Erdogan finge que la prisión de Diyarbakir nunca existió

El 14 de julio, el día en que escribo esta columna, cuatro reclusos de la prisión de Diyarbakır iniciaron una huelga de hambre contra el brutal régimen de la prisión. Era 1982, dos años después del golpe militar en Turquía. Durante su visita a Diyarbakır la semana pasada, Erdogan prometió cerrar la prisión y convertirla en un “centro cultural”. Aquí y allá, veo que la gente se pregunta si esto significa que el Estado finalmente está escuchando las demandas del movimiento kurdo de convertir la prisión en un museo. Por supuesto que no lo es. ¿O creen que el “centro cultural” mostrará los retratos de los cuatro internos en huelga de hambre, reconociendo el sacrificio que hicieron por la lucha de su pueblo?

Un museo honraría la resistencia de estos cuatro hombres: Kemal Pir, Mehmet Hayri Durmuş, Akif Yılmaz y Ali Çiçek. Honraría a aquellos que sobrevivieron a las atrocidades cometidas allí, como Sakine Cansız (que finalmente fue asesinada por el Estado turco en París, en enero de 2013) y Gültan Kışanak (que está nuevamente en prisión). Contaría la historia completa de las crueldades y cómo el Estado de Turquía siempre ha tratado a los kurdos y a otros que se resistieron. Y, por supuesto, no pudo evitar mostrar, de alguna manera, el impacto que tuvieron las celdas de la prisión, y todo lo que allí sucedió, en el movimiento kurdo, en el crecimiento y fortalecimiento del PKK, y la dedicación del movimiento kurdo armado y desarmado, que eventualmente habría llevado a la transformación de la prisión en un museo digno.

Esto requeriría la solución del problema kurdo. Este es también el contexto más amplio de la demanda de un museo: debe ser parte de una solución real, duradera y justa del mayor problema de la República, que tiene casi un siglo de antigüedad. Pero lo que Erdogan propuso es un “centro cultural”, que es algo completamente diferente. Dijo que la transformación de la prisión borraría el recuerdo del golpe de 1980. Eso es lo que quiere Erdogan: borrar. Finge que nunca sucedió todo esto. Imagina que la prisión ni siquiera estuvo allí.

¿Se imaginan paseando por su “centro cultural”? No lo reconocerían, una vez que el equipo de renovación de Erdogan lo haya visitado y haya hecho su trabajo. Ni siquiera una placa con el nombre en la pared recordará que el edificio alguna vez fue una prisión. La sangre en las paredes y pisos se cubrirá con ladrillos nuevos y yeso blanco, los ecos de los gritos de agonía ya no serán tangibles en el aire, las mazmorras, celdas y pasillos serán despojados y convertidos en una cafetería estéril, oficinas gerenciales con muebles de lujo y habitaciones de huéspedes donde los cercanos al Estado pueden tener dulces sueños.

Habrá una gran ceremonia de inauguración, por supuesto. Los invitados serán miembros del AKP y funcionarios públicos que deberán presentarse, lo quieran o no. Habrá banderas turcas, muchas banderas turcas. Niños, habrá niños. Niños kurdos que cantarán canciones turcas o, para la ocasión, canciones kurdas aprobadas por el Estado para mostrar al mundo exterior lo lejos que ha llegado Turquía con “dar libertades a los kurdos”. La cultura y el idioma kurdos serán una herramienta en manos del Estado, reducidos a una apariencia, despojados de su profundidad, herencia, de su verdadera y plena identidad. Se usarán para mostrar la riqueza de Turquía, destruida en el proceso actual.

Los presos de hoy serán trasladados a las cárceles que el gobierno está construyendo. Se agregarán nuevos presos políticos, porque mientras no se resuelva el problema kurdo la resistencia continuará. Erdogan espera marginarlo, especialmente ahora que el movimiento armado está bajo presión en las montañas debido a la intensa guerra con drones, la colaboración de los grupos kurdos en el sur de Kurdistán con las fuerzas turcas y el aumento de la ocupación turca del sur de Kurdistán. Quizás el ejército turco consiga matar a un líder del PKK; de ser así, el Estado declarará la victoria militar sobre el PKK. Ese es el sueño de Erdogan para las celebraciones del centenario de Turquía, en 2023.

Pero la historia y la resistencia no se pueden borrar. Gracias (entre otros) a los sacrificios hechos en la prisión de Diyarbakır hace décadas, la historia y la resistencia perseguirán a Erdogan y a quienquiera que venga después de él. Y a partir del centenario de la República, todos los antiguos levantamientos kurdos serán conmemorados en su centenario por quienes siguen exigiendo sus derechos. Sheikh Said no sobrevivió en 1925, pero no se lo olvida y continúa inspirando. Todos los demás levantamientos, hasta la resistencia de Seyid Riza en la década de 1930, no se olvidan y continúan inspirando. El segundo siglo de la represión de los kurdos está a punto de comenzar y, por muy exasperante y alucinante que sea, los kurdos se mantienen firmes sobre los hombros de los gigantes y no se rendirán.

El viernes, en Diyarbakir, Erdogan nos dio un vistazo a sus sueños de 2023 para Turquía. Será mejor que el presidente turco se prepare para una pesadilla.

FUENTE: Fréderike Geerdink / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *