Repercusiones positivas sobre el nuevo Contrato Social del norte y el este de Siria

Una delegación compuesta por académicos y políticos kurdos visitó la oficina de representación de la Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria (AANES) en el Kurdistán iraquí (Kurdistán del Sur, o Bashur en kurdo), y debatió el nuevo Contrato Social aprobado la semana pasada en Rojava.

La delegación fue recibida por la representante de la AANES en Bashur, Evin Siwêd, y el miembro de la Junta de Representación, Fethullah Heseni.

Los académicos y políticos señalaron que a pesar de las presiones regionales y las amenazas del Estado turco ocupante, la aprobación del nuevo Contrato Social ha sido un paso importante y que sirve a los intereses del pueblo del norte y el este de Siria, además de fortalecer el poder político de la administración.

También hicieron evaluaciones sobre la situación política, militar y económica en el norte y el este de Siria.

La Asamblea Popular Democrática de la región del Norte y el Este de Siria adoptó el 12 de diciembre el nuevo Contrato Social que consta de cuatro títulos principales y 134 artículos.

El viernes pasado, Gabrîêl Şamûn, co-presidente adjunto de la AANES, declaró a la agencia de noticias ANHA sobre los pasos a seguir tras la adopción del Contrato Social.

Şamûn explicó que en “la segunda etapa se establecerá la Comisión Electoral Suprema. La Comisión llevará a cabo el trabajo para las elecciones que se celebrarán en las regiones del Norte y el Este de Siria y en los siete cantones declarados en el Contrato Social. Las elecciones se celebrarán de conformidad con lo previsto en el Contrato Social. Se determinarán las nuevas instituciones de la Administración Autónoma, así como sus denominaciones”.

“Las leyes de la Administración Autónoma serán revisadas y modificadas según las novedades del Contrato Social. Esto también incluirá la formación de algunos comités”, agregó.

Şamûn remarcó que “comenzaremos a formar comités para poder comenzar a trabajar en los próximos días. Los ciudadanos del norte y el este de Siria verán que todos estos cambios y todo el proceso se realizará bajo la supervisión de la Asamblea Popular Democrática”.

En tanto, Stêr Bişar Qasim, integrante del Consejo de Mujeres del Norte y Este de Siria y parte de la Comisión Preparatoria del Contrato Social, aseguró que la nueva carta magna para la región garantiza los derechos de las identidades étnicas y religiosas que conviven en la zona. Qasin reconoció era necesario un nuevo acuerdo porque existían ciertas deficiencias y no se tenían en cuenta los nuevos avances regionales.

Ahora, los Consejos de Mujeres se describen en el Contrato Social y se han introducido artículos para hacer más eficaz el trabajo de los comités económico, sanitario, educativo y de otro tipo. “Era necesario incorporar al contrato social las experiencias de los once años de revolución y los cambios asociados”, puntualizó Qasim.

La integrante del Consejo de Mujeres recordó en el norteste sirio existen diversas identidades étnicas como kurdos, árabes, armenios, asirios, circasianos y chechenos, así como diversas identidades religiosas como musulmanes, cristianos, judíos y yazidíes. “Por lo tanto, era necesario proteger los derechos de las diferentes identidades étnicas y religiosas y construir una vida en común –indicó-. El Contrato Social aprobado por la Administración Autónoma es un contrato conforme al principio de la nación democrática. Se aplica con el consentimiento de todos los segmentos de la sociedad y con la participación de representantes de todas las instituciones, organizaciones, religiones, confesiones y pueblos. Es inaceptable que prevalezca una sola identidad nacional y que otras naciones queden en posición minoritaria. El Contrato Social garantiza los derechos de las distintas identidades étnicas, religiosas y confesionales”.

Además, Qasim anunció que “se prevé un nuevo sistema que responda a las necesidades de la región: del municipio al consejo, de la economía a las finanzas, de la sanidad a la educación”. Al mismo tiempo, informó que con el nuevo texto aprobado la región quedará dividida en siete cantones: Jazira, Firat, Raqqa, Tabqa, Deir Ezzor, Manbij y Afrin-Shehba.

“Todos los artículos del Contrato Social son importantes. También se han tratado en detalle los temas de la educación y la sanidad –estimó Qasim-. En la construcción de una vida más organizada basada en la democracia directa, no se puede dar ningún paso sin contar con el pueblo. Se han celebrado debates para mejorar la vida de la gente y dar forma al sistema de educación y aprendizaje para crear una sociedad organizada y consciente”.

Qasim destacó que “tal y como establece el Contrato Social, se trata de construir una Siria democrática. Estamos creando un modelo que dista mucho de un sistema autocrático. Los resultados del sistema centralista en Siria son claros para nosotros y nosotras. Se violaron los derechos de diversas identidades étnicas, religiosas y nacionales. Por esta razón, hemos identificado la República Democrática Siria como nuestro objetivo tanto en nuestros debates como en este Contrato Social. Además, el tratado puede modificarse si se llega a un acuerdo sobre una Constitución democrática en Siria. La democracia es un sistema que centra la atención en la vida comunitaria, basada en la igualdad y la justicia, guiada por la decisión del pueblo y que sitúa la convivencia en su centro”.

FUENTE: ANF / ANHA / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *