El silencio es el objetivo

La principal motivación de la detención de Abdurrahman Gök desde abril pasado fue haber fotografiado el tiroteo de la policía contra Kemal Kurkut durante las celebraciones de Newroz, en 2017, según declaró el propio periodista kurdo encarcelado a Expression Interrupted, un sitio web que hace un seguimiento de los procesos judiciales contra periodistas y académicos en Turquía.

Gök, redactor jefe de la agencia Mezopotamya, fue uno de los periodistas enviados a prisión en espera de juicio tras las detenciones masivas de círculos pro-kurdos en todo el país, en vísperas de la primera vuelta de las elecciones generales de mayo, en las que el presidente Recep Tayyip Erdogan se aseguró otro mandato. La próxima vista de la causa contra él se celebrará el 5 de diciembre en la ciudad de Diyarbakır (Amed).

El acta de acusación contra el periodista cita libros que pueden encargarse legítimamente por Internet, el alta en la seguridad social que le dio la institución para la que trabaja y fotografías que hizo en el norte de Siria, como pruebas de su supuesta “pertenencia a una organización ilegal”.

Crónica de amenazas e intimidaciones tras denunciar un tiroteo policial

Gök es periodista desde hace casi 20 años, pero el público lo conoce, sobre todo, por las fotografías que tomó en 2017, documentando los disparos que la policía turca efectuó contra Kemal Kurkut, de 23 años, que mataron al joven kurdo cuando se unía a las celebraciones del Newroz.

El gobernador de entonces dijo que Kurkut había empuñado un cuchillo en el control policial de camino a la zona donde se celebraba el festival. Los agentes de policía afirmaron que el joven era un terrorista suicida.

La serie de fotografías de Gök mostró a Kurkut, con el torso desnudo y con una botella de agua en una mano y un objeto que podía o no ser un cuchillo en la otra, corriendo de espaldas a la policía, y desplomándose poco después, tras recibir un disparo en la espalda.

Dos agentes fueron investigados por la muerte del universitario, pero fueron absueltos en 2022.

“Tras publicar estas fotografías, fui objeto de numerosas amenazas, desde vigilancia física a vigilancia técnica, desde llamadas telefónicas anónimas a redadas domiciliarias. Me detuvieron en repetidas ocasiones. Ahora, por fin, he ingresado en prisión preventiva”, ha declarado Gök.

En 2022, Gök fue condenado a 18 meses y 22 días de prisión por estas fotografías. Sus abogados declararon que recurrirían el caso.

“Tras la publicación de la fotografía de Kemal Kurkut, la policía hizo una redada en mi casa. Como estaba en el trabajo, fui después a comisaría y presté declaración. Me dijeron que alguien me había delatado. No conocía los detalles. Luego resultó que no me procesaron. Me volvieron a llamar a declarar por ese mismo caso en el mismo año 2017. En octubre de 2018, la policía volvió a allanar mi casa. Me soltaron tres días después tras prestar declaración en comisaría”, relata Gök.

Cuando el policía que disparó a Kurkut fue absuelto tras los juicios, se presentó una nueva acusación contra Gök. Esta vez la acusación pedía hasta 22 años y medio de cárcel. La acusación se basaba enteramente en sus actividades periodísticas. Fue juzgado sin detención, sobre la base de una acusación consistente en reportajes periodísticos y fotografías y el testimonio de un testigo secreto. La fiscalía afirmó que Gök había tomado las fotografías en cuestión “siguiendo instrucciones de la organización” (eufemismo utilizado por el poder judicial turco para referirse al Partido de los Trabajadores de Kurdistán –PKK-).

El periodista

Gök ha pasado los últimos 12 años de sus más de 20 años de periodismo en zonas de conflicto, viajando a Siria en 2011 para seguir la guerra civil, siguiendo los ataques de ISIS contra Sinjar (Shengal) en el norte de Irak y la batalla de Kobane, en Rojava, en 2014, y también la campaña contra ISIS en Raqqa en 2016 y 2017. Gök, que también cubrió las protestas a nivel nacional que comenzaron con la muerte de Jîna Mahsa Amini en Irán, dijo que todos estos fueron procesos bastante desafiantes.

“Sin embargo, cuando tus noticias ayudan a la gente con sus problemas, también te enfrentas a tus propios traumas –añadió-. Cuando haces periodismo orientado al ser humano, a la naturaleza, cuando te centras en historias humanas, en realidad contribuyes a la solución de muchos problemas”.

Gök, que ya lleva siete meses entre rejas, dijo que cada vez que veía la televisión deseaba estar en Gaza, y que también quería informar sobre los ataques de Turquía contra las zonas controladas por los kurdos en el norte y este de Siria.

“Cuando no veo [los ataques contra el norte y el este de Siria] en la televisión o en los periódicos, me doy cuenta de por qué estoy en la cárcel”, aseguró Gök.

El periodista dijo que pasa gran parte de su tiempo en prisión leyendo, y añadió que no tiene acceso a los periódicos y canales de televisión de la oposición, y que sólo puede obtener noticias de fuentes que elogian al gobierno.

FUENTE: Medya News / Traducción y edición: Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *