“Las YPJ son una fuerza de defensa para todas las mujeres”

Newroz Ehmed es integrante de la Comandancia General de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS). En esta entrevista con la agencia de noticias ANF, habló de la importancia de las Unidades de Defensa de la Mujer (YPJ) y de la necesidad de contar con herramientas de autodefensa. También se refirió a la evolución de la situación en 2021 en el norte y el este de Siria.

-¿Cómo ha evolucionado la posición de las mujeres en las fuerzas de autodefensa en el último año?

-2021 fue un año importante para nosotras, en muchos sentidos. La lucha contra ISIS tuvo lugar, principalmente, con la participación y el liderazgo de las YPJ. Se realizó una operación conjunta con las Fuerzas de Seguridad Interna (del noreste de Siria) contra las células de ISIS en el campamento de refugiados de Al Hol, donde se encuentran miles de familiares de los yihadistas de ISIS. Nuestras fuerzas de las YPJ participaron principalmente en esta operación porque la mayoría de los afectados eran mujeres y niños. Fue una operación importante para contrarrestar la organización de ISIS. Durante el año, se produjeron ataques contra nuestras fuerzas y la población de la región por parte del Estado turco y sus mercenarios, desde las zonas ocupadas por ellos. Las YPJ han estado en primera línea para proteger a nuestro pueblo y a la región, y hacer frente a estos ataques.

A lo largo del año, el Estado turco llevó a cabo ataques en nuestros territorios. Junto con estos ataques, ISIS entró en acción. Para romper estos ataques, nuestra comandante, Sosin Bîrhat, y sus camaradas lucharon en primera línea, y cayeron como mártires. Además de las operaciones, este año fue importante para el desarrollo de la formación en tecnología y táctica. En los últimos atentados lo vimos claramente: si no te entrenas y organizas bien, y si no dominas la guerra, es difícil resistir. Por eso, hemos empezado a entrenarnos para reestructurarnos como fuerza militar y con nuevas tácticas de combate. Al mismo tiempo, nuestras fuerzas de autodefensa social han puesto en marcha un nuevo sistema educativo, tanto para educar y concienciar a la población, como para construir y fortalecer sus propios sistemas. Organizarse sin la sociedad es difícil y no puedes tener éxito, pero juntas podemos repeler los ataques a nuestro país y vencer. Ha sido importante que esta labor se llevara a cabo este año.

Las instituciones, los consejos y las organizaciones militares celebraron reuniones para evaluar el año pasado y el nuevo. También hubo reuniones más estrechas de la dirección. Todas las reuniones se celebraron desde el nivel más bajo de la dirección hasta el más alto. Se trataron temas como la organización, la educación y la tecnología necesaria para establecer un nuevo sistema. Al mismo tiempo, se discutió el nuevo sistema y la formación de las fuerzas de inteligencia y especiales. En consecuencia, hemos desarrollado un nuevo sistema. Como resultado de nuestros preparativos, respondimos a los ataques que tuvieron lugar este año. Nuestra rama militar participó con enorme moral y pasión sobre la base de los nuevos conocimientos adquiridos. En los recientes ataques a la prisión de la ciudad de Hesekê, nuestros comandos y las fuerzas de inteligencia y especiales de las FDS, YPG y YPJ estuvieron en primera línea. Posteriormente, nuestras fuerzas participaron profesionalmente en las operaciones contra las células durmientes de ISIS.

Como YPJ, hicimos nuestra parte en todos los cometidos. La resistencia de las mujeres se puso de manifiesto, una vez más, en la persona de Şehîd Awaz. Por supuesto, eso también impresionó mucho a la gente. Seguimos el camino de mujeres como Arîn Mirkan, Barin y Avesta con gran determinación. El Estado Islámico quería reiniciar su califato en Hesekê y poner en marcha un nuevo plan contra todo el mundo. No fue un ataque pequeño ni ordinario, y la resistencia tampoco fue pequeña. Conmemoramos a todos nuestras camaradas caídas en la persona de Heval Awaz. Gracias a ellas, pudimos presentar una nueva victoria a nuestro pueblo.

-¿Cuál es el papel y la importancia de las mujeres en la revolución de Rojava?

-Las luchadoras de la resistencia en la revolución de Rojava se convirtieron en el símbolo común de todos los pueblos que viven en el norte y el este de Siria. Bajo este techo, la gente se unió y se convirtió en uno. En el último año, muchas mujeres se han unido a la revolución. Se convirtieron en un modelo para toda la sociedad. Desde que las mujeres participan en todos los niveles de la vida, se han roto los prejuicios contra las mujeres. Las mujeres han ganado su lugar en la vida gracias a su mayor participación y organización. Para nosotras, como YPJ, esta resistencia y esta organización es una fuente de moral que es, al mismo tiempo, una razón para reorganizarnos aún más.

-Las mujeres son el primer objetivo en todas las guerras. ¿A qué se debe esto y cómo cree que las mujeres pueden protegerse?

-No es fácil oponerse al sistema estatal patriarcal que existe desde hace siglos. Eso requiere mucha resistencia y tenemos que hacer nuestro trabajo lo mejor que podamos. Tanto ISIS como el Estado turco ocupante quieren acabar con esta resistencia. En la persona de las mujeres revolucionarias abnegadas, las mujeres que lideran la sociedad han sido el objetivo. ISIS y el Estado turco persiguen con ello grandes objetivos. Querían crear mujeres que no estuvieran presentes en ningún lugar de la vida, aparte de la revolución y la política, pero hoy las mujeres están en primera línea. La mujer organizada y con liderazgo social es siempre el objetivo de los gobernantes. A veces utilizan la violación y la agresión, a veces los ataques aéreos y otras formas de agresión. De muchas maneras, se intenta destruir a las mujeres que lideran la sociedad y con ello destruir la sociedad. El año pasado esto ocurrió abiertamente. Cada vez que las mujeres defienden sus derechos y la igualdad, son objeto de ataques. Por eso, es importante que las mujeres se organicen.

Xwebûn (en kurdo, “ser uno mismo”) es un término importante. Hemos tratado de entender este concepto, centrándonos y discutiendo por qué tomamos las armas en las YPJ. No se trata de utilizar las armas, sino de defender los propios derechos, la propia identidad, todo lo que pertenece al ser humano. Intentamos crear esta conciencia. Un ataque a una mujer es un ataque a todas las mujeres, así que hay que tenerlo en cuenta. Teniendo esto en cuenta, las mujeres tienen que organizarse. Cuando se crea la unidad, la unión, todos nos hacemos más fuertes. Tiene que haber una confrontación con eso, porque a medida que las mujeres se fortalecen también lo hacen los ataques.

Por eso, debe haber siempre fuerzas de autodefensa legítimas. Si las mujeres alcanzan esta conciencia, pueden crear su propia autodefensa en todos los ámbitos de la vida y protegerse sobre esta base en todos los aspectos. Las formas y métodos para ello están evolucionando. Las mujeres deben participar en todos los ámbitos de la vida, como la educación, la economía, la justicia, etc., organizándose sobre esta base. Es importante comprometerse con un sentido de unidad y autodefensa. Con las YPJ ahora hay una fuerza femenina diferenciada, hay unidad y colectividad, pero eso no es suficiente. Hace falta una mayor lucha y resistencia. Como sociedad, tenemos que identificarnos con las YPJ.

-Algunos países han tratado de clasificar a las FDS, las YPG y las YPJ como organizaciones terroristas. ¿Cómo valora este enfoque?

-Las mujeres que son y se protegen a sí mismas también pueden defender y proteger a la sociedad. Las YPJ están en una zona de guerra. Es importante fortalecer a las YPJ en todos los ámbitos de la vida. Como YPJ, no hemos atacado ningún territorio o Estado. Sólo hemos ejercido nuestro derecho a la autodefensa. Nuestro enfoque se mueve dentro de este marco. Protegeremos a nuestro pueblo y ejerceremos nuestro derecho a la autodefensa contra cualquier ataque a nuestra sociedad o territorio. Dicen que atacamos a Turquía o a otras fuerzas, pero no atacamos a nadie, sólo utilizamos nuestro derecho a la autodefensa.

Entonces, ¿cuáles son nuestros actos de terrorismo? ¿Dónde los hemos cometido? Sólo defendimos nuestros derechos. Todos los días la gente se desplaza, se convierte en objetivo de ataques, todos los días las mujeres son asesinadas. Puede que todo el mundo guarde silencio sobre estos actos, pero nosotras estamos ahí para defender a las mujeres y a la sociedad. No hemos violado ni un solo derecho.

Hacemos un llamamiento a todas las personas, a todos los defensores de la libertad y de los derechos humanos, a los que defienden y luchan por la libertad de las mujeres; hacemos un llamamiento a las potencias internacionales: vengan a investigar lo que hemos hecho. Somos absolutamente transparentes.

-No sólo las mujeres kurdas luchan en las YPJ, sino también las mujeres de la población árabe y asiria y de otras identidades étnicas de la región. ¿Qué prometen las YPJ a las mujeres?

-La demanda de libertad, organización y autodefensa de las mujeres se corresponde con nuestra demanda. Las YPJ están dando un buen ejemplo en este sentido. Esto se aplica a toda Siria, pero también a Yemen y Sudán. Todas las mujeres se ocupan de la cuestión de la organización y la autodefensa, y tratan de encontrar ejemplos de ello. Las YPJ son un ejemplo muy vivo y dinámico en este sentido. El hecho de que las experiencias de las YPJ sean compartidas y adoptadas por otras mujeres es un poco lo que aterra a los que están en el poder. Si las YPJ fueran sólo una fuerza regional, nadie habría hecho un programa así. Pero las YPJ se han convertido, cada vez más, en un modelo a seguir para el norte y el este de Siria, para Siria, para Oriente Medio, incluso para toda la humanidad.

La organización de las YPJ ocurrió realmente más rápido de lo que esperábamos. Se formaron rápidamente y se convirtieron en una fuerza muy eficaz. Así que era necesario. Esta oleada, que comenzó con las mujeres kurdas, ha afectado también a todas las demás mujeres. Varias fuerzas se unieron a nosotras y nos convertimos en lo que somos hoy. Mujeres de todo el mundo vienen y se unen a las YPJ. Las fuerzas de autodefensa organizadas están provocando serios cambios en nuestra región. Cambian la sociedad. Cuando la sociedad cambia, la región cambia. Cuando la región cambia, tiene un impacto global. Pero eso, también nos impone una gran responsabilidad. Sentimos responsabilidad por todas las mujeres del mundo.

Hay fuertes ataques. Somos capaces de mejorar el mecanismo de autodefensa a pesar de estar en un ambiente de ataques. Sabemos que tenemos la fuerza para responder a los ataques, porque detrás de nosotras hay una fuerza aún mayor en la que apoyarnos, el ejército de los caídos. La fuerza es la voluntad de las madres que presenciaron la brutal matanza de sus hijos y tuvieron que enterrarlos con sus propias manos. El poder es la presencia de cientos de hijas de los caídos, el legado de mujeres que han venido de todo el mundo y se han unido a nosotros en cada etapa de esta lucha. Todo esto es la fuente de nuestra fuerza, de nuestra resistencia.

Con motivo del Día Mundial de la Mujer Trabajadora, recordamos a todas las mujeres que es el momento de la libertad de las mujeres. Llamamos a compartir nuestros dolores y logros y a luchar juntas. Podemos vencer la mentalidad que mata a las mujeres, que mata el amor, que impone el color negro a las mujeres, y estamos preparadas para ello. Nadie está solo, estamos a su lado.

FUENTE: Dilan Dilok / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.