La cultura de mentiras del Estado-nación turco

Como todos los Estados nacionales, el Estado turco es un mentiroso. No es sólo un mentiroso; también se basa en mentiras. Vive de mentiras. La mayor mentira de los Estados-nación es que viven la incultura como una cultura y muestran su atraso como un progreso. Su distorsión de mentes y almas, y la creación de una identidad mentirosa mientras lleva a cabo masacres y genocidios, se basan completamente en sus intereses y en la falsedad. Hace pasar la falsedad ante la gente como verdad.

En este sentido, el Estado turco se construye sobre esta base y es un golpe de Estado que saquea la cultura de las sociedades de Oriente Medio y oscurece sus tradiciones. Turquía no es sólo un lugar donde se dan golpes de Estado una vez cada diez años; es en sí misma un golpe de Estado en su conjunto y cada gobierno es golpista. Es un régimen golpista destructivo y genocida, cuyas palabras son mentira.

La nación y el Estado turcos se han construido con mentiras, desde la religión hasta la filosofía y el arte, desde la mitología hasta la ciencia. La ahistoricidad y la falta de cultura se han impuesto a la mentalidad social tradicional y a su historia. Las culturas tradicionales de Oriente Medio han tenido su parte en esta ofuscación y distorsión. Se pretendía que todas las culturas fueran turquificadas bajo presión y tortura, y nunca fueron reconocidas tal como eran.

La cultura turca no se construyó sobre los cimientos correctos, no con un renacimiento dando a la historia y la cultura su verdadero significado, sino mediante la mentira, el saqueo, la codicia por el máximo beneficio, la negación de la democracia y la masacre de todas las culturas sociales. La mentalidad de la nación creada, está lejos de la democracia y vive sobre la base de la hostilidad hacia la verdad y la realidad, ya que fue creada sobre mentiras con la lógica de un Estado-nación monista.

En esencia, todo Estado-nación es un golpe de Estado y una contrarrevolución. Es un molino genocida que muele valores como una gruta devoradora de verdades sociales. Es un ataque contra las naciones revolucionarias y la unidad de los pueblos. Este ejército de mentirosos, que traicionaron los valores del pueblo, que convirtieron esta guerra en una guerra civil y convirtieron Anatolia y Mesopotamia en un baño de sangre en nombre de Turquía, tiene una mentalidad fascista, conspirativa y genocida, hostil a la verdad, y ha sobrevivido hasta el día de hoy con sus formas blancas, negras y verdes que nada tienen que ver con lo turco.

Construido sobre la negación y la destrucción, ignorante de la historia reciente de Anatolia y Mesopotamia, este muro está a punto de derrumbarse hoy. Este muro, que ha sido construido en las mentes, que oscurece la verdad y entierra todos los valores materiales y espirituales, se está derrumbando.

Al igual que los edificios a los que les faltaban materiales que se derrumbaron durante el terremoto, esta falsa construcción edificada con el material del nacionalismo y el estatismo está crujiendo y cayendo. Esta actividad constructora ilegal, que se estableció como una empresa de Occidente e Inglaterra, lucha desesperadamente por sobrevivir.

Pero todo es inútil frente a la verdad de los pueblos. El plátano que crees que es sagrado se derrumbará con un movimiento rápido.

Especialmente, aquellos que esperan una solución por parte del Estado turco se sentirán muy molestos. ¿Cómo puede el problema mismo producir una solución? ¿Se puede curar el germen de la enfermedad? Deshacerse de los problemáticos y enfermos será una verdadera solución y curación. Quienes esperan una solución al problema deben saber que Turquía se librará de esta mentalidad y los pueblos serán liberados.

Turquía no cambiará a menos que se cree un Oriente Medio democrático con un espíritu de libertad y solidaridad, a menos que las mentes y los corazones se reconstruyan con una mentalidad democrática común. No podemos despertarnos ante una nueva Turquía sin abandonar la mentalidad y la política del nacionalismo y el religiosismo. De lo contrario, siempre permaneceremos dormidos y nos adormeceremos con mentiras. Nos convertiremos en una sociedad dormida.

Despertar a una sociedad libre y democrática significa no caer en las mentiras de los mentirosos.

FUENTE: Ekîn Ronî / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *