Esta batalla nunca será olvidada

El mensaje del mártir Serhed Giravi, uno de los comandantes heroicos y abnegados del área de resistencia Mamreşo, de Avaşîn, a sus camaradas por radio, refiriéndose a las fuerzas de ocupación turcas, permanece en nuestra memoria: “Los estábamos buscando de todos modos, y ellos mismos vinieron a nosotros”.

No ha pasado mucho tiempo desde lo que dijo. Pero han pasado 50 años desde que el Estado turco invasor y fascista, que está librando una de las batallas más sucias de la historia recurriendo a las armas químicas, comenzó a hacer la guerra contra el PKK. Un país que se ha vendido a bajo precio durante 50 años, el pueblo de Turquía cuyo pan ha sido robado durante exactamente 50 años, y los intereses imperiales que han hecho que esta guerra atroz lo sea aún más durante exactamente cinco décadas.

Los kurdos son un pueblo cuyo idioma es el kurdo. Son un pueblo hospitalario que ha abierto sus puertas a miles de civilizaciones y promovido la multiculturalidad. Con su ingenuidad y sensibilidad que se remonta al Neolítico, los kurdos son un pueblo que nunca ha hecho daño a sus vecinos y siempre ha fomentado una cultura humanista de la vida. Los kurdos son un pueblo que permanece fiel a sus palabras y lleva el corazón en la mano. Son un pueblo que quiere vivir libremente en su país llamado Kurdistán.

Los kurdos son valientes, decididos y hospitalarios. Viviendo alrededor de altas montañas llamadas Zagros, son un pueblo libre con una alta filosofía de vida.

Un pueblo rebelde cuya cabeza es tan alta como los picos de las montañas, semejantes a aquellas donde crecieron. Los kurdos son un pueblo honorable que se sube a las montañas para preservar su libertad y considera deshonrosas todas las formas de vida que no sean libres. Son montañeros que han experimentado la libertad en los picos de las montañas y aman las cumbres.

Las montañas con kurdos rebeldes amantes de la libertad están ahora bajo la invasión turca. Y los valientes luchadores de este pueblo encabezan una lucha implacable contra sus enemigos en las cumbres de sus montañas para detener esta ocupación.

Las montañas kurdas nunca han dado la bienvenida a gobernantes soberanos a lo largo de la historia, y nunca les han permitido pasar. Porque estas montañas siempre han sido el hogar de luchadores abnegados.

Aquellos que protegen las montañas de Kurdistán dando su vida hoy son los luchadores abnegados de la historia. Son los luchadores por la libertad que surgen cuando el momento es propicio y derrotan la oscuridad, la opresión y la esclavitud.

Ahora, están de nuevo en el campo de batalla.

Aquellos que han venido a invadir las montañas kurdas se encuentran nuevamente con los combatientes abnegados. La historia se ha repetido una vez más. Durante miles de años, los invasores se volvían locos ante la majestuosidad de estas montañas y valientes luchadores cada vez que intentaban atacar. Lo mismo está sucediendo hoy. ¿Cómo podría explicarse de otro modo que un Estado bombardee a sus propios soldados y arroje a sus víctimas por precipicios?

El destino de los invasores turcos es similar al de los anteriores. Están huyendo al igual que los demás huyeron con miedo y locura.

Y esta batalla nunca será olvidada. La venganza de los luchadores abnegados es dura. La historia se repite una vez más. Pronto, todo el Medio Oriente, desde Nínive hasta Shengal, se emancipará de miles de años de oscuridad con el sol saliendo por encima de estas montañas. La historia nunca olvidará esta batalla. Porque los que luchan desinteresadamente siempre ganan.

FUENTE: Amara Harun / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.