Erdoğan pretende «aprovechar nuevas ventajas» al vetar el ingreso de Suecia y Finlandia en la OTAN.

La desunión de la OTAN se pone de manifiesto cuando Turquía detiene sus planes de expansión del bloque.

La decisiva postura que el presidente Recep Tayyip Erdoğan ha adoptado respecto a la adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN, así como los argumentos que esgrime en relación con los intereses nacionales y estatales de Turquía, han suscitado dudas no sólo sobre los nuevos planes de ampliación de la Alianza, sino también sobre la credibilidad y la unidad del bloque.

Refiriéndose a la reincorporación de Grecia a la OTAN en 1980 después de que suspendiera su pertenencia tras la invasión turca del norte de Chipre en 1974, Erdoğan dijo: «Ustedes saben cómo se comporta Grecia en la Alianza con respecto a Turquía. Este es otro error que Turquía no quiere cometer». Luego, en referencia al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y al movimiento Gülen, el presidente turco añadió: «Los países escandinavos son un vivero de terrorismo, tienden a tratar a los terroristas con hospitalidad, a dejarlos entrar en el parlamento. Por lo tanto, de momento, no podemos verlo de forma positiva».

Aunque Erdoğan intente desvirtuar las violaciones turcas del espacio aéreo nacional griego y se queje del apoyo occidental a la rama siria del PKK, las Unidades de Protección Popular (YPG), no es la primera contradicción de la OTAN. Entre otras muchas contradicciones de la OTAN en los últimos tiempos, Turquía no ha impuesto sanciones a Rusia por su operación militar en Ucrania y ha comprado el sistema de defensa antimisiles S-400 de fabricación rusa a pesar de las claras advertencias de Washington.

Es innegable que hay una gran diferencia en el tratamiento de la cuestión kurda entre Turquía y los países que quieren acelerar el ingreso en la OTAN de Suecia y Finlandia. Sin embargo, como Ankara teme el separatismo kurdo en el este de Turquía, tiene una política de no tolerancia hacia el PKK, lo que hace que las diferencias con Occidente sean irreconciliables, ya que no hay voluntad de poner fin al apoyo al YPG.

La diáspora kurda también se está volviendo mucho más pronunciada y, según Erdoğan, está ganando más influencia política en los Estados occidentales. Ankara considera que esta es una de las principales razones del entorpecimiento de las relaciones entre Turquía y la OTAN.

Otra razón por la que Turquía se opone a la entrada de Suecia y Finlandia en la OTAN es por sus relaciones con Grecia, que según Erdoğan son tensas a pesar de que ambos Estados son supuestos aliados de la OTAN. Aunque los aviones de combate turcos han violado el espacio aéreo de Grecia a diario durante años, en una medida sin precedentes el 7 de mayo, el Departamento de Estado de Estados Unidos calificó las acciones de «provocadoras». Las violaciones diarias del espacio aéreo griego por parte de Turquía también se corresponden con sus reclamaciones, rechazadas internacionalmente, sobre algunas islas e islotes griegos.

Dado que Erdoğan se encuentra en campaña electoral, aunque todavía de forma no oficial, es fundamental que intente preservar la unidad nacional, sobre todo porque la batalla con los kurdos también se libra, ilegalmente, en el territorio de Irak y Siria. Dado que se necesita un consenso absoluto antes de que un país pueda entrar en la OTAN, el hecho de que Erdoğan se aproveche de la pertenencia a la OTAN puede hacer que, a nivel interno, parezca un actor importante en los asuntos mundiales.

Incluso si se eludiera el protocolo de la OTAN en lo que respecta a la adhesión, dado que Turquía es un miembro fundamental de la alianza y cuenta con el segundo mayor número de efectivos del bloque, es probable que Erdoğan utilice esta ventaja para obtener concesiones en otros lugares o amenace con integrarse más profundamente en el sistema emergente de Eurasia y fuera del Atlántico. Si los principales países de la OTAN han valorado esto como estratégicamente importante para ellos, especialmente en el actual contexto mundial, intentarán idear una fórmula para apaciguar a Turquía y desbloquear su veto.

En cualquier caso, aunque se encuentre una solución, la oposición de Erdoğan ha vuelto a poner en duda la credibilidad de la unidad de la OTAN. La postura y el rechazo de Turquía crean la impresión de un mal funcionamiento y grandes problemas en las relaciones internas de la OTAN. Aunque los Estados puedan tener diferencias políticas, cuando se trata de asuntos militares, el objetivo de la OTAN es mostrar unidad. De este modo, la posición turca tendrá cierto peso, como se ha visto al anunciar el Departamento de Estado que la Subsecretaria de Estado Karen Donfried discutirá seriamente el tema con Ankara.

Dado que la opinión pública sueca y finlandesa cuenta con un apoyo sin precedentes a la adhesión a la OTAN, Washington no querrá perder esta oportunidad. Por esta razón, Washington hará un serio esfuerzo para superar los desacuerdos y ganarse el favor de Ankara para abrir el camino de la adhesión a la OTAN para los dos países escandinavos.

Hasta ahora, Turquía no ha ofrecido ninguna concesión en relación con su postura hacia Rusia y la adquisición del S-400. En este momento, Washington favorece las relaciones con Grecia, ya que está sirviendo plenamente a sus intereses en el flanco sur de la OTAN y, en muchos sentidos, está tratando de sustituir la importancia de Turquía para el bloque y se están realizando importantes inversiones militares en el país mediterráneo, mientras que Turquía sigue bloqueada en el programa de aviones de combate de quinta generación F-35 y no puede actualizar sus aviones de combate F-16. Turquía podría incluso aprovechar su veto para revertir las numerosas ventajas que el ejército griego ha conseguido sobre su ejército turco.

South Front – Paul Antonopoulos,– Traducido por Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.