KCK pide acción para defender la Revolución de Rojava contra los crímenes de guerra turcos

La KCK pide una vez más a la ONU y a las organizaciones internacionales pertinentes, así como a las fuerzas y estados de la Coalición Internacional en Rojava, que no permanezcan en silencio ante estos ataques y crímenes de guerra.

La Co-presidencia del Consejo Ejecutivo de la KCK (Unión de Comunidades del Kurdistán) emitió una declaración sobre la última ola de la campaña genocida del Estado turco contra el norte de Siria en violación del derecho internacional.

Condenando el silencio de las instituciones internacionales a pesar de los crímenes de guerra cometidos por el ejército turco, la KCK declaró: “La administración Tayyip Erdoğan quiere intensificar, profundizar y extender la guerra en el Medio Oriente. Sus políticas se basan en esto. Quiere atraer a todos “Entrar en conflicto, enfrentarlos a los kurdos y entre sí. Su objetivo es hacer esto con los ataques a Irak, Siria, Kurdistán del Sur y Rojava”.

El comunicado de la KCK publicado el miércoles incluye lo siguiente:

“El Estado turco ha estado atacando Rojava [Kurdistán Occidental/Norte de Siria] desde el 13 de enero de 2024 dentro del alcance de sus planes genocidas y ha continuado estos ataques durante cuatro días. Una vez más, aviones de combate y drones apuntaron a zonas residenciales, infraestructuras tanto aéreas como subterráneas, sitios de producción, centros de producción de petróleo e instalaciones energéticas, almacenes, depósitos, hospitales y escuelas. Condenamos enérgicamente estos brutales y despreciables ataques del genocida Estado colonialista turco. Con estas agresiones, el Estado turco ha demostrado una vez más al mundo entero cuán fuertemente hostil es hacia los kurdos, que es hostil al pueblo y que no tiene participación alguna en la humanidad y la moralidad.

Hemos subrayado en muchas de nuestras declaraciones que el Estado turco tiene una mentalidad antikurda y pretende ocupar Rojava en el marco de su política de genocidio kurdo. El Estado turco demuestra este hecho cada vez con sus ataques inhumanos. La enemistad kurda ha alcanzado el nivel de una enfermedad en el Estado turco y en la administración de Tayyip Erdoğan. Los daños de esta mentalidad enferma, que crece como un tumor mientras vive, aumenta cada día un poco más. La erradicación de esta mentalidad enfermiza beneficiará no sólo al pueblo kurdo, sino a todos los pueblos de Medio Oriente, especialmente a los pueblos de Turquía, y a la humanidad.

El Estado turco colonialista y genocida está cometiendo crímenes de guerra ante los ojos de todos. Los ataques contra Rojava están dentro del alcance de los crímenes de guerra y el Estado turco también comete el crimen de genocidio al cometer masacres continuamente. Atacar depósitos de suministros y estaciones de electricidad, agua y energía, dejando a las ciudades sin electricidad, agua, pan y combustible es el crimen de guerra más grave. El Estado turco ha cometido repetidamente estos crímenes ante los ojos del mundo. Pero el mundo permanece en silencio. Esta actitud es inaceptable. Guardar silencio ante estos ataques del Estado turco significa ser socio de los ataques, de los crímenes de guerra y del genocidio cometidos por el Estado turco. Esta actitud es criminal y, en esencia, no se diferencia de lo que está haciendo el Estado turco. En primer lugar, las Naciones Unidas (ONU) deben oponerse a estos ataques inhumanos y crímenes de guerra del Estado turco, declararlos inaceptables y tomar medidas. Además, otras instituciones internacionales deberían adoptar una postura en esta dirección y oponerse a los ataques de invasión, anexión y genocidio del Estado turco. Una vez más, las fuerzas de la Coalición en Rojava deberían tener una actitud no sólo contra los ataques del ISIS sino contra todos los ataques. Es inaceptable adoptar una postura contra el ISIS pero permanecer en silencio ante los ataques del Estado turco. Hay una fuerza de coalición de más de 70 países en el norte y el este de Siria. Si no se van a oponer a los ataques a Rojava, incluidos los ataques del Estado turco, ¿por qué están en Rojava?

El Estado turco no sólo está perjudicando al pueblo kurdo con sus políticas, sino que está perjudicando a toda la región. La administración de Tayyip Erdoğan quiere intensificar, profundizar y extender la guerra en Medio Oriente. Sus políticas se basan en esto. Se quiere arrastrar a todos al conflicto, enfrentarlos contra los kurdos y entre sí. Su objetivo es hacerlo con los ataques a Irak, Siria, Kurdistán del Sur y Rojava.

Desde aquí, volvemos a pedir a la ONU y a las organizaciones internacionales pertinentes, así como a las fuerzas y estados de la Coalición en Rojava, que no guarden silencio ante estos ataques y crímenes de guerra y adopten una postura. El pueblo de Rojava ha mostrado hasta ahora la resistencia y la actitud necesarias contra los ataques del Estado turco. Saludamos esta actitud de resistencia del pueblo de Rojava. El Estado colonialista turco genocida quiere intimidar a los pueblos de Rojava y el noreste de Siria con estos ataques, privarlos de oportunidades y obligarlos a abandonar sus hogares y migrar. Por eso quiere llevar a cabo sus planes de genocidio. Éste es el objetivo principal de los ataques. El pueblo de Rojava, con conciencia de libertad y consciente de esta realidad, debe continuar con su actitud fortaleciendo aún más su resistencia y unidad y frustrar este plan del enemigo. Detener los ataques y ser libres sólo es posible mediante la lucha. El pueblo de Rojava, que lo sabe y se da cuenta de esto, debe continuar con esta actitud. El Estado sirio también debe adoptar una postura contra los ataques y crímenes de guerra del Estado turco y no debe aceptarlo. La unidad, liberación y libertad de Siria sólo es posible oponiéndose a los ataques del Estado turco y de los grupos que alimenta y ataca. Para ello, el Estado sirio debe actuar y luchar junto con los pueblos de Rojava, el norte y el este de Siria contra la invasión, la anexión y los ataques genocidios del Estado turco. Del mismo modo, la opinión pública y los Estados árabes deben reaccionar ante los ataques del Estado turco, rechazarlos y oponerse a ellos y adoptar una postura.

El pueblo kurdo en las cuatro partes del Kurdistán y en el extranjero debe movilizarse por Rojava y defenderla. Todos nuestros camaradas internacionales y fuerzas democráticas revolucionarias deben solidarizarse con el pueblo kurdo y defender la Revolución de Rojava. La Revolución de Rojava es patrimonio común de toda la humanidad. En primer lugar, los revolucionarios, los socialistas, las mujeres y todas las fuerzas democráticas deben desarrollar una postura firme contra esto, crear presión política con la postura que presentarán y obligar a todos a adoptar una postura. Ya no se puede permanecer en silencio ante los ataques que el Estado turco ha llevado a cabo desde el 13 de enero de 2024 y que aún continúan. Una vez más, condenamos enérgicamente los ataques inhumanos del Estado turco y pedimos a todos que sean responsables y adopten una postura contra los ataques y crímenes de guerra cometidos por el Estado turco”.

Fuente: ANF

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *