La guerra de aniquilación y el cambio demográfico continúa en Afrin

Durante los últimos cuatro años, Turquía y sus facciones terroristas, como ISIS y el Ejército Nacional Sirio (ENS), han llevado a cabo todo tipo de crímenes contra los kurdos en la ciudad de Afrin. Todos estos crímenes están clasificados como genocidio y crímenes contra la humanidad, según los artículos 2 y 3 de la Convención de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), del 9 de diciembre de 1948.

Casos de destrucción, secuestro, pedidos de rescates, violencia sexual y la destrucción sistemática del medio ambiente se incrementan día a día. Todo esto ocurre ante los ojos del mundo, sin reacción aparente. Debido al silencio de los sistemas políticos globales, la gente de Afrin está tratando de influir en la opinión pública al transmitir las imágenes de su tragedia mediante el uso de medios pacíficos y civiles.

En el cuarto aniversario de la agresión turca contra Afrin, una organización de derechos humanos (The National Initiative for Afrin) lanzó el hashtag #TurkeyOutOfEfrîn el pasado miércoles 19 de enero, en un intento de recordar al mundo lo que está sucediendo en Afrin, y así transmitir su voz a quienes toman las decisiones internacionales. Los objetivos principales del hashtag #TurkeyOutOfEfrîn era captar la atención de la comunidad internacional y alentar a la opinión pública mundial a exigir una intervención internacional para detener la guerra de genocidio contra los kurdos en Afrin. Decenas de miles de personas en todo el mundo han mostrado su apoyo a la campaña siguiendo, contribuyendo y compartiendo el hashtag. La última actualización, según los creadores del hashtag, tuvo un alcance de más de 100.000.

Varias organizaciones de derechos humanos e instituciones kurdas, árabes y europeas han publicado informes idénticos sobre Afrin desde la fecha de su ocupación hasta finales de 2021 para mostrar la gravedad de la situación humanitaria en la región de Rojava (Kurdistán sirio).

Human Rights Watch (HRW) y varias otras organizaciones de derechos humanos, como la Red de Activistas de Afrin, la Organización de Derechos Humanos de Afrin y la Organización Siria de Derechos Humanos, con sede en el Reino Unido, han publicado repetidamente informes sobre el número de muertos, secuestrados y desplazados en el cantón. Recientemente, y junto con el hashtag #TurkeyOutOfEfrîn, la televisión siria Alyam ha revelado estadísticas confiables sobre lo que ha estado sucediendo en Afrin desde su ocupación, en 2018.

Entre 2018 y 2021:

-655 civiles fueron asesinados, 90 de los cuales murieron bajo tortura.

-86 mujeres fueron asesinadas, 70 mujeres fueron agredidas sexualmente y hubo seis casos de suicidios debido a los abusos sexuales.

-700 pobladores resultaron heridos.

-Más de 300.000 kurdos fueron desplazados por la fuerza en Afrin.

-Se han construido 30 asentamientos. El número de colonos es de 400.000, la mayoría de los cuales eran familias de elementos terroristas afiliados a diferentes facciones, especialmente turcomanos.

-Hubo una gran disminución en la población kurda de Afrin: del 95% en 2011 a menos del 30% en 2021.

-Se talaron 3.434.900 olivos, se quemaron 12.000 árboles y 11 hectáreas de tierras agrícolas y bosques.

-60 sitios arqueológicos fueron objeto de sabotaje y destrucción.

-Se destruyeron 28 santuarios y sitios religiosos, aunque Afrin solía ser un centro importante para varias religiones.

FUENTE: Ebrahim Ebrahim / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.