Familia de Mahsa Amini demandó a los policías por el asesinato de la joven kurda

Los padres de Jina Mahsa Amini, cuya muerte tras ser detenida por la policía por llevar mal puesto el velo islámico provocó una ola de protestas en la República Islámica de Irán, denunciaron penalmente a los policías que la arrestaron, informó en las últimas horas el abogado de la familia.

“Los padres de Masha Amini se querellaron contra los autores del arresto de su hija y (los agentes) que hablaron con ella desde su llegada a la sede de la policía de la moral” en Teherán, dijo Me Saleh Nikbakht, citado por la agencia de noticias ISNA.

La joven kurda, de 22 años, murió el 16 de septiembre bajo custodia de la policía en un hospital de Teherán adonde había sido llevada en coma tres días antes tras colapsar en una comisaría.

La policía de Teherán explicó en un comunicado que Amini había sido detenida junto con otras mujeres para recibir “explicaciones e instrucciones” sobre el código de vestimenta por no llevar bien puesto el velo que debe cubrir la cabeza y el pecho de las mujeres.

Según contó un primo de la víctima a la agencia AFP, la madre de Masha le dijo que la joven murió tras un “violento golpe en la cabeza” dado por la policía de la moral el día de su detención en Teherán. Ella estaba en la capital iraní para pasar vacaciones en familia. Mahsa, su hermano y otras mujeres de la familia dieron un paseo por la capital, y al salir de la estación de metro Haghani, la policía de la moral los detuvo.

El hermano menor de Jina Mahsa intentó explicar a los policías que estaban “en Teherán por primera vez” y que “no conocían las tradiciones locales”. Fue inútil. “El policía le dijo nos la vamos a llevar, a inculcarle las reglas y enseñarle cómo llevar el hiyab y cómo vestirse” agregó el primo, que asegura que la joven estaba “vestida como todas las mujeres en Irán, y llevaba un hiyab”.

Medios iraníes controlados por el Estado cifraron en 60 los muertos por las protestas, incluyendo policías, víctimas que el gobierno atribuye a “alborotadores”. Una ONG de exiliados iraníes eleva esta cifra hasta al menos 76. Además, más de 1.200 manifestantes han sido detenidos, según las autoridades.

En un Irán golpeado por las sanciones de Estados Unidos, y sufriendo una grave crisis económica, las manifestaciones han sido frecuentes en los últimos años.

Con el fin de sofocar las protestas, las autoridades del país bloquearon Instagram y WhatsApp, mientras que el acceso a Internet está en gran medida filtrado o restringido por las autoridades.

La Unión Europea (UE) reiteró el lunes que tiene sobre la mesa “todas las opciones” para responder a la represión desatada contra las manifestaciones, una decisión que espera a la reunión de cancilleres del bloque prevista para el próximo mes.

Este miércoles, el gobierno de España convocó al embajador iraní en Madrid para expresar su protesta por la represión de las manifestaciones y vulnerar los derechos de las mujeres.

Las “Gasht-e-Ershad”, cuya traducción es “patrullas de orientación” y son conocidas como “policía de la moral”, son una unidad de las fuerzas de seguridad iraníes que supervisa que se cumplan las leyes del código de vestimenta islámico en público.

Según la normativa, todas las mujeres después de la pubertad deben cubrirse la cabeza y el pecho con una velo llamado hiyab y llevar ropa holgada en público, aunque la edad exacta a partir de la cual se hace obligatorio hacerlo no está claramente definida.

En las escuelas, las mujeres están obligadas a usar el hiyab desde los siete años.

FUENTE: Agencias / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *