La conferencia de mujeres ‘Cadena de silencio’ saluda la resistencia en las cárceles

La activista de la TJA Hacer Özdemir saludó la resistencia de los presos políticos en Turquía en la conferencia “Cadena de silencio” en Amed,

El Movimiento de Mujeres Libres (Tevgera Jinên Azad-TJA) está organizando una conferencia titulada “Cadena de silencio: rompiendo los muros que rodean a las mujeres presas políticas” en Amed (Diyarbakır). La conferencia con participantes internacionales se realiza en un hotel del céntrico distrito de Sur.

En la sala se colgó una pancarta en la que se leía “Hacia la libertad con Jin Jiyan Azadi” y fotografías de mujeres políticas kurdas asesinadas, y se inauguró una exposición de fotos de prisioneras.

La copresidenta del Partido de las Regiones Democráticas (DBP), Çiğdem Kılıçgün Uçar, la copresidenta del Partido de la Refundación Socialista (SYKP), Canan Yüce, representantes de partidos políticos y diputadas, activistas feministas de diferentes países, mujeres liberadas de prisión, activistas de la Vigilia por la Justicia y Madres de la Paz, periodistas, escritoras y representantes de organizaciones de la sociedad civil asisten a la conferencia de dos días.

La activista de TJA Kader Uzun pronunció el discurso de apertura de la conferencia. Al saludar a las participantes en muchos idiomas, Kader Uzun citó ejemplos de mujeres que resisten en las cárceles y su resistencia, y afirmó que las mujeres continúan resistiendo en todas partes.

A continuación, la activista de TJA Hacer Özdemir se dirigió a las participantes de la conferencia. Hacer Özdemir comenzó su discurso recordando a las mujeres que perdieron la vida durante la resistencia en las prisiones, condenó el aislamiento de Abdullah Öcalan y sus compañeros de prisión en la prisión de İmralı y exigió el fin del aislamiento en Imrali y otras prisiones lo antes posible.

“La existencia, la geografía, la lengua y la cultura del pueblo kurdo no son reconocidas”, dijo Hacer Özdemir, señalando que las y los kurdos han estado luchando durante años por el reconocimiento de su existencia en las cuatro partes de su país. Özdemir continuó: “Las mujeres kurdas han estado resistiendo en las cárceles por esta causa durante años. Todos ustedes conocen el desastre de la prisión de Amed tras el golpe de Estado del 12 de septiembre. Hubo una gran resistencia allí. En esta resistencia, Mazlum Doğan se convirtió en el símbolo de la prisión de Amed y Sakine Cansız y sus camaradas se convirtieron en el símbolo de las mujeres kurdas y de las mujeres del mundo con el nivel de su lucha”.

Hacer Özdemir señaló que la participación de las mujeres kurdas en la lucha aumentó a medida que la lucha crecía, a pesar del aumento de la represión y las detenciones, y agregó: “La participación de las mujeres kurdas en la revolución también trajo algunas dificultades. En 1990, nuestros compañeros fueron sometidos a las peores torturas, hostigamientos y violaciones. En la historia kurda, las mazmorras siempre han sido las zonas de resistencia y se libró una gran lucha. Vemos que casi no hay activista del movimiento de mujeres kurdas que no haya estado en prisión, o la mayoría de las activistas están en prisión”.

Özdemir enfatizó que cuando las mujeres fueron detenidas en el pasado, esta situación no fue bien recibida en la sociedad, pero las mujeres también destruyeron esas percepciones con su resistencia: “En cuatro partes del Kurdistán, se experimentó una gran lucha en las mazmorras. El lugar de Leyla Qasim es conocido. Mientras Leyla Qasim era ejecutada, dijo: “Trenza mi cabello, conviértelo en una bandera del Kurdistán y cuélgalo por todas partes. Me ejecutarán, pero miles de kurdos se rebelarán y colgarán esta bandera en todas partes”. Cuando Şirin Elemholi fue ejecutada, dijo; “Resisto como mujer kurda. Espero que el pueblo kurdo tampoco se someta”. Aunque Sakine Cansız fue severamente torturada en la mazmorra de Amed, se resistió mucho y ni siquiera suspiró en la cara de sus torturadores. En otras palabras, cuantas más detenciones y torturas hay, más resistencia hay. Esta resistencia continúa extendiéndose con la filosofía de Jin, Jiyan, Azadî (Mujer, Vida, Libertad)”.

Özdemir también afirmó que no son solo las mujeres kurdas las que resisten en las cárceles. Dijo que con esta conferencia quieren crear un terreno que una aún más la resistencia de las mujeres en las prisiones y señaló: “Esta conferencia conducirá a un aumento de las relaciones y el intercambio y a un terreno común para el gran trabajo futuro y el trabajo internacional. Esto también será muy bueno para la solidaridad internacional. Las mujeres existen y existirán. Queremos ser la voz de la resistencia y hacer oír sus voces. Espero que esta conferencia sea decisiva para esto y para la solidaridad internacional. Esperamos que nuestros debates lleguen a una conclusión y conduzcan a buenos resultados. Como mujeres kurdas, dedicamos esta conferencia a Şirin Elemholi, Leyla Qasim, Sakine Cansız, Sema y similares. Una vez más, enviamos saludos a Sabahat Tuncel, Leyla Güven, Figen Yüksekdağ, que no están con nosotros sino en celdas frías. Como resultado del intercambio de ideas durante dos días, las relaciones que se establecerán aquí tendrán un impacto en todas las mazmorras. El éxito será para las mujeres y para quienes resisten en las cárceles”.

Después del discurso de apertura, se leyeron los mensajes de las mujeres presas.

Fuente: ANF

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *