¿Está la policía británica acosando a los kurdos en nombre de Turquía?

En la noche del 26 de noviembre de 2023, Turkan, una mujer kurda de unos 60 años, recibió una llamada telefónica informándole que alrededor de 50 agentes de policía se habían presentado en el Centro Comunitario Kurdo en Harringay, al norte de Londres, y habían intentado forzar la entrada.

“Ellos [la policía] dijeron: ‘Estás haciendo un evento que no es legal en el Reino Unido’”, dijo Turkan a Novara Media. “Respondí: ‘¿Qué quieres decir con que no es legal? Es un evento cultural que celebramos todos los años y la policía local lo sabe’”.

El evento en cuestión fue una conmemoración anual de la fundación del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), creado en 1978 y el inicio de un levantamiento revolucionario contra el Estado turco que había oprimido a los kurdos desde la fundación de la República turca en 1923. Pero para el Estado turco, el PKK es una organización terrorista.

Al final se impidió a la policía entrar en el centro y se la obligó a abandonar el lugar. Pero a los miembros de la comunidad les preocupa, no obstante, que el intento de redada sea parte de una ofensiva contra los kurdos de izquierda y sus partidarios por parte de las autoridades británicas ante la insistencia del Estado turco.

Una zona gris

El líder del PKK, Abdullah Öcalan, ha inspirado a los kurdos de todo el mundo. Abandonando el socialismo de Estado marxista-leninista ortodoxo, aboga por una nación kurda independiente, tras la influencia de ideas libertarias y anarquistas. Ahora tiene 74 años y está encarcelado en Turquía desde 1999.

“Durante casi tres años, él [Öcalan] no ha tenido comunicación con el mundo exterior”, dice Aso Kamali, copresidente de la Asamblea Popular Kurda en Gran Bretaña. “No sabemos si está vivo o muerto. Su encarcelamiento es simbólico e indicativo de cómo los activistas pueden esperar ser tratados”.

Sin embargo, hay una zona gris donde la simpatía por la ideología de Öcalan se encuentra con el apoyo inequívoco a la lucha armada del PKK. Y aunque el PKK ha sido catalogado como grupo terrorista por el Reino Unido desde 2001, la policía británica no aplica sistemáticamente la prohibición de apoyar a la organización y sus símbolos. Entonces, ¿por qué la represión ahora?

Apenas unos días antes de la redada policial en el Centro Comunitario Kurdo, el secretario de Defensa del Reino Unido, Grant Shapps, visitó Turquía para llegar a un acuerdo “para una relación de defensa más estrecha entre las dos naciones”.

Turquía es un aliado estratégico clave para el Reino Unido, así como un comprador de armas británicas desde hace mucho tiempo. Pero desde el Brexit, Turquía se ha convertido en un socio comercial cada vez más crucial: el Reino Unido firmó un acuerdo de 100 millones de libras esterlinas en 2017 para que BAE Systems apoye el desarrollo de aviones de combate turcos utilizados en la brutal guerra de Ankara contra los kurdos.

Para Kamali, es de esperar que el “bloqueo financiero” en el que Turquía tiene al Reino Unido tenga consecuencias para los kurdos que viven aquí.

“El acuerdo de armas con Turquía no llena el agujero económico dejado por la salida de la Unión Europea, el Covid y otros factores de estrés económico”, afirma. “Pero ciertamente es suficiente para que ellos [el Reino Unido] aumenten la hostilidad hacia la comunidad de la diáspora kurda para apaciguar al gobierno turco”.

No sería la primera vez que Turquía hace demandas similares a los Estados miembros de la OTAN. Turquía detuvo la ratificación del intento de Suecia de unirse a la OTAN , diciendo que Suecia estaba dando refugio a militantes kurdos y necesitaba hacer más para reprimir a los partidarios del PKK. Turquía bien podría haber hecho esta exigencia al Reino Unido a cambio de ratificar la membresía de Suecia en la OTAN.

Turkan está de acuerdo con el análisis de Kamali. “Creemos que [el intento de redada] fue un mensaje al gobierno turco: fuimos allí [al Centro Comunitario Kurdo], intentamos detener el evento, pero hubo demasiada resistencia”, dice sobre el intento de redada policial.

Creciente hostilidad

Este no es el único ejemplo de hostilidad del Estado británico hacia los kurdos y sus partidarios en las últimas semanas, ni la ambigüedad sobre lo que se considera apoyo al PKK.

En abril de 2022, pocos días después de que Turquía comenzara su incursión terrestre contra el PKK como parte de la Operación Claw-Lock, los activistas británicos Mark Campbell y Arazw Abdullah fueron acusados ​​en virtud de la Ley contra el Terrorismo de 2000 por portar artículos que “despertaban sospechas razonables” de que eran “miembros o partidarios de una organización proscrita”. Esta semana, la pareja fue declarada culpable y recibió libertad condicional durante 12 meses por portar banderas.

Durante el juicio, el abogado de Campbell argumentó que la bandera no era únicamente la bandera del PKK, sino que simbolizaba la lucha kurda en general y también era utilizada por otros grupos kurdos, como el Frente de Liberación Nacional de Kurdistán (ERNK). Campbell dijo que había recogido la bandera, que habían traído otros, para resaltar la criminalización del apoyo al PKK. “¿Cómo se puede encontrar una solución a este conflicto cuando se criminaliza a la mitad del mismo?”, dijo Campbell a Novara Media.

La fiscalía argumentó que una simple búsqueda en Internet mostraba que la bandera en cuestión era la más comúnmente asociada con el PKK. El propio Campbell puede no haber ayudado en su caso al escribir un artículo para el sitio web kurdo Medya News titulado “Por qué levanté una gran bandera del PKK en una manifestación en Londres y me arrestaron”.

Como otros señalaron en el juicio, sólo fueron acusados ​​aquellos a quienes se les dijo que quitaran la bandera e ignoraron una advertencia de la policía, no aquellos que trajeron la bandera en primer lugar. Margaret Owen, una activista prokurda de 91 años que asistió al juicio, dijo a Novara Media que no sólo posó con la misma bandera, sino que visitó Rojava (Kurdistán sirio) y se tomó fotos con combatientes kurdos.

“No escucho botas en los escalones de mi entrada ni golpes en la puerta. ¿Por qué no me arrestan y acusan como a otros?”, dijo.

Por supuesto, el gobierno británico no cree realmente que los kurdos que simpatizan con el PKK sean una amenaza para la seguridad. Tampoco le importa demasiado el conflicto entre el PKK y Turquía. Lo que sí le importa es Turquía como socio comercial y aliado clave. Para reforzar esta relación, es probable que las autoridades intensifiquen la aplicación de leyes que prohíben al PKK y su apoyo explícito. La criminalización depende, al menos hasta cierto punto, de hasta qué punto los kurdos británicos quieran superar esos límites.

FUENTE: John Lubbock / Novara Media / Fecha de publicación original: 31 de enero de 2024 / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *