“En Irán se deben tomar medidas para satisfacer las demandas de la gente y resolver los problemas”

La co-presidencia del Consejo Ejecutivo de la Unión de Comunidades del Kurdistán (KCK) demandó al régimen iraní que reconozca el problema kurdo en el país y tome medidas para resolverlo en lugar de culpar a las minorías o a las potencias extranjeras por los levantamientos populares actuales.

A continuación publicamos la declaración completa:

Muchos manifestantes han perdido la vida como resultado de la respuesta violenta del Estado iraní a las protestas populares que comenzaron en Rojhilat (Kurdistán iraní) y luego se extendieron por todo Irán, tras el brutal asesinato de la mujer kurda Mahsa (Jina) Amini. Es inaceptable que el Estado iraní respondiera violentamente a las protestas populares, lideradas por mujeres que promueven las demandas de democracia y libertad de toda la sociedad iraní, especialmente de las mujeres, y que muchas personas perdieran la vida como resultado de la represión. Como Movimiento por la Libertad Kurda, condenamos esta actitud agresiva del Estado iraní y conmemoramos respetuosamente a quienes perdieron la vida.

Además de los ataques contra las personas dentro del país, el Estado iraní también atacó Bashur (sur de Kurdistán, norte de Irak) y atacó a las fuerzas de Rojhilat. Debido a que el Estado iraní culpa a los kurdos de las protestas, lleva a cabo ataques contra los kurdos y las organizaciones kurdas de Rojhilat. Como resultado de los ataques contra las organizaciones kurdas, muchos revolucionarios, patriotas y ciudadanos han perdido la vida. Conmemoramos a quienes perdieron la vida como resultado de estos ataques y ofrecemos nuestras condolencias al pueblo de Kurdistán y a las fuerzas de Rojhilat que fueron atacadas. Condenamos estos ataques llevados a cabo por el Estado iraní contra las fuerzas kurdas. El enfoque del Estado iraní causa problemas no solo a los pueblos del país sino también a sí mismo.

Las demandas expresadas por las mujeres kurdas e iraníes son demandas democráticas, legítimas y universales

El Estado iraní debe tener en cuenta la demanda de democracia del pueblo iraní, especialmente la demanda de libertad de las mujeres, y tomar medidas para satisfacer estas demandas y resolver los problemas. Las demandas expresadas por las mujeres kurdas e iraníes son demandas democráticas, legítimas y universales. Las demandas de las mujeres no pueden ser ignoradas y su represión violenta es inaceptable. El enfoque del Estado iraní, que no reconoce el libre albedrío de las mujeres y trata de reprimirlas con violencia estatal, es inhumano e inaceptable. El Estado iraní debe abandonar su mentalidad y comprensión dominada por los hombres contra las mujeres y su demanda de libertad. Aunque el régimen afirma tener un enfoque positivo hacia las mujeres, la sociedad y las personas gracias a su cultura y creencias tradicionales, su reciente represión a la reivindicación de la libertad de la sociedad y de los pueblos, especialmente de las mujeres, demuestra que no es así. La comprensión y la mentalidad dominadas por los hombres que rechazan la realidad, la naturaleza y las demandas de libertad de las mujeres no son correctas y no producirán resultados.

El Estado iraní siempre intenta calificar las protestas que revelan una reacción negativa del público y reflejan las demandas legítimas de la gente, como una conspiración de potencias extranjeras. Esta retórica debe ser finalmente abandonada. No es relevante ni cierta. Los pueblos y la sociedad iraníes, especialmente las mujeres, tienen serios problemas. En lugar de culpar a las potencias extranjeras, el Estado iraní debería reconocer los problemas de las mujeres. Ningún poder que desafíe la democracia y las libertades puede tener legitimidad, ni sobrevivir. Por lo tanto, el Estado iraní debe tomar medidas con respecto a los problemas y demandas de la sociedad. Se deben promover métodos de diálogo, negociación y reconciliación para la solución de los problemas y se deben introducir pasos de democratización para resolverlos.

Las intervenciones de las potencias extranjeras no son en beneficio de los pueblos y no dan resultado alguno

El Estado iraní y otras potencias ya saben que, como Movimiento de Libertad Kurdo, siempre nos oponemos a las intervenciones de potencias extranjeras en Oriente Medio. Las intervenciones de las potencias extranjeras no son en beneficio de los pueblos y no dan resultado alguno. Así, consideramos correcta nuestra actitud anti-intervencionista y la preservamos. La forma más efectiva de prevenir las intervenciones de potencias extranjeras es tomar medidas que satisfagan las demandas de libertad y democracia de la sociedad. Si se toman medidas de democratización, se frustrarán y evitarán las conspiraciones e intervenciones de potencias extranjeras. Si esto no se hace, ni el Estado tendrá legitimidad popular, ni se eliminará la amenaza de intervenciones extranjeras.

La cuestión kurda debe reconocerse oficialmente y deben tomarse medidas para resolverla

El Estado iraní debería centrarse en la solución de la cuestión kurda en lugar de culpar a los kurdos por las protestas populares actuales. La cuestión kurda debe reconocerse oficialmente y deben tomarse medidas para resolverla. La cuestión kurda es uno de los problemas más fundamentales no solo para Irán sino para todo Oriente Medio. Esta realidad no puede ser ignorada. Quien ignore la cuestión kurda será quien más la sufra. Por lo tanto, los ataques contra el pueblo y las fuerzas kurdas no son de interés para el Estado iraní. El Estado iraní debe darse cuenta de esta realidad, abandonar los enfoques discriminatorios y detener sus ataques contra el pueblo, las mujeres y las organizaciones kurdas lo antes posible.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *