Mexmûr y Sinjar: ¿territorios en disputa?

El campamento de Mexmûr y su población de unos 12.000 refugiados políticos, se encuentran en una zona insólita, cuyo estatus, calificado de “disputado”, se supone que se determinará finalmente en un referéndum, según el artículo 140 de la Constitución iraquí. Se trata de una zona que se extiende desde Sinjar, en el oeste, hasta Xaneqîn, en el este, y, por lo tanto, de aproximadamente la mitad del territorio del Kurdistán del Sur. Una gran variedad de fuerzas, cada una de las cuales persigue sus propios objetivos políticos en la región, están activas allí y están intensificando cada vez más el caos con sus constantes intervenciones. Ante esta confusa situación, merece la pena dar un paso atrás y plantearse las siguientes preguntas: ¿por qué se ha dado a esta zona el estatus de “territorio disputado”? ¿Por qué se la califica de “problemática”? ¿Por qué se reguló su estatus por separado en la Constitución iraquí mediante el artículo 140? A continuación trataremos de discutir brevemente estas preguntas y de encontrar respuestas.

La zona en cuestión, que incluye Mexmûr, es histórica, geográfica, demográfica y culturalmente parte del Kurdistán, y una zona de asentamiento de los kurdos. A pesar de este hecho, tras la intervención en Irak en 1991, Estados Unidos y sus aliados decidieron establecer una zona de seguridad que se extendía hasta el paralelo 36. Al hacerlo, convirtieron aproximadamente la mitad del Kurdistán del Sur en una “zona en disputa” que, desde entonces, se asemeja a una especie de nudo gordiano. Oficialmente, este estatus estaba estipulado en el artículo 140 de la nueva Constitución iraquí, redactada tras la segunda intervención estadounidense en 2003 y adoptada oficialmente en 2005. Pero más tarde quedó claro que este artículo constitucional era una trampa que no se había reconocido a tiempo. Los representantes del Kurdistán Meridional en aquel momento fueron obviamente incapaces de entenderlo y, además, simplemente no estuvieron lo suficientemente atentos. En este contexto, vale la pena examinar más de cerca la estrategia y la política de Estados Unidos y de las demás fuerzas imperialistas en la región. Están desarrollando constantemente nuevos planes para mantener el estatus que han desarrollado en Irak y especialmente en el Kurdistán, para ajustarlo según sus intereses imperialistas. Actualmente, el ejército estadounidense está retirando sus unidades de combate de las partes árabes de Irak y trasladándolas al sur del Kurdistán. Al mismo tiempo, la rama de la Unión Europea (UE), con Francia a la cabeza, está asumiendo un papel cada vez más activo dentro de la coalición internacional. Estos acontecimientos hacen que el interés por los “territorios en disputa” sea aún más intenso. Además, la misión de la ONU en Irak, que es más bien un representante de la coalición internacional, está desempeñando un papel muy provocador y negativo debido a sus actividades y relaciones en la región.

Aproximadamente, el 70 % de todas las reservas de petróleo del sur del Kurdistán se encuentran en la zona que acabamos de describir. Desde Sinjar hasta Xaneqîn hay ricos yacimientos de petróleo y gas, muchos de los cuales aún no se han explotado o procesado completamente. Por la zona pasan rutas comerciales históricamente importantes, y actualmente se están desarrollando varios proyectos y planes para reforzar este papel como ruta comercial central. El agua dulce de los numerosos manantiales del norte y el este del Kurdistán, y las vastas llanuras de suelo fértil, dan a la región el potencial para abastecer de productos agrícolas a todo el país, si se gestiona adecuadamente. En consecuencia, atrae la atención de las fuerzas imperialistas y de los estados vecinos debido a sus condiciones históricas, geográficas y actuales.

Los esfuerzos de ocupación de Turquía

La estrategia regional de Turquía se basa en una mentalidad que se remonta al Imperio Otomano. En consecuencia, los intentos turcos de ocupar la región continúan. Turquía ha estacionado grandes contingentes de tropas en el sur del Kurdistán y lleva a cabo continuas operaciones militares en toda la región, como si fuera territorio turco. Mantiene aquí más de 60 bases militares y de inteligencia. Başika es una de las zonas donde están estacionadas las tropas turcas. El hecho de que sea uno de los “territorios en disputa” es crucial para los planes militares en el marco de los esfuerzos de ocupación turcos. A pesar de las resoluciones en este sentido del parlamento iraquí y del gobierno central iraquí, Turquía sigue negándose a retirar sus tropas de Başika. Esta ocupación, impuesta con la ayuda de la colaboración del PDK (Partido Democrático del Kurdistán), es hoy claramente perceptible en todas las zonas del Kurdistán del Sur controladas por el PDK. En las “zonas en disputa”, ni Irak ni el Gobierno Regional del Kurdistán Meridional han conseguido aún hacerse con el control total. Militarmente, el ejército iraquí está presente, pero administrativamente, el gobierno regional sigue gobernando en muchas zonas. La zona se mantiene permanentemente inestable. El vacío político y la inestabilidad fueron dos de las principales razones por las que el terror del Estado Islámico (ISIS) consiguió mantener su presencia en la zona durante mucho tiempo en 2014. En la actualidad, la zona sigue siendo muy vulnerable a la intervención, que el gobierno fascista de Turquía utiliza para intensificar sus actividades de ocupación. Como parte de sus intentos de ampliar los contactos con la población árabe suní de Irak, Turquía se apoya en fuerzas como la familia Usama an-Nujahifi, que ya colaboró con el Imperio Otomano, o los restos del ISIS. Al mismo tiempo, Turquía está trasladando a la región fuerzas islamistas proxy que ha entrenado.

Basándose en una fatwa emitida por el líder religioso chiíta Ayatolá Ali al-Sistani, las unidades militares de las Hashd al-Shaabi (Fuerzas de Movilización Popular) se crearon en 2014 para luchar contra el ISIS. Estaban compuestas por voluntarios. Su resistencia contribuyó a la liberación de numerosas ciudades del terror del ISIS, incluidas las provincias de Mosul y Kirkûk, consideradas “zonas en disputa”. Es bien sabido que los grupos chiíes afiliados a Irán desempeñaron un papel activo y decisivo en la guerra contra el ISIS, y en la liberación de la región. Hoy en día, siguen teniendo una gran influencia en la seguridad de la zona. Desde Sinjar hasta Xaneqîn, son una fuerza militar dominante y en algunos lugares también influyen administrativamente, al tiempo que buscan activamente ganarse las simpatías de la población local. En lugares como Tuz Xurmatu y Tal Afar, parte de la población está formada por chiíes. Sin embargo, el hecho de que la mayoría de los habitantes sean suníes y tengan profundas contradicciones históricas con las fuerzas chiíes hace, que el rechazo a las fuerzas Hashd al-Shaabi sea generalizado allí.

Esta región representa una importante ruta de tránsito en los esfuerzos de expansión del régimen iraní. En consecuencia, Irán le otorga una gran importancia estratégica, incluyendo Sinjar y Mexmûr. Por consiguiente, es muy poco probable que las fuerzas chiíes de Irán e Irak abandonen esta zona, que fue liberada por ellas y en la que Irán desempeña un papel influyente.

Es igualmente improbable que estas fuerzas sean aceptadas por la población local y puedan afianzarse sobre el terreno, en consecuencia. Esto también se aplica al legado otomano de opresión y violencia de Turquía, y a sus aspiraciones dictatoriales fascistas en la región. El apoyo turco al ISIS y a otras fuerzas yihadistas, así como las ambiciones expansionistas de Turquía en Oriente Medio, son bien conocidas por la población de este país. A pesar de la ayuda de Estados Unidos y la OTAN, y de la colaboración de fuerzas locales como los turcomanos suníes y el PDK, será muy difícil que Turquía se gane a la población local. Su mentalidad fascista, basada en una síntesis turco-islámica, encuentra fuertes objeciones por parte de los habitantes de la región. En particular, debido al intento de Turquía de ganar influencia apoyando al ISIS, la población local siente una afinidad mucho mayor con el nacionalismo árabe promovido por Arabia Saudí, Egipto y Jordania.

Todas estas fuerzas, que tienen presencia militar sobre el terreno pero muy poco apoyo social, no tienen nada nuevo que ofrecer a la población local. Su presencia se basa en la opresión y la violencia. El pueblo ha reconocido que el sistema existente tiene siglos de antigüedad y que ya ha perdido todo poder para resolver los problemas existentes. Tampoco sus gobernantes tienen nada que ofrecer a la población, ni tienen poder para provocar el cambio. No tienen ningún plan para restablecer la libertad, la democracia y la prosperidad económica de las que se ha privado a los pueblos, para cambiar las condiciones existentes y resolver los numerosos problemas. Ya sea el sistema completamente débil e impotente de Irak, la cultura democrática de las potencias imperialistas como Estados Unidos o la UE, el sistema expansionista y sectario de Irán o la potencia ocupante fascista de Turquía, ninguna de estas fuerzas es capaz de hacerlo. Por el contrario, todas ellas tienen contradicciones y conflictos históricamente motivados entre sí. La existencia de estos estados supone una enorme amenaza para toda la región. Sólo una ligera intensificación de las políticas intervencionistas de estas potencias puede conducir a resultados que aseguren cambios masivos. Turquía recibe un amplio apoyo de Estados Unidos y de la OTAN. Al mismo tiempo, ella misma apoya al ISIS, al PDK y a parte de las tribus turcomanas. Si se produjera un enfrentamiento directo entre las fuerzas fascistas de Turquía y las apoyadas por Irán, la región podría verse sacudida por guerras cuyas consecuencias serían incalculables. Los acontecimientos actuales hacen que este escenario sea cada vez más probable. En consecuencia, el estatus de la Región del Kurdistán de Irak, ese remanente del artículo 140 de la Constitución iraquí, también está gravemente amenazado.

Objetivos del ataque: Sinjar y el campo de Mexmûr

Actualmente podemos ver, sin mucho esfuerzo, una rápida evolución hacia una profundización del caos regional. Es completamente inconcebible que en el contexto de este desorden Sinjar y el campo de Mexmûr no se conviertan también en objetivos de ataque. Esto se debe a que estos dos lugares tienen las poblaciones más resistentes y organizadas de la región. Se han preparado ampliamente para todos los posibles acontecimientos. Además, se ven a sí mismos como representantes de un proyecto importante y como alternativa al sistema existente. Sobre esta base, mantienen contactos directos con la población de su barrio. Cuanto más consigan que la gente de allí comprenda sus ideas, más ganarán en fuerza Sinjar y Mexmûr. Los habitantes de Sinjar pueden mirar hacia atrás en una historia de resistencia enormemente larga. Sobre todo cuando el Islam se extendió por la región, los habitantes de Sinjar fueron objeto de constantes masacres a causa de su fe: un total de 74 masacres a lo largo de los siglos. Sin embargo, resistieron en todo momento, protegiendo su fe, y así han podido mantenerla viva hasta hoy. A pesar de ser continuamente oprimidos, discriminados y aislados, los yezidíes no renunciaron a su fe. Unidos en su fe común, desarrollaron una cultura de resistencia permanente. Recientemente, fueron atacados por las bandas del ISIS en 2014. Miles de yezidíes fueron asesinados o vendidos como esclavos a Turquía y otros países. Cientos de miles no vieron otra opción que huir y ahora viven dispersos en diversas partes del mundo. En las zonas del sur del Kurdistán controladas por el PDK, los refugiados yezidíes han sufrido todo tipo de corrupción y actos inmorales. En los campamentos de allí, se les mantiene como rehenes y se abusa de ellos como fuente de beneficios mediante la malversación de fondos de ayuda internacional. Al comienzo de los ataques del EI en 2014, los habitantes de Sinjar resistieron junto con un pequeño grupo de guerrilleros. Más tarde, junto con las HPG (Fuerzas de Defensa del Pueblo) y las YPG/YPJ (Unidades de Defensa del Pueblo/Mujeres), liberaron su tierra natal de Sinjar. Basándose en este espíritu de resistencia, los habitantes de Sinjar se mantienen hoy en pie, se organizan y se educan. De este modo, convierten sus terribles experiencias en lo contrario y continúan su resistencia con la cabeza alta. A través de su propia renovación, están luchando por evolucionar como comunidad. Con la ayuda de la inspiración que representa para ellos Abdullah Öcalan, se están organizando y fortaleciendo para avanzar en la construcción del sistema de Autonomía Democrática.

Sinjar ha desarrollado un modo de vida resistente y cuenta con enormes experiencias de resistencia. Por ello, hoy puede compartir todas estas experiencias con los demás pueblos de la región y actuar como modelo a seguir a través de su vida libre, igualitaria y organizada. De este modo, Sinjar puede convertirse en un lugar en el que prevalezca de forma ejemplar la coexistencia pacífica de los pueblos. En la oración, los yezidíes se dirigen a Dios con sus deseos: primero para toda la humanidad, luego para sus vecinos y, por último, para ellos mismos. Sobre la base de su rica fe, de su conciencia y experiencia recientemente desarrolladas, pero también de su cultura caracterizada por la seguridad y el desinterés, hoy pueden hacer que su tarea sea liderar el camino de la humanidad y de los demás pueblos de la región. Así pueden conseguir crear una nueva esperanza no sólo para ellos sino para toda la región.

Los habitantes del campamento de Mexmûr han vivido en ese lugar durante 23 de sus 27 años de desplazamiento. Aquí, sus vidas siempre se han caracterizado por la resistencia y la lucha. Con su modo de vida, se han ganado el respeto y la confianza de las comunidades vecinas. A pesar de todas las obstrucciones de los poderes que actúan en la región, han conseguido desarrollar y mantener relaciones armoniosas con sus comunidades vecinas. Como resultado de la lucha de Mexmûr contra las bandas del ISIS, los pueblos de la región tienen ahora una imagen muy positiva de su gente. En 1998, Abdullah Öcalan se dirigió a la población del campo por la radio. Además de la esperanza y el entusiasmo que transmitían sus palabras en aquel momento, también dio a la gente una misión: “Como población del campo, jugaréis un papel de puente con los demás pueblos de la región”. Hoy, Mexmûr puede combinar esta misión con la experiencia y los conocimientos que ha adquirido entretanto. El campamento se enfrenta así a la urgente tarea de difundir el paradigma y el sistema basados en la democracia, la ecología y la libertad de las mujeres a los demás pueblos de la región. Así, hoy Mexmûr tiene la oportunidad histórica de estar a la altura de su misión histórica.

Podemos concluir que la región de los “territorios en disputa”, incluidos Sinjar y Mexmûr, se caracterizará por un gran caos en el futuro inmediato. Al igual que en el pasado, esta situación en la región puede volver a acarrear grandes pérdidas a los pueblos. En esta situación, Sinjar y Mexmûr se enfrentan a la tarea histórica de desempeñar un papel de liderazgo en la construcción de un futuro prometedor mediante la difusión del sistema democrático-confederal y la Autonomía Democrática en la región.

FUENTE: Baxtiyar Çelê (miembro del Consejo del Pueblo de Mexmûr) / Kurdistan Report / Rojava Azadi Madrid / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *