La restricción del agua impuesta por Turquía amenaza la vida en el noreste de Siria

El Estado turco redujo la cantidad de agua que fluye hacia el noreste de Siria sobre el río Éufrates durante los últimos cuatro meses. Se supone que Turquía libera 500 metros cúbicos de agua por segundo, según los acuerdos internacionales que firmó en décadas pasadas. Sin embargo, ahora libera menos de 200 metros cúbicos. Tres presas en el río Éufrates están a punto de secarse.

Cihad Beyram, subdirector de la presa de Tishrin, informó: “Recibimos solo 200 metros cúbicos de agua por segundo. A medida que disminuye el agua, las centrales eléctricas funcionan durante ocho horas y permanecen cerradas durante 16. Actualmente, la presa del Éufrates se ha secado seis metros y la presa Tishrin se ha secado cuatro metros. Si hacemos funcionar todas las centrales eléctricas, no quedará agua. Por eso tenemos cuidado. Además, el agua se evapora con la llegada del verano. Dado que el nivel del agua se ha reducido, la producción de electricidad está disminuyendo”.

En tanto, el ingeniero Hemud El-Hemadin, director de la presa de Tishrin, abordó los efectos negativos de la reducción del agua: “Las presas son importantes para el agua potable. Éstas solo funcionan durante ocho horas a medida que el agua disminuye. Organizamos las horas de luz para utilizar el agua de manera eficiente. Estamos en crisis. El agua ahora se usa como arma contra nosotros. La vida de millones de personas está en peligro”.

Este año, la región se ha enfrentado a una sequía. La mayoría de los cultivos no crecieron y la agricultura se vio gravemente afectada. Miles de tierras cultivadas quedaron vacías. Los agricultores solían sembrar cultivos como algodón, trigo, capullos de rosa y sésamo todos los años durante estos meses. Sin embargo, no sembraron ninguno porque el agua estaba baja.

El-Hemadîn explicó que “este año fue seco y el agua del Éufrates también ha disminuido. Los agricultores lo pasaron mal. La gente no puede satisfacer sus necesidades básicas. Los agricultores ya no pueden ganar lo suficiente. La agricultura fue una fuente importante de ingresos para el norte y el este de Siria, pero la mataron”.

Además, detalló que de los 200 metros cúbicos de agua por segundo liberados por Turquía, “se utilizan 25 metros cúbicos para agua potable, 75 metros cúbicos se evaporan. Para el riego se utilizan entre 140 y 160 metros cúbicos”.

“Hay instalaciones de purificación de agua en nuestra estación. Pero necesitamos electricidad para hacer funcionar esto. Empezamos a utilizar el agua acumulada en los lagos como electricidad”, informó El-Hemadîn.

Ahora, las represas de Tishrin y Éufrates están suministrando agua a las ciudades de Manbij, Kobanê, Raqqa, Deir Ezzor, Tabqa y partes de Cizre. Como se ha reducido el agua, la agricultura y la ganadería también se ven afectadas, así como la electricidad. “La gente local vende sus animales a precios bajos porque el costo de la cría de animales ha aumentado”, indicó el funcionario.

“El nivel del río Éufrates ha disminuido tanto por primera vez. En 2015, el Estado turco redujo el flujo de agua del río Éufrates por primera vez, liberando 425 metros cúbicos de agua por segundo. Pero ahora solo libera 200 metros cúbicos de agua”, remarcó El-Hemadîn.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *