En medio de conversaciones nucleares, Occidente no puede ignorar la cuestión kurda de Irán

Con un nuevo acuerdo para frenar el programa nuclear de Irán en el horizonte, años después de que Estados Unidos abandonó el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) original, las relaciones occidentales con Irán y las concesiones a Teherán están actualmente en la agenda. Recientemente, se presentó en Viena el texto de un posible acuerdo. Estados Unidos ha ofrecido su respuesta, y ahora, aparentemente, la pelota está en el tejado de Irán.

En tal clima, la situación de la minoría kurda de Irán no parece relevante de inmediato. Pero los gobiernos occidentales no pueden darse el lujo de dejar de lado el tema a largo plazo. Comprender las tácticas que usa Irán para tomar medidas enérgicas contra los kurdos, desde la explotación económica hasta la represión transnacional y el uso de milicias, les dará a los gobiernos una mejor idea de cómo el Estado iraní expande su influencia y apunta a aquellos que se oponen a su gobierno; y les permitirá contrarrestar estas prácticas de una manera que promueva la estabilidad, la buena gobernanza y los derechos humanos.

Represión de los kurdos iraníes

Unos ocho a diez millones de kurdos viven en Irán, concentrados en el noroeste del país (conocido como Kurdistán Oriental o Rojhilat, en idioma kurdo). Los kurdos en Irán han desempeñado un papel destacado en la lucha internacional por los derechos y la autonomía, desde el establecimiento de la primera república kurda en Mahabad, en 1946, hasta la actualidad. En respuesta, tanto la monarquía iraní como la República Islámica han trabajado para contrarrestar las ambiciones kurdas en toda la región por medios violentos y represivos, a menudo yendo a los extremos de atacar a los grupos y líderes kurdos. Esto ha desestabilizado el Medio Oriente y ha puesto en peligro a los kurdos en todas partes.

Al igual que hoy en Turquía, y en Irak y Siria antes del establecimiento de entidades políticas kurdas autónomas en ambos países, la identidad, el idioma y la cultura kurdos están reprimidos en Irán. Los servicios de inteligencia y las fuerzas de seguridad iraníes atacan regularmente a los kurdos con cargos falsos o sin ningún cargo. Las organizaciones de derechos humanos estiman que, a pesar de representar el 13% de la población del país, los kurdos representan casi la mitad de los presos políticos en Irán. En el sistema penitenciario del país, los kurdos se enfrentan a torturas generalizadas y tienen una probabilidad desproporcionada de ser condenados a muerte: 48 kurdos fueron ejecutados solo en 2021. Ese mismo año, 28 kolbars, trabajadores obligados a transportar mercancías a través de las regiones montañosas entre Irán, Irak y Turquía para ganarse la vida como resultado de la falta de desarrollo en las provincias kurdas de Irán, fueron asesinados a tiros por los guardias fronterizos y otros 112 resultaron heridos.

Irán también se involucra en la represión transnacional para aplastar la disidencia kurda, más allá de sus fronteras. La campaña de asesinatos del país ha llegado hasta Europa. En 1989, el líder del Partido Democrático del Kurdistán Iraní (PDKI), Abdul Rahman Ghassemlou, fue asesinado mientras se reunía con representantes iraníes para mantener conversaciones diplomáticas en Viena. En 1992, otros tres altos funcionarios del PDKI fueron fusilados en un restaurante de Berlín.

Sin embargo, la mayoría de los ataques contra la oposición kurda en el extranjero han tenido lugar en la vecina Región del Kurdistán de Irak (RKI). Un informe alega que 259 personas murieron y 121 resultaron heridas en ataques patrocinados por el Estado iraní allí desde 1979. En la década de 1990, cuando la República Islámica consolidó el poder después de ocho años de guerra con Irak y aumentó la presión sobre los disidentes, los activistas kurdos iraníes vieron a la nueva comunidad autónoma como refugio seguro. Sin embargo, con el tiempo, los dos principales partidos kurdos iraquíes mantuvieron vínculos con el gobierno iraní a sus expensas. El grado en que Irán es libre de atacar a sus oponentes en suelo kurdo iraquí se hizo evidente en 2018, cuando los cohetes iraníes atacaron las oficinas del PDKI en Koya, matando a 11 miembros de alto rango del grupo e hiriendo a docenas más.

Apuntando a las ambiciones kurdas en Irak y Siria

La participación iraní en el Kurdistán iraquí no se limita a ataques contra grupos kurdos iraníes y figuras de la oposición. Irán también tiene importantes intereses militares y económicos en la región, los cuales ha perseguido a expensas de la autonomía kurda iraquí.

Durante la lucha contra ISIS, Irán ayudó inicialmente a las fuerzas kurdas iraquíes con suministros, dinero en efectivo y armas, que tanto necesitaban. Sin embargo, la huella militar que Irán y las milicias iraquíes respaldadas por Irán pudieron establecer en ese momento permitió que estas milicias tomaran el control de Kirkuk, en 2017, desplazando a decenas de miles de residentes kurdos de la ciudad y debilitando la región del Kurdistán.

Irán es uno de los dos proveedores de bienes más importantes para el RKI, junto con Turquía. Ambos países inundan los mercados locales con productos de baja calidad, a precios con los que las empresas locales no pueden competir. Las exportaciones iraníes al Kurdistán iraquí también incluyen servicios, e incluso energía, que, irónicamente, a menudo se genera a partir de represas que amenazan el suministro de agua de la región del Kurdistán.

Irak, en su conjunto, es el mayor importador de productos iraníes, e Irán se beneficia de la incapacidad de las empresas iraquíes y kurdas para competir con sus productos y la falta de voluntad del gobierno para ayudarlos a hacerlo, lo que perpetúa la relación de explotación y otorga a Irán una importante influencia económica.

Irán aún no ha podido establecer un punto de apoyo similar en el noreste de Siria, controlado por los kurdos, pero también representa una amenaza para la autonomía kurda allí, una que solo aumentará si continúan las tendencias actuales. Alrededor de Hesekê y Deir Ezzor , las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) se han enfrentado a mayores desafíos de los grupos respaldados por Irán, alineados con el régimen sirio. Enfrentamientos recientes entre Estados Unidos en Siria y estas milicias respaldadas por Irán, perjudican la perspectiva de negociaciones exitosas entre la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES) y Damasco, y pueden conducir a una escalada que dañaría a los civiles y descarrilaría los esfuerzos para derrotar a ISIS y evitar más ataques turcos.

Si bien Irán no ha expresado su apoyo a otra invasión turca del territorio de las FDS, esta posición se basa en la preocupación por su propia presencia militar allí, y por el impacto de la intervención turca en Damasco. De hecho, la cooperación turco-iraní está viva y coleando en otros frentes, en detrimento de los kurdos en todas partes. La oposición compartida al poder político kurdo seguirá acercando a los dos países, a pesar de las protestas de los aliados occidentales de Turquía.

La fortificación y militarización de la frontera entre Turquía e Irán es un ejemplo clave de esta convergencia. La Administración de Vivienda y Desarrollo de Turquía (TOKİ, por sus siglas originales), de propiedad estatal, que construyó el muro fronterizo entre Turquía y Siria, ahora está construyendo un muro allí. Tanto Irán como Turquía están intensificando su presencia militar en la zona para contrarrestar la migración y el comercio transfronterizo ilegal. En julio, las fuerzas turcas mataron a un niño después de abrir fuego contra un vehículo que transportaba inmigrantes en la ciudad kurda de Van, cerca de la frontera con Irán. Las autoridades turcas e iraníes también trabajan juntas en la recopilación de información sobre disidentes, incluidos los kurdos, y en la deportación de refugiados kurdos. Con el aumento del sentimiento anti-refugiados en Turquía, existe un gran apoyo público para este tipo de medidas.

¿Cómo pueden responder Estados Unidos y Europa?

Abordar estos desafíos no requiere un enfoque excesivamente securitizado, o el fin total de las conversaciones con Irán. La escalada del conflicto entre Irán y Occidente, en caso de un acuerdo fallido, dañaría más a los kurdos y otras minorías, y probablemente se desarrollaría en territorios iraquí y sirio, en contra de los deseos de los civiles en ambos países que no tienen interés en una lucha entre las más grandes potencias.

En cambio, la diplomacia debe llevarse a cabo de manera racional y basada en principios. Los Estados deben aprovechar la atmósfera de distensión para aplicar estrategias diplomáticas, políticas y económicas para contrarrestar la represión iraní.

Cualquier Estado que busque recalibrar su relación con Irán, debe comprometerse a defender a sus ciudadanos y personas en su territorio de las amenazas planteadas por Irán o actores vinculados a Irán. Históricamente, los gobiernos occidentales han dado una respuesta silenciada a los ataques de alto perfil contra los disidentes iraníes en el extranjero, incluidos los kurdos, probablemente por razones políticas y económicas. Sin embargo, permitir o pasar por alto este comportamiento seguirá teniendo consecuencias mortales, como lo dejó claro el reciente ataque contra el autor Salman Rushdie en Estados Unidos. Los gobiernos deben informar a Irán de que no está permitido atacar o incitar a la violencia contra civiles dentro de sus fronteras y proteger a quienes se encuentran en mayor riesgo.

La comunidad internacional también debe comprometerse con las personas y las comunidades que más sufren el autoritarismo iraní, tanto en el propio Irán como en el extranjero. Deben priorizar el diálogo con las mujeres, las minorías étnicas y religiosas, y otras personas que desafían no solo al gobierno actual, sino también a las tendencias nacionalistas y fundamentalistas en las que se basa. Al mismo tiempo, deben tener en cuenta las facciones de oposición que se oponen a la República Islámica pero comparten sus prejuicios étnicos y religiosos.

La comunidad internacional también debería invertir en fortalecer al gobierno kurdo y la fortaleza económica para contrarrestar la influencia iraní en Irak y Siria. Irán no tiene interés en permitir que se desarrolle una segunda región autónoma kurda fuera de su control. Si puede obtener el grado de influencia militar y política sobre la AANES que tiene sobre el RKI, esto tendrá repercusiones masivas para la gobernabilidad y la seguridad en esa región y en todo Medio Oriente. Estabilizar el noreste de Siria, prevenir nuevos conflictos en la región y trabajar para reducir los existentes, y ayudar al Kurdistán iraquí a ser más autosuficiente, beneficiará a todas las partes involucradas.

FUENTE: Dastan Jasim / Kurdish Peace Institute / Fecha original de publicación: 30 de agosto de 2022 / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *