La guerra de Turquía contra los kurdos expone la agresión de la OTAN

Está sucediendo de nuevo. Envalentonados por el silencio de los Estados miembros de la OTAN, Recep Tayyip Erdogan y su gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) podrían convertir las amenazas turcas de guerra contra la administración democrática del norte de Rojava, en Siria, en una invasión en toda regla. Durante una aparición pública el lunes 23 de mayo en un astillero militar en el Mar de Mármara, Erdogan anunció su intención de ocupar una franja de treinta kilómetros de ancho a lo largo de la frontera norte de Siria. Según fuentes turcas, los preparativos para la invasión estarían terminados al día siguiente.

En otros lugares del Kurdistán, la guerra lleva semanas agitándose, a pesar de la falta de atención pública o de indignación. El 17 de abril, el ejército turco lanzó una invasión de la región de Zab, en el sur del Kurdistán. Fue la primera culminación de una serie de intervenciones en el norte de Irak que violan el derecho internacional. Desde entonces, las montañas del Kurdistán -donde se encuentran numerosas aldeas y viven civiles- han sido escenario de intensos combates, en los que mueren cada día soldados y guerrilleros. También en Rojava se libra desde hace meses una guerra de baja intensidad contra la población civil y su administración. Como ha documentado el Centro de Información de Rojava (RIC), al menos treinta y cinco ataques turcos con drones han matado a más de trece personas y han herido a treinta y cuatro.

Hasta ahora, Erdogan ha podido llevar a cabo esta política de guerra sin obstáculos. Las críticas a la alianza de la OTAN, de la que Turquía es miembro desde 1952, han permanecido ausentes. En cambio, la guerra en Ucrania ha dado un poder de negociación e influencia aún más destructivos a Erdogan, que se presenta como un ostensible mediador entre Rusia y Ucrania al acoger las negociaciones en suelo turco.

Actualmente, Erdogan está desempeñando un papel más al bloquear la entrada de Suecia y Finlandia en la OTAN. Desde la perspectiva del gobierno del AKP, estos países proporcionan apoyo al terrorismo y albergan a terroristas. Estas supuestas “organizaciones terroristas” son proyectos de ayuda en Rojava que se dedican a actividades como la construcción de infraestructuras de agua y la acogida de mujeres que sufrieron violencia a manos de la milicia terrorista ISIS, es decir, son proyectos de ayuda humanitaria que Suecia ayuda a financiar. Los “terroristas” a los que apunta Erdogan son los kurdos de Suecia y Finlandia que han sido libres de organizarse políticamente en esos países sin enfrentarse a la opresión.

Sin embargo, Turquía también ha dirigido su mirada hacia los políticos de origen kurdo, como la diputada sueca independiente de izquierdas Amineh Kakabaveh, originaria del Kurdistán Oriental. Recientemente, el embajador turco en Estocolmo llegó a exigir su extradición (lo que posteriormente interpretó como un “malentendido”). Por su parte, Kakabeveh también se opone al ingreso de Suecia en la OTAN y ha retirado su apoyo al primer ministro socialdemócrata de su país. Ha señalado que los kurdos corren de nuevo el riesgo de ser sacrificados en el altar de las superpotencias, esta vez con el apoyo de Suecia.

En el pasado, Erdogan ha explotado a los refugiados para obtener beneficios políticos. Ha accedido a impedir su entrada en la Unión Europea (o, por el contrario, ha amenazado con enviarlos al otro lado de la frontera) a cambio de concesiones políticas de los gobiernos de la UE. Ahora también intenta utilizar a los kurdos para lograr sus sueños de convertir a Turquía en una superpotencia imperial regional. Esto deja claro que la cuestión kurda es un problema verdaderamente internacional.

Ahora que Turquía ha paralizado temporalmente la expansión de la OTAN, por fin está siendo criticada por quienes alegan que su intransigencia debería descalificarla de la comunidad de la OTAN. Sin embargo, como ha señalado Dilar Dirik, esta retórica es confusa: Turquía ha sido una parte esencial de la alianza militar durante más de setenta años, y la política bélica turca coincide con las diversas guerras de agresión de la OTAN de los últimos años que han infringido el derecho internacional. La OTAN puede referirse a sí misma como una “comunidad de valores compartidos”, al igual que su documento fundacional de 1949 puede afirmar que sus miembros están comprometidos con la Carta de las Naciones Unidas y con “los principios de la democracia, la libertad individual y el Estado de Derecho”. Sin embargo, se trata de una ideología destinada a ocultar el carácter belicoso de la alianza. Las invasiones de la OTAN en Libia, Irak, Afganistán y la antigua Yugoslavia cuentan una historia diferente. También lo es la ocupación turca del norte de Chipre, una violación del derecho internacional que se viene produciendo desde 1976, aunque ya apenas se mencione.

El lunes pasado, Cemil Bayik, copresidente del comité ejecutivo de la Unión de Comunidades del Kurdistán (KCK), destacó el papel de la OTAN en la guerra contra el Kurdistán: “Puede parecer que Turquía está librando la guerra en Zab y Avaşîn, pero en realidad es la OTAN. Como Estado miembro, Turquía recibe un apoyo muy amplio de la OTAN. Sin esta ayuda, Turquía no habría podido seguir luchando hasta hoy. Fue la OTAN la que decidió ir a la guerra, y Turquía está poniendo en práctica esta decisión”.

Para Turquía, una invasión de Rojava también está estrechamente vinculada a la política interna. Con las elecciones programadas para 2023, todos los sondeos de opinión sugieren que el AKP recibirá un importante golpe en las urnas. El partido podría estar intentando salvar su fortuna con otro conflicto militar, ya que las siempre recurrentes invasiones de Turquía en Siria han ido acompañadas de un aumento del índice de aprobación del AKP: desde la ocupación de una región del norte de Siria entre Azaz y el Éufrates, en agosto de 2016, hasta la invasión y ocupación de Afrin en 2018, y de Serêkaniye y Girê Spî en 2019. La guerra unifica a parte de la población detrás del gobierno y sus militares, mientras que hace que cuestiones como el desempleo y la pobreza pasen a un segundo plano, aunque solo sea temporalmente.

A principios de mayo, Erdogan anunció sus planes de enviar gradualmente a un millón de refugiados sirios de Turquía para que vivan en “asentamientos” construidos para ellos en el norte de Siria ocupado. El plan, al parecer, consiste en hacerse con el control de un territorio geográfico continuo para integrarlo sucesivamente en el territorio de los turcos. El pago de salarios en liras turcas en las regiones ya ocupadas, junto con la apertura de escuelas de habla turca y la instalación de gobernadores turcos, indica que el objetivo es la colonización permanente. Las invasiones también han fortalecido a las milicias yihadistas, que han ayudado a asegurar la ocupación junto a los soldados turcos. Muchos de sus combatientes son antiguos miembros del ISIS, que sigue existiendo en la clandestinidad. El ISIS es cada vez más capaz de volver a cometer atentados, como se demostró en enero con el asalto a la prisión en al-Hasakah.

En una entrevista con el diario alemán Tagesspiegel, Khaled Davrisch, representante en Berlín de la administración autónoma de Rojava, explicó que “doblar la rodilla ante Erdogan torpedearía los esfuerzos por una solución pacífica en Siria”. De hecho, haría mucho más. Una guerra de agresión turca con la bendición de la OTAN dejaría claro que el discurso de los valores compartidos, la libertad y la democracia sólo se aplica cuando sirve a los propios intereses de la OTAN.

FUENTE: Kerem Schamberger / Jacobin Magazine / Rojava Azadi Madrid / Fecha de publicación original: 30 de mayo de 2022

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.