, Donald Trump, ha hecho dos veces. Durante el mandato de Trump, se autorizaron dos operaciones militares turcas en el norte de Siria, en las que Rusia aumentó su influencia en el país devastado por la guerra y provocó el desplazamiento de aproximadamente 600.000 habitantes originales.

El 8 de marzo, el representante estadounidense en el Congreso, Matt Gaetz, propuso una legislación para una retirada completa de Estados Unidos de Siria, que fracasó en una votación de 103 a 321.

Balanche descartó cualquier retirada de las tropas estadounidenses de Siria bajo el mandato de Biden, “porque los republicanos lo acusarían de debilidad”.

“Pero una vez elegido Trump, como será el candidato republicano, puede decidir retirar las tropas para no ponerlas en peligro, como en octubre de 2019, considerando que se trata de una ‘guerra sin fin’. Todo dependerá de la duración de la guerra en Gaza y de sus consecuencias. Una prioridad por parte de los demócratas es que prevalezca la firmeza hacia Irán y en eso no se trata de dar marcha atrás. Pero Washington no quiere aumentar su apoyo militar”, concluyó el profesor asociado.

FUENTE: Farzand Hussein / North Press / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *