Los mercenarios apoyados por Turquía dejan un rastro de abusos y criminalidad en Siria

Durante 17 días de cautiverio, Leila Mohammed Ahmed fue testigo, impotente, de cómo 10 mujeres jóvenes se quitaban la vida tras ser violadas por miembros de la Brigada Sultán Murad, una facción rebelde suní que opera bajo la bandera del Ejército Nacional Sirio (ENS), respaldado por Turquía. Esta mujer kurda, de 63 años, de Afrin, el enclave de mayoría kurda en el norte de Siria que está ocupado por las fuerzas respaldadas por Turquía desde enero de 2018, transmitió a Al Monitor el sufrimiento de sus compañeras detenidas en una entrevista telefónica. “Algunas utilizaban cinturones para ahorcarse, otros bolígrafos u otros objetos afilados que se clavaban en la garganta. Luego estaban las pobres chicas que simplemente se golpeaban la cabeza contra la pared hasta que se desplomaban”, dijo Ahmed.

La historia de Ahmed no es extraña. En todos los territorios ocupados por Turquía se ha establecido un patrón de violencia y criminalidad. Los grupos de oposición respaldados por Turquía, que en su día se dedicaban a causas políticas, son acusados por los residentes de haberse convertido en sindicatos criminales que secuestran por dinero y explotan los recursos de los ciudadanos para su propio beneficio.

“Éramos alrededor de 150 personas. Nos daban una patata con media barra de pan dos veces al día, y nos pegaban todas las noches de 1 a 3. Cada noche los hombres se llevaban a algunas de las chicas para violarla, diciendo: ‘La llevamos al médico’. Era como una tradición”, dijo Ahmed, refiriéndose al centro de detención en la ciudad de al-Rai, ocupada por el SNA, con una voz que oscila entre el dolor y la rabia.

Ahmed fue detenida por sus vínculos con la administración liderada por los kurdos, que anteriormente gobernaba Afrin, una región montañosa y verde alfombrada de olivares y ruinas antiguas, antes de que el ejército turco y sus aliados del SNA capturaran Afrin en una sangrienta campaña militar de dos meses.

Con la mayor parte de su población kurda desplazada a la fuerza y reducida a un estatus minoritario, Afrin se erige como un sombrío testimonio del paso de la oposición siria respaldada por Turquía del celo revolucionario a la codicia y la criminalidad sin límites, un laboratorio para los experimentos de Turquía en ingeniería demográfica e imperialismo cultural, respaldados por la determinación de impedir que los kurdos de Siria establezcan su autogobierno.

La autoridad de Turquía se puso de manifiesto esta semana cuando el ministro del Interior, Suleyman Soylu, viajó a Afrin con motivo de la fiesta musulmana del sacrificio, o Eid al-Adha.

Las fotos de la visita publicadas en su Twitter muestran a Soylu en el centro de mando de las fuerzas especiales turcas. El edificio estaba adornado con gigantescas banderas turcas y de la pared colgaban retratos del presidente turco Recep Tayyip Erdogan y de Kemal Ataturk.

La invasión turca bajo el nombre de la operación “Primavera de la Paz” en el territorio controlado por los kurdos en el noreste de Siria, en octubre de 2019, recibió la luz verde de la administración de Donald Trump y provocó una protesta mundial. Las brigadas afiliadas al SNA protagonizaron una letanía de abusos, el más memorable, quizás, la ejecución sumaria de la política kurda Hevrin Khalaf. La sacaron de su coche, la mataron a tiros y luego la hicieron papilla los miembros de Ahrar al-Sharqiyah, una brigada bajo la bandera del SNA. Los políticos de ambos partidos estadounidenses denunciaron a Trump por haber traicionado a los aliados kurdos de Estados Unidos, que habían ayudado heroicamente a derrotar al Estado Islámico, y le presionaron para que anulara su decisión de retirar las fuerzas estadounidenses de Siria.

No se escuchó tal alboroto cuando Turquía invadió Afrin, con el argumento de que la administración kurda que la dirigía estaba bajo la influencia del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), el grupo militante que está llevando a cabo una campaña armada contra Turquía. Estados Unidos ha argumentado que Afrin estaba fuera de su control, lo que le hacía impotente para actuar. Es posible que Rusia, que domina el noroeste, haya dejado que Turquía invada Afrin para castigar a los kurdos por su negativa a romper los lazos con Estados Unidos y someterse a la autoridad del presidente sirio Bashar al-Assad.

Bassam al-Ahmed, activista sirio de derechos humanos y fundador de Syrians for Truth and Justice, una organización de investigación sin ánimo de lucro que registra los abusos cometidos por todas las partes en el conflicto sirio, que dura ya una década, declaró a Al Monitor: “Casi todo el mundo estaba en contra de la Primavera de la Paz. Pero con Afrin hubo un enorme silencio. Lo que está ocurriendo ahora en Afrin es una profunda limpieza étnica de la que Turquía y las brigadas se benefician también económicamente”.

Leila Mohammed Ahmed tiene suerte. Fue liberada por el Sultán Murad porque “era demasiado vieja” y llevada de vuelta a Afrin. Su casa en el pueblo de Metina está ahora ocupada por un árabe sirio con dos esposas y 10 hijos; fueron trasladados en autobús desde la ciudad siria de Homs como parte de la supuesta campaña de Turquía para limpiar étnicamente Afrin de su población kurda.

Un laberinto de troncos es todo lo que queda de los 150 olivos que posee su familia. Lleva viviendo en Alepo, en manos del régimen, desde 2019, tras haber sobornado su salida de Afrin por 350 dólares, una suma considerable en la pauperizada Siria de hoy.

“Hace una semana, una amiga mía que estaba retenida en al-Rai volvió y me dijo que hay un gran número de mujeres y niñas que siguen en la cárcel”, dijo.

Su relato coincide con la serie de abusos documentados en Afrín y otros territorios ocupados por las brigadas del SNA respaldadas por Turquía, como violaciones, secuestros, limpieza étnica y reclutamiento de niños soldados para las incursiones de Turquía en Libia y Azerbaiyán.

Las violaciones que cometen estas brigadas -desde el saqueo hasta la imposición de “impuestos” a los habitantes kurdos originales o a los árabes recién llegados a las zonas ocupadas por Turquía- están cada vez más vinculadas por un motivo común: el beneficio. Los comandantes de las brigadas utilizan el dinero obtenido de estas actividades ilícitas para invertir en propiedades y otros proyectos lucrativos tanto en Turquía como en el noroeste de Siria, controlado por los rebeldes.

En un informe de marzo, la Comisión de Investigación de la ONU sobre la República Árabe Siria dijo: “Después de la captura de Afrin, declarada en 2018… surgió un vacío de seguridad, creando un entorno permisivo para que los combatientes se dediquen al secuestro, la toma de rehenes y la extorsión”. El informe señaló que se observaron patrones similares, “aunque en menor medida”, en las ciudades de Ras al-Ain y Tell Abyad y sus alrededores tras la Operación Primavera de la Paz, “afectando principalmente a los retornados de origen kurdo, incluidas las mujeres”.

“Mientras estaban detenidas, las mujeres kurdas (y, en ocasiones, las yazidíes) también fueron violadas y sometidas a otras formas de violencia sexual, como actos degradantes y humillantes, amenazas de violación, realización de “pruebas de virginidad” o la difusión de fotografías o material de vídeo que mostraban a la detenida sufriendo abusos”, añade el informe.

Meghan Bodette, investigadora con sede en Washington y fundadora de “El Proyecto de Mujeres Desaparecidas de Afrin”, afirma haber documentado 135 casos de mujeres que siguen desaparecidas de un total de 228 casos de secuestros denunciados. Según ella, 91 mujeres habrían sido liberadas, mientras que dos habrían sido asesinadas bajo custodia. “Hablando directamente con las supervivientes y leyendo otros testimonios, considero que el número real de secuestros y desapariciones es probablemente mayor del que conocemos, debido a las dificultades y los peligros de denunciar estos abusos y a la negativa de Turquía a permitir el acceso a la zona a los medios de comunicación independientes y a las organizaciones de derechos humanos”, dijo Bodette a Al Monitor.

En la rara ocasión en que Turquía permitió a un medio de comunicación internacional entrar en Afrin, el resultado fue un vergonzoso encubrimiento. En su artículo del 16 de febrero, The New York Times dijo: “Turquía se ha convertido en la única fuerza internacional sobre el terreno que protege a unos cinco millones de civiles desplazados y vulnerables. Hoy, los soldados turcos son todo lo que se interpone entre ellos y una posible matanza a manos de las fuerzas del presidente Bashar al-Assad y las de sus aliados rusos”.

No se mencionaron las atrocidades cometidas por los protegidos rebeldes de Turquía. Los kurdos sirios estaban atónitos.

Sinam Mohammed, representante en Washington del Consejo Democrático Sirio, un organismo político que supervisa la administración kurda protegida por Estados Unidos en el noreste de Siria, dijo: “Me molestó profundamente que The New York Times diera una imagen muy bonita sobre la gente de Afrin que está cometiendo crímenes allí. Eran noticias falsas que mostraban que todo es bueno”.

Mohammed dijo: “Sé lo que está pasando allí. Diariamente están cometiendo abusos. Violación de niñas. Torturando a hombres hasta la muerte. Cambiando la demografía”. La casa de la familia de Mohammed en Afrin ha sido usurpada, las fábricas de su marido despojadas de sus máquinas y abandonadas a su suerte. “Yo y muchos miembros de la comunidad kurda escribimos a The New York Times. Nunca respondieron”, dijo Mohamed.

La ONU y varios grupos de derechos afirman que los abusos cometidos por las facciones afiliadas al SNA equivalen a crímenes de guerra. Sin embargo, según más de una docena de fuentes turcas, kurdas y árabes sirias entrevistadas por Al Monitor, el pillaje y el expolio persisten, y varios señores de la guerra engordan día a día sus beneficios. Individuos turcos vinculados al gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) se reparten supuestamente el botín.

Bassam Ahmed, de Sirios por la Verdad y la Justicia, ha declarado: “Si no supieran que están protegidos por Turquía, no podrían hacer estas cosas. La mayoría de los altos mandos de las brigadas tienen nacionalidad turca”.

Turquía niega las acusaciones. Sin embargo, en una medida poco habitual, un tribunal militar del llamado gobierno interino de la oposición siria condenó a un miembro de Ahrar al-Sharqiyah por el asesinato de Hevrin Khalaf, según la ONU.

“Discriminación cero”

No son solo los kurdos los que están en el punto de mira: los árabes sirios traídos a Afrin desde Ghouta Oriental después de que cayera en manos del régimen están sometidos a algunos de los mismos abusos. Un residente que llegó a Afrin en la primavera de 2018 pinta una imagen sombría de la ciudad antes tranquila. Dijo: “Estaba alquilando una casa a una persona kurda, pero la brigada que controla la zona me echó, al igual que al propietario de la casa, y confiscó la casa con el pretexto de que el propietario de la casa estaba en el PKK”. La brigada infractora era Ahrar al-Sharqiyah. “Esto le ocurrió a decenas de familias de Ghouta Oriental, que fueron expulsadas de sus casas por Ahrar al-Sharqiyah”, dijo.

Un investigador turco con un profundo conocimiento de las facciones del SNA, que ha viajado varias veces a Afrin, dijo: “Afrin fue dividido entre las distintas brigadas como botín de guerra y establecieron zonas y fronteras de mutuo acuerdo entre ellas. Usurpan la propiedad y luego la venden de nuevo al propietario original. Nada de esto es legal o justo”, con la condición de no ser identificado por su nombre por temor a las represalias de las autoridades turcas.

El residente de Afrin dijo: “Cada barrio tiene su propia brigada. El barrio de Mahmoudiya, por ejemplo, contiene 10 barrios más pequeños, y cada barrio más pequeño tiene una brigada a cargo. Los civiles que no tienen apoyo de una brigada determinada, su propiedad es como si desapareciera”.

Y continuó: “Si vienes a Afrin, en cuanto camines por allí estarás seguro de que sólo la fuerza de las armas gobierna esta zona. Hay un fenómeno terrible, la propagación de tiendas que venden armas. Dondequiera que camines, encontrarás ‘la tienda de armas de Hunter’, ‘la tienda de armas de fulano’.  Es un espectáculo realmente feo”.

El investigador turco sostuvo que el gobierno turco está tratando de imponer la ley y el orden en Afrin. Sin embargo, la oficina del gobernador de Hatay, que administra la ocupación de Afrin, asegurando los servicios básicos y supervisando la reconstrucción, ha tenido poco impacto. “Parece que no quieren o no pueden controlar a las brigadas”, dijo. “El principal objetivo de Turquía es su propia seguridad”, añadió.

Esto incluye evitar los ataques esporádicos de las Fuerzas de Liberación de Afrin, una rama del PKK, que está llevando a cabo una insurgencia de baja intensidad para expulsar a las fuerzas turcas y de la oposición, con poco efecto. Los ataques atribuidos a este grupo y a sus afiliados, incluido el bombardeo de un mercado popular en el centro de Afrin, se han cobrado vidas de civiles y de soldados.

Deja de lado mi escondite

El 21 de mayo, la seguridad de Turquía pareció verse amenazada por las mismas facciones vinculadas al SNA que cuentan con su apoyo, cuando cientos de sus presuntos miembros abrieron una brecha en el muro fronterizo de hormigón que separa Turquía de Siria. Llegaron desde Atmeh, un gigantesco campamento de desplazados sirios, y atacaron un puesto fronterizo turco atendido por fuerzas de la gendarmería en el distrito de Reyhanli, en Hatay. Los habitantes de la zona, citados por el medio de comunicación independiente turco Duvar, afirmaron que los sirios incendiaron sus cultivos de trigo y sus olivos. Uno de los aldeanos dijo: “La estación (de la gendarmería) recibió una lluvia de disparos. No sé si fue un cóctel molotov u otra cosa, pero uno de ellos lanzó un explosivo. Si no hubiera sido por el muro de hormigón, todos los soldados que estaban allí habrían muerto”. Las imágenes de gente corriendo, con nubes de humo y una llama naranja brillante que se elevaba cerca de la torre de vigilancia de la gendarmería, parecían corroborar las afirmaciones.

Los habitantes del pueblo dijeron que no sabían qué había provocado el ataque. Sin embargo, Umit Ozdag, legislador independiente del Parlamento turco, sugirió en un tuit una semana después que estaba relacionado con la incautación el 15 de mayo en el puerto de Iskendurun, en Hatay, de más de una tonelada de pastillas de Captagon, una droga estimulante, con un valor en la calle de 37 millones de dólares. La policía turca dijo que las píldoras estaban destinadas a los Emiratos Árabes Unidos y habían sido ocultadas en ladrillos.

Ozdag, un vigoroso defensor de la expulsión de los aproximadamente 4 millones de refugiados sirios de Turquía, tuiteó: “Los sirios se levantaron en Reyhanli. Un puesto fronterizo turco fue asaltado. Los soldados se retiraron para evitar un enfrentamiento. Se robaron armas del puesto fronterizo. El motivo del estallido de los acontecimientos fue la operación de narcotráfico en Iskenderun. La mafia siria está diciendo: ‘Dejen mi propiedad’. Basta ya”.

Los funcionarios turcos no ofrecieron ninguna explicación.

Sefik Cirkin, un veterano político nacionalista de Hatay y miembro del partido de oposición de centro derecha Iyi o Partido del Bien, dijo a Al Monitor: “Lamentablemente, puedo decir que esta historia es cierta. Al cien por cien”. Cirkin no quiso dar más detalles. Ozdag no respondió a la solicitud de comentarios de Al Monitor.

Este año se ha informado de numerosas incautaciones de drogas en Hatay, la más reciente en julio, cuando se detuvo a un carguero que transportaba 117 kilogramos de cocaína frente a la costa de Iskenderun. En varios casos se produjeron detenciones. Pero no se revelaron las identidades ni las nacionalidades de los sospechosos. Las autoridades turcas no han anunciado ninguna detención en relación con la incautación del 15 de mayo.

Elizabeth Tsurkov, estudiante de doctorado de la Universidad de Princeton y miembro del Newlines Institute, un centro de estudios de Washington, se cuenta entre los principales expertos en la oposición siria. Tsurkov dijo: “Varias facciones sirias en zonas bajo control turco están involucradas en el tráfico de drogas”.

Tsurkov señaló, sin embargo, que Atmeh está bajo el control de Hayat Tahrir Sham, el grupo militante que gobierna Idlib y que está en desacuerdo con muchas de las facciones del SNA.

Un denunciante turco

Sedat Peker, un mafioso turco condenado que vive exiliado en Dubai, ha estado implicando a funcionarios turcos actuales y anteriores con estrechos vínculos con el gobierno de Erdogan en graves delitos, como violaciones, tráfico de drogas y transporte de armas a los yihadistas sirios. El flujo de vídeos reveladores está acumulando millones de visitas en YouTube, y para muchos, suena más verdadero porque Peker, por su propia admisión, participó en algunos de los crímenes. En un vídeo reciente, afirmó: “Si quieres hacer negocios en Siria, ¿sabes lo que tienes que hacer? Hay un señor Metin Kiratli, déjame decir el nombre de su oficina: la dirección de asuntos administrativos de la presidencia (turca). Debes acudir a él, pero no para los pequeños tratos, como dos camiones de material. Me refiero a los grandes tratos”.

El viceministro de Asuntos Exteriores sirio, Bashar Jaafari, dijo en una reciente entrevista con Deutsche Welle: “Me gustaría expresar que confirmo, afirmo y verifico que lo que ha dicho el señor Sedat Peker es completamente cierto”. Kiratli ha negado las afirmaciones y ha presentado una denuncia penal contra Peker.

Tanto si Peker dice la verdad como si no, el comercio que describe parece estar expandiéndose con la bendición de Ankara: Un nuevo paso fronterizo no oficial situado entre Ras al-Ain y Tell Abyad, en la zona de la Primavera de la Paz, llamado Tuhafa o “manzana”, que conecta los territorios de la oposición respaldada por Turquía y las Fuerzas Democráticas Siria (FDS) en el norte de Raqqa, comenzó a funcionar a principios de este año.

Tuhafa está dirigida por el líder de Ahrar al-Sharqiyah, Abu Hatem Shaqra, una figura de primer orden en el tinglado de la especulación bélica que ha sido apodado “el Pulpo” debido a su gran alcance financiero. Otras dos brigadas vinculadas al SNA, Jaysh al-Sharqiyah y el Escuadrón 20, comparten el control de la Tuhafa. La inteligencia de fuente abierta extraída y observada por el investigador conocido como @obretix en Twitter mostró un camión cisterna de petróleo estacionado en el cruce el 13 de julio.

“Los cruces entre las zonas de control de las diferentes partes son como tesoros para las brigadas rebeldes. Tuhafa va a ser un gran punto de cruce económico, los ingresos mensuales en él podrían alcanzar el millón de dólares”, dijo Ramadan, el director del periódico.

Sinam Mohammed, del Consejo Democrático Sirio, insiste en que Estados Unidos debe designar como terroristas a las brigadas del SNA que han cometido crímenes de guerra. “Es un paso necesario”, dijo. “De lo contrario, no se detendrán”.

Sin embargo, Bassam Ahmed, de Syrians for Truth and Justice, cree que se trata de un objetivo poco realista: “Lo máximo que podemos esperar es que algunos de estos señores de la guerra sean sancionados individualmente por sus crímenes”.

“Es hora de que Estados Unidos actúe contra estos grupos”, añadió Bassam Ahmed.

Un portavoz del Departamento de Estado que habló en segundo plano dijo a Al Monitor: “La Administración está preocupada por los continuos informes de que algunos elementos del Ejército Nacional Sirio han violado la ley del conflicto armado y han abusado de los derechos humanos en el norte de Siria. Seguimos instando a Turquía a que presione a los grupos de la oposición apoyados por Turquía para que pongan fin a los abusos de los derechos humanos, hagan rendir cuentas a los autores y tomen medidas para evitar cualquier abuso futuro”.

El portavoz añadió: “Estados Unidos y Turquía comparten el interés de poner fin de forma sostenible al conflicto en Siria y seguiremos consultando a Ankara sobre la política en este país y buscando áreas de cooperación”. Estados Unidos y Turquía tienen intereses compartidos en la lucha contra el terrorismo, el fin del conflicto en Siria y la disuasión de la influencia maligna en la región”.

En julio, Estados Unidos incluyó a Turquía en una lista de países implicados en el uso de niños soldados durante el año pasado, siendo la primera vez que un aliado de la OTAN era designado como tal.

El Departamento de Estado señaló en su informe sobre la trata de personas de 2021 que Turquía estaba proporcionando “apoyo tangible” a la división Sultán Murad, que desplegó niños soldados en Libia, al igual que otras partes del conflicto en ese país. El Departamento de Estado también nombró a las FDS junto con otros grupos armados en Siria que reclutan a menores para el combate. Ankara se enfureció.

El Ministerio de Asuntos Exteriores turco dijo que “rechaza completamente” la afirmación y que su historial está limpio.

FUENTE: Dan Wilkofsky, Amberin Zaman y Mohammed Hardan / Al Monitor

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *