No son los edificios los que se han derrumbado, es la moral

“Hay muchas maneras de matar.

Pueden meterte un cuchillo en el vientre.

Quitarte el pan.

No curarte de una enfermedad.

Meterte en una mala vivienda.

Empujarte hasta el suicidio.

Torturarte hasta la muerte por medio del trabajo.

Llevarte a la guerra, etc…

Sólo pocas de estas cosas están prohibidas en nuestro Estado”

Bertolt Brecht

Como escribió Bertolt Brecht en su poema, hay muchas maneras de matar a la gente. Hay muchas formas de avanzar en el genocidio de una sociedad, obvias, abiertamente visibles y menos obvias, invisibles. Lo que estamos experimentando hoy, lo que la sociedad kurda de Bakur (Kurdistán turco) está experimentando en particular, es exactamente eso.

Está bien, se podría decir que es un terremoto, un desastre natural. No puedes controlar los desastres naturales, no puedes planificarlos. Cierto, pero puedes tomar las precauciones necesarias para que, si llega a pasar, los daños y pérdidas no sean tan grandes. Pero lo que el Estado turco ocupante ha estado haciendo durante años es exactamente lo contrario. Las casas de varios pisos que han surgido en todas partes, no solo en Turquía sino también en el Kurdistán del Norte, como parte de la “modernización”, a menudo con inversiones realmente cuestionables, son casas que se derrumban inmediatamente cuando la tierra tiembla un poco.

Las personas que viven en ellas, normalmente familias con pocos recursos económicos, no tienen más remedio que alquilar estos apartamentos porque son baratos y no pueden permitirse nada más. Cuando los desastres naturales tienen tal impacto en una región, que se sabe que tiene un altísimo índice sísmico, es cuestionable cómo el régimen gobernante no toma precauciones. ¿Puede uno preguntarse cómo puede ser que tales estructuras se construyan en una región que no es lo suficientemente estable para resistir estos terremotos? ¿Quién enterró a tanta gente, quién tomó todo de tantas familias en pleno invierno y las dejó sin hogar?

Esto demuestra, una vez más, que no basta con que la gente confíe en el Estado, un sistema que, con su mentalidad fascista, no presta atención a los intereses y necesidades de la sociedad, sino que solo vela por sus propios intereses y toma medidas en consecuencia.

Ahora bien: ¿qué pasa con todas estas personas sentadas y tiradas en la calle en pleno invierno, con sus pertenencias, con sus familiares enterrados bajo los escombros? ¿Qué pasa con ellos ahora? Una sociedad fuerte es una sociedad que sabe cómo ayudarse a sí misma, que sabe lo que está bien y lo que está mal, y no espera la ayuda del Estado, sino que actúa por sí misma. La sociedad kurda conoce demasiado bien la verdadera cara del Estado y sabe cómo ayudarse a sí misma, pero lamentablemente cae en las trampas del sistema una y otra vez.

Esta masacre, que tuvo lugar no solo en Turquía sino también en Siria, debería ser un memorial para que todas las personas dejen de ser engañadas por el Estado. Y dejen de caer en sus engaños y, en cambio, intervenga usted mismo, aborde las cosas usted mismo y construya la autoorganización social, la autoayuda y el autogobierno. El Estado es débil, ya sea en Siria o Turquía. Es hora de que la sociedad reconozca su propia fuerza, tome su poder y se proteja de los diversos intentos de masacre por parte del Estado.

La sociedad kurda se encuentra en una situación difícil. La crisis financiera en Turquía, la difícil situación económica de muchas familias, ya sea en Siria, Turquía y Kurdistán, la guerra en curso, que también se aplica a todas las regiones dentro de Medio Oriente, los intentos de masacre, ya sea por bandas islámicas como los talibanes, ISIS o Al-Nusra, el robo y explotación capitalista; son muchos los duros ataques que pesan sobre los hombros de las sociedades de Medio Oriente.

Hay guerra, la guerra de la existencia y la no existencia. Es aún más importante reconocer finalmente esta realidad y movilizar todo, ya sea en casa o en el extranjero, ya sea viejo o joven, ya sea mujer u hombre, ya sea del Kurdistán, de Medio Oriente o de cualquier otro lugar, para librar esta guerra, esta lucha por la existencia, la existencia de la sociedad kurda, la existencia de la cultura y los valores kurdos, el idioma, la existencia de la resistencia, la existencia de la esperanza de libertad, la existencia de los valores humanos y la sociabilidad para conducir al éxito .

“¡Cuando la injusticia se convierte en ley, la resistencia se convierte en un deber!”.

FUENTE: Nûçe Ciwan / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *